jueves, 18 de diciembre de 2014

Transparencia: Policías de Los Angeles portaran cámaras en su uniforme

Tomado de La Voz de América
Los Ángeles ordena la compra de 7 mil cámaras para policías
El alcalde de la ciudad, Eric Garcetti considera que estos dispositivos que van adheridos al cuerpo del oficial, garantizan una mayor transparencia en el actuar de la policía y ayudan a generar confianza en la población

El departamento de policía de Los Ángeles ordenó la compra de 7.000 cámaras de video portátiles para policías como una manera de generar más confianza en la ciudadanía, luego de las intensas protestas en Ferguson por el caso de Michael Brown.
El anuncio lo hizo el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, quien dijo que consiguieron un descuento especial del fabricante y que se complementará el gasto con más de un millón de dólares provenientes de donaciones privadas recolectadas por la comunidad de Los Ángeles.
En el presupuesto que acaba de aprobar el Congreso no se incluyó un requerimiento del presidente Barack Obama que ofrecía fondos para solventar en un 50 por ciento el gasto de la compra de cámaras de los departamentos de policía. Esta medida podría haber facilitado la adquisición de 50.000 cámaras de video.
El gobierno del presidente Obama no planea una serie de programas que faciliten equipos a la policía al grado militar, pero sí está trabajando en una disposición para que las agencias federales encargadas de proveer los equipos cumplan con ciertas exigencias y requisitos de los grupos de derechos humanos y de la policía.
Una compañía fabricante de este tipo de cámaras dijo que las solicitudes para probar sus aparatos aumentaron en un 70 por ciento, el pasado mes de agosto cuando se iniciaron las protestas en Ferguson y que en el mes de septiembre la empresa, con sede en Seattle, alcanzó el mayor récord de ventas de su historia.
Si bien ACLU se opone al aumento del uso de este tipo de cámaras vigilantes sí las considera útil en el sentido que sirven para monitorear el accionar de la policía relacionado con el abuso de poder y autoridad.


sábado, 13 de diciembre de 2014

Cámara Baja alcanza acuerdo bipartidario de último minuto para aprobar presupuesto 2015

 Tomado de El País
Así votaron los Representantes en proyecto de presupuesto conocido en al argot político estadounidense como el "cromnibus"

EE UU vuelve a evitar ‘in extremis’ un nuevo cierre del Gobierno

La ley presupuestaria está pendiente todavía de su aprobación en el Senado

 

Por Cristina F. Pereda


El Congreso de Estados Unidos cerró  el pasado jueves por la noche una de las etapas de mayor división y frustración de las últimas décadas. Demócratas y republicanos sacaron adelante una ley presupuestaria que pone el broche final -no sin la tensión imprescindible del último momento- a una legislatura marcada por la imposible conciliación entre los miembros de uno y otro partido.
Cuando quedaban menos de tres horas para agotar los presupuestos federales, la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, se embarcó en una votación para salvar su proyecto presupuestario, pendientes del apoyo de al menos 40 demócratas. Los presupuestos, aprobados con 219 votos a favor y 206 en contra, deberán ser ahora ratificados por el Senado y firmados por el presidente Obama, que ya ha confirmado su respaldo.
El episodio de este jueves recordó a anteriores enfrentamientos en los que, en los últimos tres años, las diferencias políticas han amenazado seriamente la viabilidad económica del Gobierno estadounidense. Pero si en anteriores ocasiones la pugna fue entre la Casa Blanca y los republicanos, condicionados por el sector más conservador de su partido, en esta ocasión la batalla la dio un sector del Partido Demócrata, que consideró que el presidente estaba cediendo a las condiciones republicanas.
Cuando quedaban apenas tres horas para que se agoten los fondos de las arcas federales esta medianoche, la Casa Blanca se vio obligada a desplegar su propia campaña, intentando recabar apoyos a una ley que no ha convencido a los demócratas más progresistas. Las dudas estallaron cuando, en la tarde del jueves, los republicanos lograron convocar el voto en la Cámara por una mayoría de apenas dos votos. Para proteger el correcto funcionamiento de la Administración, también negociaron de manera paralela una ley que garantizase los fondos durante los próximos días y evitar así un cierre completo como el de octubre de 2013.
Nancy Pelosi ha manifestado su "decepción" por el apoyo de la Casa Blanca a los presupuestos

En medio de la tensión de las últimas horas, los protagonistas de este último capítulo del 113 Congreso de EE UU, contaban votos en las salas del Capitolio para asegurarse que podían sacar adelante los presupuestos. Ni los republicanos, ni los demócratas, ni la Casa Blanca querían despertar el viernes sin haber aprobado la legislación, pero ninguno de los tres actores en este juego de malabares políticos sabía con seguridad que podría impedirlo.
Sobre el tablero estaba una ley presupuestaria de más de 1.600 folios para garantizar 1,1 billones de dólares al gobierno federal hasta septiembre del año próximo. Entre todas sus provisiones, demócratas y republicanos han encontrado razones para el desencuentro, como la revocación de algunos aspectos de la reforma financiera de Wall Street que impulsó Barack Obama tras el estallido de la crisis o la ampliación del límite a las donaciones a candidatos políticos.
“¿Para quién trabajamos?” preguntó este jueves la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, en protesta. La demócrata lidera al bloque de legisladores de su partido que se opone a los presupuestos por incluir lo que considera un servicio a los “millonarios, multimillonarios y compañías gigantes con armadas de lobbistas y abogados”.
La ley presupuestaria contempla revocar algunos aspectos de la reforma financiera impulsada por Obama tras el estallido de la crisis

La líder de la minoría demócrata en la Cámara, Nancy Pelosi, también demostró su “decepción” al conocer el respaldo del presidente Obama a los presupuestos, a pesar de que recortan uno de sus mayores éxitos legislativos, la ley Dodd-Frank en la que se apoya gran parte de la recuperación económica por las regulaciones a los grandes bancos. “Deben sentir que esta es la única manera de sacar adelante los presupuestos”, aseguró Pelosi. “Es la única razón por la que firmarían esta ley”.
Apenas unas horas antes, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, había adelantado que Obama está listo para firmar los presupuestos, a pesar de que fueron concebidos como un castigo por su orden ejecutiva para impedir la deportación de cinco millones de indocumentados. Y este es el aspecto que ha unido, en su rechazo a la ley, a los políticos más progresistas como Warren y a los más conservadores. Los miembros del Tea Party consideran que las diferentes adiciones que han hecho los líderes republicanos a los presupuestos no son suficientemente duras con los intereses del presidente.
Para lograr su apoyo, el presidente de la Cámara de Representantes y líder de la mayoría republicana, John Boehner, ya ha hecho varias concesiones antes del jueves. La más importante de ellas es que los presupuestos excluyen al Departamento de Seguridad Nacional, del que dependen las agencias de inmigración. Solo se le concederán fondos hasta dentro de tres meses, por lo que los republicanos podrán negociarlos al comienzo del próximo año, cuando ya dispongan de mayoría de votos tanto en la Cámara como en el Senado, gracias a su victoria en las pasadas elecciones legislativas.
El vicepresidente Biden y el jefe de gabinete de Obama han participado con reuniones y llamadas telefónicas, según informa el diario The Washington Post, para sacar adelante los presupuestos e impedir que se repita el final de año de 2012, cuando se rozó el cierre del gobierno en las últimas horas del 31 de diciembre. Pelosi, en sus duras declaraciones de la mañana, afirmó que los demócratas estaban siendo “chantajeados”.
Los presupuestos pendientes de aprobación este jueves incluyen partidas como 1.300 millones de dólares para el servicio ferroviario del país, la ampliación de las donaciones personales a políticos -el máximo queda multiplicado por diez, de 32.400 dólares a 324.000-; la asignación de casi 7.000 millones de dólares a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, junto con otros 5.400 millones para la lucha contra el virus del ébola, así como 1.300 millones en ayuda militar a Egipto.
Los republicanos han incluido en el texto también algunas condiciones defendidas por los representantes en las últimas campañas electorales. La ley prohibiría, por ejemplo, destinar fondos federales a financiar abortos y obligaría a las aseguradoras a especificar claramente si la póliza contratada por una persona cubre “servicios abortivos”. El texto es especialmente duro con la reforma sanitaria de Obama. Sin apoyos para revocar la ley, los republicanos han optado por negarle la financiación necesaria para implementarla, por lo que las agencias relacionadas podrían quedarse sin fondos para su funcionamiento.
Estos últimos apartados pueden marcar la ya difícil relación del presidente Obama con el Capitolio, donde a partir del 5 de enero su partido será minoritario en ambas Cámaras, reduciendo aún más su ya deteriorado margen de maniobra para sacar leyes adelante. 

Estados Unidos en el tema de torturas: “Candil de la calle oscuridad de tu casa”

Tomado de RFI

En Washington, el director de la CIA, John Brennan, respondió sobre el informe del senado sobre la tortura.
La CIA condena la tortura pero la justifica
El director de la CIA reconoció que fueron “repugnantes” las llamadas técnicas de interrogatorios reforzadas que denunció el reciente informe del senado de Estados Unidos. Contrario a lo que consta en el demoledor texto, John Brennan negó que la Agencia Central de Inteligencia haya mentido a la opinión pública o a las autoridades políticas sobre el uso de la tortura tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

En una inédita rueda de prensa, el jefe de la CIA se lanzó en un difícil ejercicio retórico que le permitiera defender a sus hombres y, al mismo tiempo, reconocer los errores cometidos por la Agencia Central de Inteligencia y que el informe del senado denuncia. Para tal efecto, Brennan insistió en que los métodos utilizados por la CIA para interrogar a los sospechosos de pertenecer a Al Qaída durante el gobierno de George W. Bush deben ser analizados en el contexto de la lucha antiterrorista declarada tras los ataques del 11 de septiembre.

Y como si la brutalidad de los atentados contra el Word Trade Center justificara la brutalidad de las torturas, el director de la CIA argumentó que la anterior administración tuvo que hacer frente a decisiones difíciles sobre la manera de localizar a Al Qaída para evitar otros ataques terroristas contra el país y asumir la responsabilidad de evitar más pérdidas de vidas humanas. “No había una respuesta simple, y cualquiera que sea su opinión sobre las Técnicas de Interrogatorio Reforzadas, nuestra nación y en especial esta agencia han hecho bien muchas cosas durante este período difícil para que este país siga siendo fuerte y seguro”.

Tras defender la urgencia de las torturas en el periodo que sigue inmediatamente al ataque contra las Torres Gemelas, Brennan reconoció que en un número limitado de casos algunos funcionarios de la agencia utilizaron métodos de interrogatorio detestables, que no estaban autorizados y que deberían ser abandonados de plano. “Fallamos a la hora de responsabilizar de sus errores a algunos funcionarios”, aseguró el patrón de la CIA prefiriendo, en todo caso, responsabilizar de los excesos en los interrogatorios a la falta de preparación de los agentes de la CIA para obtener información de parte de los prisioneros.

No obstante, para Brennan la mayoría de los oficiales de la Agencia implicados en el programa de interrogatorios cumplieron fielmente con las reglas del derecho y con las consignas que se les dieron: “Ellos hicieron lo que les pedimos que hicieran al servicio de nuestra nación”.

En cuanto a la eficacia de la información obtenida bajo tortura, el director de la CIA afirmó que es imposible medir la relación causa efecto entre los métodos coercitivos utilizados y la información obtenida. Apoyado en esa tesis, Brennan –quien evitó durante toda su intervención utilizar el término tortura- concluyó que las personas que fueron sometidas a estas técnicas dieron informaciones útiles pero también erróneas.

En ese orden de ideas, el director de la CIA dijo que nunca se sabrá si fue gracias a los interrogatorios que se dio con el paradero de Bin Laden. La captura del líder de Al Qaída es uno de los veinte casos estudiados por la Comisión de Investigación del senado estadounidense y en cuyo informe queda demostrado que, contrario a lo expresado entonces por la CIA, no se logró a través de la tortura.


Las 2 caras de Pelé: como futbolista, un crack; retirado del fútbol, callado es un poeta

Tomado de BBC Mundo

Los brasileños que dejaron de querer a Pelé

El "rey del fútbol", que acababa de superar un problema serio de salud, es ídolo de muchos en su país pero también ha recibido varias críticas recientemente


Una pancarta entre muchas llamó la atención en una protesta contra el Mundial de Fútbol de Brasil este año, un mes antes del inicio del torneo, en Río de Janeiro. Tenía una foto de Pelé y una leyenda escrita a mano: “Traidor del siglo”.

No fue esa la primera vez que Edson Arantes de Nascimento, el “rey del fútbol” que le dio nada menos que tres copas del mundo a Brasil, recibía una acusación así en su propio país.
Más de una década antes lo había acusado de traidor otro grande del balompié brasileño, el ya fallecido Sócrates.
De hecho, Pelé ha sido objeto de diversas críticas de sus compatriotas a medida que sus goles y jugadas majestuosas se volvieron algo cada vez más lejano en el tiempo.

Claro que, como se vio en su reciente internación hospitalaria por una infección del riñón que hizo temer por su vida, Pelé sigue siendo querido por buena parte de la sociedad brasileña.

Su estado de salud fue seguido de cerca por fanáticos de Brasil y todo el mundo, y el exfutbolista de 74 años agradeció esas muestras de cariño antes de dejar el hospital bromeando con que está listo para competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Pero algunos brasileños simplemente parecen haber dejado de quererlo.
Juca Kfouri, un destacado periodista deportivo brasileño que ha tenido una relación estrecha con Pelé, al punto que dice haber sido él quien lo recomendó al expresidente Fernando Henrique Cardoso para que fuera su ministro de Deportes en los años 90, sostiene que existe “una imagen al menos dividida” del exfutbolista.
“La distinción, que él mismo hace, es entre Edson y Pelé: Edson es un hombre común con defectos y virtudes como cualquier otro, Pelé es una entidad aparte, el mayor atleta del siglo XX”, señala Kfouri a BBC Mundo.

“Y esa ambigüedad quedó”, agrega.
Pero, ¿por qué?
Master y Viagra

Aunque menos polémico que Diego Maradona, su rival argentino en la liza para ser el mejor futbolista de todos los tiempos, a Pelé le han achacado faltas en el ámbito público y en su vida privada.

Después de retirarse de las canchas en 1977, Pelé se consolidó como una figura emblemática de la magia del fútbol —y los negocios asociados al mismo.

Su cara fue estampada en millones de tarjetas de crédito MasterCard alrededor del mundo, se volvió símbolo de Coca-Cola en Brasil y la región, y hasta hizo publicidad de Viagra (aunque aclaró que no necesitaba tomarlo).

Promover marcas es algo que cualquier deportista hace en estos días, pero en el caso de Pelé eso ocurría mientras surgían críticas a su relación con el oscuro poder del fútbol.

Cuando Sócrates lo tachó de traidor en 2001, fue porque se había abrazado con el entonces presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, después de haberlo acusado de corrupción.
“Es blanco”

En la ola de manifestaciones contra los enormes gastos del Mundial que sacudió a su país el año pasado, Pelé irritó a muchos al pedir suspender las protestas hasta después del torneo para evitar que estorbasen un “momento importante para promover a Brasil”.
La frase evocó a algunos otro comentario que realizó en plena dictadura brasileña (1964-1985), cuando surgían reclamos por el derecho al voto y Pelé comentó que su pueblo no sabía votar.
En septiembre se involucró en otra polémica al discrepar con Aranha, guardameta del Santos, su histórico club, por haber reaccionado contra el racismo de hinchas de Gremio, que lo trataron de mono en un partido.
Pelé recordó entonces, durante un acto de un patrocinador, que en sus tiempos de jugador le gritaban “de todo” y dijo: “¿Ustedes oyeron algo de racismo? No, porque no le dábamos atención”.
El exfutbolista se ha declarado partidario de combatir el racismo e hizo campañas a favor de los niños pobres, pero para algunos su propia historia personal de negro de origen humilde ha perdido fuerza.
“Pelé al lado de un negro pobre es blanco”, sostuvo el antropólogo brasileño Roberto da Matta en el portal G1 de Globo, tras su comentario por las ofensas a Aranha.
Entre los representantes de los negros que reprendieron a Pelé en ese momento estuvo el abogado Hédio Silva Junior, exsecretario de Justicia de São Paulo, quien le advirtió que “combatir el racismo sin mostrarlo es una posición un tanto esquizofrénica”.
“Un susto”

Las controversias se han vuelto hace rato parte de la vida de Pelé.
Las ha tenido con otros ídolos de la Seleção como Romario, quien en su momento le lanzó una frase que se volvió muletilla para criticarlo: “Pelé, callado, es un poeta”.

Alex Bellos, un periodista que ayudó a escribir una autobiografía del eterno 10, opinó días atrás en BBC Brasil que “Pelé ya no es tan especial dentro de Brasil como sigue siendo especial para el mundo”.
“Es apenas un jugador de fútbol y no debería ser valorado con los mismos criterios que un político o un intelectual público. Pero lo es. Y, por eso, es inevitable que cuatro décadas después de haber colgado los botines, las personas todavía se irriten y hastíen con él”, escribió Bellos.
Kfouri cree que eso tiene que ver con la “poca formación” de Pelé para posicionarse en temas de la vida nacional, pero también con su recordada negativa a reconocer una hija suya hasta que perdió una larga batalla judicial y su paternidad fue comprobada en un examen de ADN.
Según Kfouri, se trata de una historia mal contada ya que el exfutbolista “fue víctima de chantaje” de personas que rodeaban a la hija, pero el estigma que le quedó a Pelé se agravó después que ella muriera de cáncer en 2006, tras iniciar una carrera política.

El periodista asegura que, en el trato personal, Pelé es alguien “encantador” y de “una humildad ejemplar”, y dice que quizá aún pueda recuperar parte del afecto popular perdido.
“Con la cuestión de salud que tuvo ahora, por primera vez Brasil se dio cuenta de que O Rei es mortal”, asegura Kfouri. “Y creo que Brasil se llevó un susto”. 

House passes “cromnibus” to avoid Government shutdown

Taken from POLITICO MAGAZINE


House passes $1.1 trillion spending bill after week of drama


By JAKE SHERMAN, JHN BRESHAN AND EDARD-ISAAC DOVERE

In a big win for House Republicans and President Barack Obama, the House passed a $1 trillion-plus funding bill Thursday night that will keep the government open into next year.

The final vote, which came after a high drama day of behind the scenes arm twisting and vote counting, was 219 to 206.

The Senate passed a two-day funding bill following the House vote, avoiding a government shutdown starting at midnight Thursday. Senate Majority Leader Harry Reid (D-Nev.), however, warned that the “cromnibus,” as the massive spending package has come to be called on Capitol Hill, may not pass the Senate until Monday.

After a lobbying blitz by Obama, Vice President Joe Biden, and other White House officials, dozens of House Democrats broke with Minority Leader Nancy Pelosi (D-Calif.) and backed the legislation, despite controversial provisions on Wall Street and campaign finance.

Thursday’s results were a major blow to Pelosi, who had led Democrats in hours long closed-door meeting where they bashed the bill and counted on its defeat to help her recover politically f0llowing the Democratic debacle on Election Day. But 57 Democrats crossed the aisle to vote with 162 Republicans to help pass the measure, undermining Pelosi’s hardline stance.

In a major split with Pelosi - the second such public division in recent weeks - Minority Whip Steny Hoyer (D-Md.) backed the legislation. Hoyer quietly lobbied other Democratic moderates and Appropriations Committee members to line up behind the bill, and in the end, he proved to Republicans, Senate Democrats, and the White House that he could deliver the votes, at least in this case.

Other Democratic defections included Reps. Jim Clyburn (S.C.), the number three House Democrat, and Nita Lowey (N.Y.), ranking member on the Appropriations Committee, who helped negotiate the 1,600 page deal.

Rep. George Miller (D-Calif.), another Pelosi ally, voted for the spending package after a provision on multi-employer pensions that he strongly backed was included in the legislation.

The vote was also a big win for Boehner, Majority Leader Kevin McCarthy (R-Calif.) and Majority Whip Steve Scalise (R-La.). Scalise’s whip operation was under heavy pressure on this vote, and he was able to keep members in line despite a long delay in the final vote. Sixty seven Republicans ended up opposing the bill.

“The House did its work and tonight we set the stage for a battle with the president on this illegal actions on immigration when we have a Republican Senate in just a few weeks,” Scalise said after the House passed the long-term funding legislation.

The dramatic finale came after a day of scrambling by House Republicans and Obama, who was trying to convince undecided Democrats to vote for the nine-month spending bill with just a few hours to spare before a government shutdown.

With the spending bill in limbo Thursday evening, Obama and Biden were personally calling House Democrats urging them to support the bill — even as many liberals resisted, complaining about policy riders, especially one that rolled back a major Wall Street regulation that is part of the Dodd-Frank law.

White House chief of staff Denis McDonough traveled to Capitol Hill in an attempt to convince Democrats to support Obama and the omnibus. House Republican leaders - and Senate Democrats - were cautiously confident that the president could turn the votes for the nine-month funding bill, which Obama was able to do.

McDonough made an aggressive pitch to pass the omnibus to put more certainty into the economy, arguing that the federal government cannot afford to continually operate on short-term continuing resolutions, according to Democrats leaving the meeting.

But one Democrat said there was ample frustration from members over why such provisions over campaign finance and financial services were added in “the dead of night.” 

“We want answers,” the Democrat said.

McDonough said the president was also concerned with those provisions.

The calls from the White House came as the House went into recess Thursday afternoon, with Republicans and Democrats trying to cobble together 217 votes to put government spending on autopilot until September 2015. House Republicans believed they had picked up some votes as the day has worn on, giving them a cushion for a potential vote. And in the Democratic caucus meeting, McDonough made the argument that Democrats will have less leverage if they back a shorter term deal that expires when Republicans control the Senate.

The chamber recessed shortly after 2 p.m. Thursday to figure out whether members could garner support for the larger deal or would need to pass a pared-back measure to avoid the second shutdown of the 113th Congress.

Boeher, McCarthy and Scalise were also twisting Republican arms to garner more votes, and the White House had surrogates calling Capitol Hill to drum up Democratic support. Republicans said they were making gains Thursday afternoon, but Democratic support was still flagging.

Pelosi firmly against the bill due to the loosening of Wall Street regulations that was tucked inside the legislation. It has angered many on the left and even Obama, who supports the package but opposes that element.

Obama late Thursday announced his support for the bill at a critical time for the 1,600-page package, which just narrowly cleared a procedural hurdle in the House on Thursday.

“The Administration appreciates the bipartisan effort to include full-year appropriations legislation for most Government functions that allows for planning and provides certainty, while making progress toward appropriately investing in economic growth and opportunity, and adequately funding national security requirements,” a White House statement read.

Despite the White House’s stance, Pelosi remained firmly against the bill throughout the day, saying, “It is clear from this recess on the floor that the Republicans don’t have enough votes to pass the cromnibus,” Pelosi declared in a letter to Democrats, convinced she was winning the fight. This increases our leverage to get two offensive provisions of the bill removed: the bank bailout and big money for campaigns provision.”

“However you decide to vote in the end, I thank those who continue to give us leverage to improve the bill,” Pelosi added.

- Manu Raju, Lauren French and Seung Min Kim contributed to this report.