jueves, 31 de diciembre de 2020

Reflexiones sobre relaciones de pareja de largo plazo

 Por Luis Montes Brito

Cuando algunas personas, más jóvenes que yo, se enteran de que con mi esposa recientemente cumplimos 40 años de matrimonio, después de la acostumbrada felicitación, vienen un par de preguntas casi de rigor. ¿Cómo es posible durar tanto tiempo juntos? ¿Cómo se logra? Ese cuestionamiento me ha hecho reflexionar al respecto y entendiendo que cada pareja es distinta, desde mi óptica y experiencia comparto mi opinión con ustedes.

 

Hay que empezar diciendo que, aunque no lo parezca, aún en esta era digital y de satisfacción inmediata, hay muchísimas personas que disfrutan y sostienen largas relaciones de pareja. Son muchos más de lo que algunos se imaginan, basta observar con detalle a nuestro alrededor, en nuestros familiares, amigos, conocidos y compañeros de trabajo para comprobarlo. Lo que pasa es que hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece. Hay una tendencia a resaltar lo negativo que engañosamente hace parecer que lo más comentado es la norma. 

 

Segundo, cada persona es un mundo; cada pareja son dos mundos tratando de acoplarse. Lo cual quiere decir que no es una tarea fácil, que no hay una receta única para lograrlo, que mientras usted y su pareja se entiendan y estén felices, lo que opinen los demás es cuando menos irrelevante. 

 

Tercero, no existen personas perfectas por lo que tampoco lo es cualquier entidad que conformen. El solo hecho de la necesidad de firmar un contrato nupcial señalando derechos y obligaciones, contempla posibles disputas donde habrá que recurrir a un árbitro legal para dirimirlas. Hay una tendencia a pintar todo como “blanco o negro”, la verdad es que existen los tonos grises. Todos tenemos días buenos y días malos, épocas de felicidad y de tristeza, pienso que la variedad de situaciones son las que consolidan una relación. De manera tal que las relaciones de larga data duran no porque sean perfectas sino a pesar de sus imperfecciones. 

 

Casarse es una lotería, uno no sabe que premio obtiene hasta que convive a diario con su pareja. Todos los seres humanos tenemos virtudes y defectos, luces y sombras, lo importante es como las administramos y las compensamos ante nuestros seres queridos.

 

Hay cosas básicas que no pueden faltar en una relación de largo plazo. Dando por sentado que fue el amor el inicio de ésta, el respeto quizá es la más importante, ya que este es el principio y final de los sentimientos que se forjan. El respeto como hábito se transforma en cariño, admiración, agradecimiento, empatía, ilusión y finalmente en amor. La falta de respeto genera todo lo contrario: desengaño, decepción, resentimiento, egoísmo y finalmente desamor.

 

También es primordial tener una visión compartida. Si no ves el mundo de la misma forma que tu cónyuge, siempre existirá la tendencia a deslindarse, a diferenciarse. Una relación de pareja debe entenderse como una sociedad de crecimiento continuo, de apoyo mutuo, de compenetración, de sustituir el yo” por el “nosotros” y cuando hay hijos incluso hasta negarse ambos en función de estos.   

 

Es básico entender que el matrimonio no es una competencia entre sus miembros para definir quien está sobre el otro, más bien, es una dinámica de equipo para enfrentar juntos la vida y los retos que esta trae consigo. Es una sociedad de hombro a hombro, donde el egoísmo no tiene cabida.

 

Una relación de largo plazo es sinónimo de perseverancia, resiliencia, superación, empatía, capacidad de aceptar y decirse la verdad de la mejor manera, de amar, perdonar, comprender, saber escuchar, es entender que se trata de un proyecto de vida que se construye día a día, y que cada amanecer es un nuevo comienzo.

 

Finalmente, es requisito indispensable reír juntos, celebrar cada victoria por pequeña que sea, es mucho más que solo cobijarse con el esmalte de una religión, es predicar con el ejemplo, es tener esperanza en un futuro mejor y disfrutar juntos cada día como si fuera el último de nuestras vidas, para que cuando esa fatalidad llegue, no exista arrepentimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario