Mostrando entradas con la etiqueta Protestas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Protestas. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de febrero de 2014

Por qué protestan los venezolanos?

Tomado de BBC Mundo 

 6 preguntas para entender las protestas en Venezuela

El líder opositor de Venezuela Leopoldo López se entregó este martes a la justicia de su país, tras encabezar una concentración de sus seguidores en el este de Caracas, parte de una jornada de movilizaciones políticas a favor y en contra del gobierno de Nicolás Maduro que coparon la capital venezolana.

Eran una continuación de las protestas días recientes, desatadas luego de que el miércoles 12 de febrero tres personas murieran en Caracas tras una manifestación de la oposición.

El miércoles pasado, la mayoría de los manifestantes ya se habían retirado de lo que hasta entonces era una movilización pacífica cuando individuos en motocicletas abrieron fuego contra el resto de la muchedumbre.

Dos estudiantes activistas y un simpatizante del gobierno murieron en los hechos de violencia. También se registraron decenas de heridos, pero esa cifra ha aumentado a los cientos, según las agencias de noticias.

Este lunes, medios de comunicación en Venezuela reportaron otra muerte: la de un joven de 17 años que fue arrollado por un vehículo en Carúpano, localidad del estado Sucre, en el noreste del país, en una manifestación antigubernamental.

Las movilizaciones forman parte de la más reciente serie de protestas masivas contra las políticas del presidente Nicolás Maduro.


BBC Mundo le explica lo que pasa en Venezuela en seis preguntas.

1. ¿Quiénes protestan?
Lo que empezó hace poco más de una semana como una manifestación estudiantil contra la inseguridad en varios estados del país, ha desencadenado una serie de movilizaciones a las que se han añadido varios grupos políticos y otros sectores de la sociedad con resultados violentos.

El último incidente se registró este martes, cuando el líder opositor Leopoldo López se entregó a las autoridades en el marco de una manifestación contra el gobierno que tenía lugar en Caracas.

Las marchas fueron iniciadas por estudiantes pidiendo un fin a la violencia.

Sin embargo, los origines de la protesta no fueron en Caracas.

Inicialmente, estudiantes en el estado andino de Táchira, que exigían mayores medidas de seguridad, fueron arrestados por desorden público. Este hecho generó otras protestas en ese estado y en Mérida, que resultaron en disturbios y más arrestos.

Figuras de la oposición se unieron al clamor, instando a sus simpatizantes a salir a las calles en busca de un cambio de gobierno.

Entretanto, el movimiento estudiantil convocó, para el miércoles pasado, una marcha en apoyo a sus colegas arrestados en la cuál también participaron grupos opositores.

El gobierno, por su parte, organizó su propia marcha para celebrar el Día de la Juventud, una fecha patria venezolana que conmemora una batalla de la guerra de Independencia.
Hacia el final de la tarde se presentaron enfrentamientos violentos entre simpatizantes y opositores al gobierno, cuya naturaleza es objeto de disputa.

2. ¿Por qué protestan?
Principalmente, como explica el corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel Pardo, las protestas son contra la inseguridad.

Sin embargo, a eso hay que añadirle inflación, escasez, incertidumbre y apagones.

Venezuela tiene una de las tasas de homicidio más altas del mundo. Grupos ciudadanos denuncian la impunidad con la que la delincuencia opera y apuntan un dedo acusador a las milicias armadas.

Pero el país también sufre de la más alta inflación en la región. En 2013 llegó al 56,2%.

Productos básicos como la leche, el azúcar, medicamentos y papel higiénico con frecuencia no se encuentran en las tiendas.

Desde 2003, el gobierno impuso un control cambiario a las monedas extranjeras en un intento para frenar la fuga de capitales y mantener los precios de la canasta básica.

El dólar oficial está a 6,3 bolívares pero en el dólar negro vale diez veces más, y es en base a ese mercado negro de la divisa que los venezolanos calculan el costo de vida.

A eso se le suman los apagones de energía que ocurren con frecuencia. Dos en la capital, Caracas, en 2013, pero muchos más en otras regiones.

La oposición insiste en que la culpa la tiene el manejo que le ha dado el gobierno, mientras que desde el oficialismo se habla de una "guerra económica" impulsada por los enemigos de la Revolución Bolivariana.

La alta tasa de inflación y la escasez de productos básicos no se ha podido resolver.

La Asamblea Nacional otorgó poderes especiales al presidente Maduro para decretar varias leyes que buscan aumentar el control estatal de la economía.

Entre ellas está limitar las ganancias sobre la venta de los artículos y fijar precios justos al consumidor.

Pero los críticos aseguran que estas medidas solo profundizarán más las distorsiones de la economía, creando mayor escasez y un mercado negro descontrolado.


3. ¿Qué dice el gobierno?
Maduro dijo que el gobierno no quiere "confrontación".

En el marco de una convocatoria oficial, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el martes que estaban en un "combate por la defensa de la paz, de la independencia, del derecho que tiene el pueblo a existir y a vivir".

Desde fuera del palacio de Miraflores, agregó: "Nosotros no queremos confrontación, se los juro por mis hijos (...) No tengo todavía ni 10 meses gobernando (...) Ya basta de sembrar tanto odio, tanta intolerancia".

También dijo que el líder opositor Leopoldo López debía responder ante la Justicia por "sus llamados a la sedición".

Con anterioridad había condenado los incidentes de la manifestación del miércoles de la semana pasada, que atribuyó a un levantamiento "nazifascista" que buscaba un golpe de Estado.

"No habrá golpe de Estado en Venezuela, tengan la seguridad absoluta, que lo sepa el mundo", declaró.

4. ¿Cuál es la respuesta de los opositores?
Carlos Vecchio, uno de los dirigentes del partido de López dijo que la orden de arresto "forma parte de un plan para criminalizar la protesta".

Activistas estudiantiles coincidieron con las declaraciones de Vecchio señalando que no se puede calificar el reclamo a los cambios de "golpista".

"Siempre que se sale a protestar por un derecho, el gobierno sale con el discurso de que 'sufrimos un golpe de Estado' o que 'se está fraguando una agenda oculta para desestabilizar'", dijo la líder estudiantil Gabriela Arellano.

"Esta lucha es una resistencia, pero esta resistencia no crece si nos planteamos salidas que no nos llevan a nada"
Henrique Capriles, líder opositor

Arellano aseguró que si el gobierno no quiere ver más protestas, tiene que responder a las exigencias de los estudiantes.

Henrique Capriles, excandidato presidencial y, hasta ahora, principal figura opositora, se distanció de las iniciativas de Leopoldo López y condenó la violencia.

Capriles no considera que este sea el mejor momento para movilizaciones masivas contra el gobierno y ha criticado los llamados de un ala de la oposición para exigir la salida anticipada del Gobierno del poder.

El excandidato presidencial defiende la opción por un "camino más largo" que evite situaciones que conduzcan a la violencia.

"Esta lucha es una resistencia, pero esta resistencia no crece si nos planteamos salidas que no nos llevan a nada", manifestó.

La postura menos beligerante de Capriles ha ocasionado una caída en su popularidad, mientras que López empieza a perfilarse como el nuevo rostro de la oposición.

En los medios sociales hay constantes elogios para las protestas y los que exhortan a estas, mientras reservan duras críticas contra Capriles, algunos, inclusive, catalogándolo de traidor.

5. ¿Cuál es la situación de los detenidos, liberados y heridos?

Las cifras de detenidos, liberados y recluidos.

Los números también cambian a medida que las fuentes añaden más información o se resuelven los casos individuales.

El día más violento fue el miércoles, 12 de febrero, en el que tres personas murieron.

Las cifras oficiales indican que 99 personas habían sido aprehendidas hasta el domingo 16 por su supuesta participación en hechos de violencia u otros delitos en Caracas y otros estados.

La mayoría de estas personas han sido puestas en libertad tras dictárseles medidas cautelares, según el sitio web de la Fiscalía del país, y 13 personas han sido privadas de su libertad.

El Foro Penal Venezolano -una ONG- dijo que el número de detenidos a 155, la mayoría en Caracas.

Para el 13 de febrero, tras el día de mayor violencia, las autoridades colocaban el número de heridos en 66. Pero las agencias de noticias informan que esa cifra ha ascendido a los cientos.

El Foro Penal Venezolano mencionaba 22 heridos, 14 de ellos de bala, tan solo en el estado de Lara.

Una abogada de esa ONG denunció al noticiero colombiano NTN24 que algunos detenidos habían sido víctimas de torturas por parte de la policía.

Afirmó que se les administraron descargas eléctricas, golpes y fueron amenazados de ser quemados tras ser rociados con gasolina.

No habido confirmación independiente de esta versión, y el gobierno no ha respondido a estas denuncias.

6. ¿Quién es y qué sucede con Leopoldo López?
Leopoldo López, entregándose a las autoridades.

Leopoldo López quien se entregó este martes a las autoridades, se encontraba en la clandestinidad desde la semana pasada, cuando un tribunal emitió una orden de arresto en su contra por cargos relacionados con las protestas del 12 de febrero.

Es dirigente del partido Voluntad Popular y una de las figuras más prominentes de la oposición del país.

En 2008, siendo alcalde del municipio Chacao de Caracas, fue inhabilitado políticamente en un polémico proceso promovido por la Contraloría General, que le impidió aspirar a la alcaldía de Caracas para el que lucía como el favorito en las encuestas.

A partir de ese momento, a pesar de que López se mantuvo activo políticamente, su ascendente pareció perder fuerza en beneficio de su excompañero de partido y actual gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, quien a la postre se convirtió en el líder que la oposición escogió en primaras para que la representara en las últimas dos elecciones presidenciales.

Pero en menos de una semana, se ha convertido por obra de su radicalización política en la cabeza más visible de la oposición de Venezuela y, su nombre, en el más reconocido internacionalmente.


El último acto que lo tuvo como protagonista fue este martes 18 de febrero.

Concurrió a una manifestación opositora, dio un discurso, y luego caminó hacia las barricadas de la Guardia Nacional Bolivariana donde se entregó.

Las autoridades venezolanas responsabilizaron personalmente a López y a la diputada opositora María Corina Machado de las tres muertes ocurridas durante las protestas del 12 de febrero. 

A pesar de represión brutal crecen protestas en Venezuela

Tomado de The Wall Street Journal 

Crecen las protestas contra el gobierno de Venezuela

Por Ezequiel Minaya

CARACAS— Las protestas contra el gobierno del presidente de Venezuela Nicolás Maduro se recrudecieron durante la madrugada del jueves, cuando los manifestantes quemaron llantas y autos, mientras las fuerzas de seguridad redoblaron sus esfuerzos por controlar las calles de la capital y otras ciudades.
Al menos cinco manifestantes, cuatro de ellos de grupos antigubernamentales, murieron desde que las protestas se volvieron violentas la semana pasada. Decenas de personas resultaron heridas o fueron arrestadas, conforme los venezolanos se rebelan contra lo que llaman un gobierno cada vez más autoritario que está llevando a la ruina a este país petrólero.
En Caracas, un manifestante fue herido de bala durante la noche por lo que parecían ser miembros de la Guardia Nacional, según un video del incidente e informes de prensa.
En el video del manifestante herido, la persona que filmaba u otros cerca suyo se escuchan gritando "sucio asesino" a agentes uniformados varios pisos más abajo. Los agentes aparecen caminando al lado del herido que yace en una acera. El manifestante seguía en condición crítica el jueves, según el diario El Nacional.
Otros videos mostraron hombres armados en motocicletas ingresando a áreas donde había manifestantes durante la noche, en medio de sonidos de disparos y pirotecnia.
"El gobierno vino a matar gente, a intentar callar a la gente con plomo", indicó Henrique Capriles, un líder opositor, en una conferencia de prensa el jueves. Este video aficionado muestra una balacera en Avenida Panteon en la que la Guardia Nacional y las pandillas se enfrentan a los manifestantes.
Maduro acusó a quienes llama "líderes fascistas" financiados por Estados Unidos de intentar derrocar su gobierno socialista. En un discurso por televisión el miércoles por la noche, acusó a los manifestantes de intentar "llenar el país de violencia y crear una espiral de odio entre nuestra gente".
"En Venezuela, están aplicando el formato de un golpe de Estado", indicó Maduro, quien aseguró que sus enemigos esperan generar caos para "justificar una intervención militar extranjera".
El presidente indicó que Leopoldo López, un líder opositor que se entregó a las autoridades el martes luego de ser acusado de instigar a la violencia, estaba detrás de los disturbios. Advirtió que otros líderes opositores podrían ir a prisión como él.
"Uno de ellos está en la cárcel", dijo Maduro sobre López, quien, según medios venezolanos, podría enfrentar 10 años de condena. Maduro agregó: "Los otros terminarán, uno por uno, en la misma celda".
Sin embargo, líderes opositores y testigos sostuvieron que agentes uniformados de seguridad estatal, así como bandas pro-gobierno que circulaban en motocicleta, conocidos como "colectivos", han arremetido con violencia contra los manifestantes desarmados.
Los manifestantes han salido a las calles desde comienzos de mes contra un gobierno que afirman no está logrando controlar la inflación por las nubes y el crimen en aumento, además de no poder resolver una escasez seria de productos básicos. Los arrestos de manifestantes, algunos de los cuales, según líderes opositores, permanecen en prisión desde hace días sin acusación formal, sólo lograron que más gente saliera a las calles. 

domingo, 16 de febrero de 2014

Maduro abandona la democracia. El autoritarismo reina en Venezuela

Tomado de La Razón 

Los estudiantes no dan tregua a Maduro

·      Los universitarios desafían la represión y salen a la calle en las principales ciudades

· El régimen eleva la tensión al convocar una multitudinaria marcha en Caracas

Por Angel Sastre

La tensión social en Venezuela sigue creciendo, sin tregua. Mientras estudiantes y chavistas todavía lloran y entierran a sus muertos, las «dos Venezuelas» rivalizan de nuevo en las calles. Por un lado la oposición, con los estudiantes al frente, protagonizó ayer marchas en 17 ciudades mientras que el oficialismo organizó la más multitudinaria, en la Avenida Bolívar de Caracas. Los jóvenes contrarios al Gobierno –bautizados por el presidente Nicolás Maduro como cachorros escuálidos– realizaron una cadena humana desde la caraqueña plaza Alfredo Sadel, de Las Mercedes, hasta la sede de la Magistratura, para «escribir los nombres de nuestros caídos», aseguró Enrique Altimari, portavoz estudiantil de la Universidad Monteávila. Altimari hizo un llamamiento a la sociedad a no caer en la trampa de grupos que han realizado actividades violentas en horas de la noche. El miércoles dos estudiantes y un tupamaro murieron baleados. Hubo casi un centenar de heridos, la mitad por bala.

Respecto a la censura de los medios, que apenas retratan las manifestaciones opositoras, el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, señaló que hace meses se ejecuta una orden para censurarlo: «A los que me escriben y preguntan por qué no aparezco en medios, hace meses que se ejecuta una orden de censurarme». El dirigente afirmó «que el Gobierno tiene que desarmar a los paramilitares. Sabe quiénes son y dónde están, una de las acciones más importantes para lograr paz». Las autoridades intentaron dispersar a los manifestantes en la Plaza Altamira. Con bombas lacrimógenas y la ballena de agua, la Guardia Nacional se enfrentó a los manifestantes en la emblemática plaza opositora.

Del otro lado de la ciudad, miles de simpatizantes de la Revolución Bolivariana iniciaban una gran Movilización en apoyo al plan de pacificación nacional emprendido por el Gobierno en contra de la violencia. Maduro aparecía encaramado en el escenario instalado al final de la Avenida Bolívar, tal y como solía hacer el fallecido Hugo Chávez. Aclamado por sus fieles anunciaba «no voy a renunciar a ni un solo milímetro del poder que me ha dado el pueblo.

¿Alguien duda qué haya un juego de doble rol en la oposición?». «A la oposición, por cobardes, la historia se los va a tragar y este pueblo les va a pasar la cuenta completa», agregó al mismo tiempo que les desafiaba a juntar las firmas necesarias para convocar un referendo revocatorio, el próximo 2016. Aunque para eso todavía queda mucho, dos años para seguir concentrando poder. Sin embargo, en poco más de un año de Gobierno, Maduro empezó a perder terreno en su trinchera más preciada: las calles. Parece que el presidente aboga por la paz, dispuesto a recuperar su bastión por otras vías ajenas a la violencia.

¿Pero será capaz de contener a los brazos armados que ya actúan por cuenta propia?



Maduro: “Me llamarán dictador, pero voy a hacer todo lo que hace un dictador”

Durante una alocución transmitida el día martes en cadena nacional, el presidente Nicolás Maduro dijo que “seguramente será llamado dictador” mientras anunciaba una serie de medidas que en efecto lo convierten en un dictador.

“Pues sí. Seguro mañana todos en Twitter y en los medios fascistas dirán que soy un dictador. Así que ya mismo, en este mismo momento, me sacan de las cableras a NTN24 y a cualquier otro canal que me hable mal de mi. Me sacan a esa gente de allí. ¡Pa’ fuera! Aquí no va a venir ningún canal de televisión a transmitir sus montajes sobre las protestas.

Aquí no hay protestas. Enviamos presos a docenas de estudiantes, los enjuiciamos en cortes militares, bloqueamos parte de la Internet yenviamos a la Guardia Nacional a reprimir a todo el que proteste. Con plomo, aunque la Constitución diga otra cosa. Ya mismo lo digo: el que me quiera salir a la calle, me tiene que pedir permiso. Solo falta que me ponga un uniforme militar, pero la gente de las Fuerzas Armadas no me deja y solo me permiten usar estas camisas Columbia verdes XXXXXL. Aunque tengo ganas de comenzar a ponerle medallitas y coroticos de colores aquí en el pecho” exclamó el Primer Mandatario, mientras admiraba el desfile donde cientos de niños hacían una figura de su rostro utilizando cuadrados de cartón.

Maduro aprovechó su declaración para continuar con la serie de anuncios. “Mira, ya que me van a llamar dictador, vamos a aprovechar, no sé, se me ocurre, de darle un toquecito de electricidad a los detenidos. Un toquecito, nada más, no mucho, no vaya a ser que haya un apagón después. Se sobrecargan las líneas del Guri. Un toquecito, pues. En las tetillas. ¿No es eso lo que hacen los dictadores, pues? Para que esas cloacas periodísticas hablen con propiedad. No me importa que hablen, que digan de mi lo que sean las televisoras, porque igual los voy a sacar del aire, sus palabras no las va a escuchar nadie aquí. Y la prensa igual, ya pronto no va a quedar ni un periódico aquí. O vamos a sacar a la Guardia a darle una patada en la cabeza a un viejo que está en el suelo. Eso quedaría de perlas” afirmó Maduro, mientras mandaba a construir un castillo en Fuerte Tiuna. 

jueves, 13 de febrero de 2014

Crisis de Venezuela muestra verdadero rostro de Maduro y su régimen chavista

Tomado de La Voz de América


Un estudiante universitario y un funcionario policial son abatidos a tiros durante choques en la capital entre simpatizantes y opositores del gobierno venezolano.

Dos estudiantes y un funcionario del gobierno resultaron muertos a tiros durante enfrentamientos callejeros entre simpatizantes y opositores del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El funcionario fue identificado por las autoridades como Juan Montoya, de 40 años, y habría fallecido víctima de dos disparos durante un choque de grupos armados contra estudiantes que marchaban hasta la sede del Ministerio Público en Caracas.

Uno de los estudiantes fue identificado como Bassil Alejandro Da Acosta, de 24 años. Se desconoce la identidad de la tercera víctima.

Al menos una decena de jóvenes resultaron heridos, algunos de bala durante el enfrentamiento.

Según la diputada de la oposición María Corina Machado, los jóvenes fueron emboscados y agredidos por turbas armadas cuando se retiraban de la sede de la Fiscalía. El Ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, informó que hay 30 detenidos.

De acuerdo con el alcalde del municipio capitalino Libertador, Carlos García, motorizados encapuchados dispararon contra los universitarios que protestaban para exigir la liberación de cuatro estudiantes detenidos la semana pasada.

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dijo que el funcionario muerto era un partidario del gobierno, “un camarada asesinado por las hordas fascistas de la derecha”.

Los muertes ocurren tras varias semanas de manifestaciones en las que simpatizantes del gobierno se han enfrentado a opositores que han salido a las calles para denunciar al gobierno de Maduro.
 


Fotos tomadas de internet de diferentes fuentes 





















sábado, 14 de septiembre de 2013

Huelga de pilotos afecta vuelos de AVIANCA

Agencias Noticiosas
Avianca cancela 21 vuelos del sábado en Colombia por protesta de pilotos

La aerolínea colombiana Avianca anunció hoy que se han cancelado 21 vuelos este sábado, de los 160 que no saldrán hasta el próximo miércoles, dentro del plan de contingencia por la operación "cero trabajo suplementario" de los cerca de mil pilotos de la empresa que buscan un incremento salarial.

A través de las redes sociales, Avianca ha reportado que los destinos que registran mayor número de cambios son entre otros, Medellín, Barranquilla, Barrancabermeja y Pereira.

Dice además que estas cancelaciones se hicieron con antelación y con previo aviso a los pasajeros a quienes les fueron reprogramados sus vuelos debido a la protesta de los pilotos que comenzó el viernes.

Por su parte, la Aeronáutica Civil  (Aerocivil) , que controla las operaciones aéreas en el país, informó en su cuenta de Twitter de normalidad en la mayoría de los aeropuertos, con excepción del Perales de Ibagué que está cerrado por problemas meteorológicos.

El director de la Aerocivil, Santiago Castro, aseguró hoy que se espera que se esté cumpliendo la prestación del servicio a los pasajeros y que la garantía la debe dar la empresa aérea.

“La situación que se está viviendo no implica que nosotros no demos una mejor atención de los usuarios que sean afectados, hay medidas que la aerolínea tendría que tomar para mitigar este impacto y que nosotros estaremos vigilando” , señaló Castro a Caracol Radio.

Entre tanto se está a la expectativa de la reunión que en las próximas horas tendrá el vicepresidente de Colombia Angelino Garzón con voceros del sindicato de pilotos de Avianca en busca de una solución que resuelva sus reclamos ante las directivas de la empresa aérea.

La operación “cero trabajo suplementario”  implica que los pilotos se limitan a cumplir con sus horarios y funciones, sin asumir tareas adicionales para mitigar lo que consideran deficiencias en infraestructura aeronáutica del país ni las falencias administrativas de la compañía que afectan a las operaciones.
 

domingo, 1 de septiembre de 2013

Violentas protestas en Colombia reflejan profunda crisis del sector agrario

Tomado de Revista Semana  
El ministro del Interior, Fernando Carrillo, en Tunja durante el anuncio que hicieron los campesinos de suspender los bloqueos de las vías.


¿Por qué el descontento agrario llegó a este punto?

Muchos problemas del sector, que encendieron el paro, son solucionables. Otros, estructurales, necesitan políticas de fondo.

El paro promovido por algunos productores del sector agropecuario, antes de que fuera opacado por  los actos violentos, puso varios temas sobre la agenda del país. El primero, y más notorio, es la falta de una política de Estado que defina cuál es el modelo de agricultura que necesita el país, que sea rentable y donde quepan todos: grandes, medianos y pequeños productores. Precisamente por la ausencia de una verdadera agenda agraria se viene aplicando una política paliativa que acude a los subsidios para apagar incendios y que no resuelve la raíz del problema.

El segundo tema es que el campo colombiano sigue arrastrando serios problemas estructurales que los distintos gobiernos no ha logrado superar, como las pésimas vías para sacar los productos de las fincas –lo que eleva los costos de transporte– o las fallas en la cadena de comercialización en la que el campesino suele ser el eslabón más débil. 

El tercer tema que ha quedado en evidencia en esta revolución de las ruanas es la incapacidad del gobierno de anticiparse a los problemas y buscar soluciones antes de que estallen en sus manos. Muchas de las quejas y preocupaciones expresadas en el paro agrario –como costos de fertilizantes, falta de crédito, aumento en importaciones y contrabando– se conocían de tiempo atrás.

Pero también ha quedado al descubierto la debilidad institucional de los gremios agropecuarios del país, pues no es posible que el gobierno tenga que negociar con las llamadas ‘dignidades’ que son productores no asociados, lo que abre las puertas a que se filtren otros intereses, incluidos los políticos, y muchos pesquen en río revuelto, como ha venido pasando. Aunque existe la Asociación de Usuarios Campesinos (Anuc), esta no ha sido el interlocutor del gobierno para negociar con los productores del campo. 

El último y cuarto hecho, no menos grave, es que se está sentando un mal precedente en el país y es acudir a las vías de hecho, como mecanismo de presión, para que el gobierno atienda los problemas de los campesinos. Así ocurrió con los cafeteros en marzo pasado, con los del Catatumbo hace unas semanas, y ahora se repite con los paperos, cebolleros, y lecheros de Boyacá y otros departamentos. 

Todos los puntos anteriores son relevantes en el análisis del actual paro campesino, pero en los dos primeros, es decir, en los factores estructurales y las políticas públicas agrarias, está la raíz del problema.

Ciertamente, no son temas nuevos, pues vienen de tiempo atrás. Y aunque el gobierno Santos desde un comienzo anunció que el agro sería una de las locomotoras de su plan de desarrollo, tres años después la asignatura sigue pendiente. En la dimensión política del campo, este gobierno ha sido vanguardista al abanderar la Ley de Tierras y de Víctimas. En donde ha fallado es en la vocación productiva del campo. 

A decir verdad, no han faltado las tormentas en este gobierno. Al exministro Juan Camilo Restrepo le tocó bailar con la más fea tan pronto llegó a la cartera agropecuaria. La ola invernal dejó inundadas más de 1 millón de hectáreas, acabó con las pocas vías terciarias y secundarias que había, dañó los distritos de riego, generó una mortandad bovina y toda la atención se tuvo que enfocar en atender esta emergencia.

Pero la verdad es que el programa de restitución de tierras le ocupó al ministerio la mayor parte del tiempo y la política agraria, la que busca aumentar la productividad y competitividad del campo, y la que busca proteger a los pequeños productores, quedó relegada a un segundo plano. 

Esta es la hora en que el ministerio todavía no ha terminado la reestructuración para fortalecerse institucionalmente. La creación del Viceministerio de Desarrollo rural todavía está pendiente, algo que es fundamental para enfocarse en los temas puntuales de esta cartera que ahora han brotado como un volcán.

Ahora bien, un hecho que resulta bastante diciente y que demuestra que no hay una política agraria sólida o por lo menos coherente es el presupuesto asignado a la cartera agropecuaria para el próximo año. Aunque el gobierno ahora anunció que lo corregirá, el que presentó hace un mes al Congreso contemplaba una reducción del 38 por ciento en la inversión de este ministerio. Según expresó el propio ministro, Francisco Estupiñán, significa aplazar importantes programas de inversión, entre ellos el riego y el drenaje.

El coctel molotov

La verdad es que en la actual crisis del agro hay una mezcla de muchos elementos. Como dice el presidente de la SAC, Rafael Mejía, hay que entender cómo funciona la economía agrícola para tomar las decisiones correctas y no equivocarse en el diagnóstico.

Por ejemplo, es exagerado echarle toda la culpa de la actual situación, como viene haciendo carrera en algunas partes, a los tratados de libre comercio. Las importaciones grandes de alimentos no proceden propiamente de Europa y se estima que de los contingentes aprobados en el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos no han llegado ni el 3 por ciento. Realmente las mayores cifras de importaciones se registran con Perú y Ecuador, países con los que Colombia tiene acuerdos comerciales, por la vía del Pacto Andino, desde hace 40 años.

Esto significa que, por ahora, el efecto de los TLC no se ha visto, lo que no quiere decir que no se sentirá en la medida en que se vaya avanzando en las desgravaciones arancelarias. Es decir, el tema de las importaciones baratas se va a agudizar con la implementación de los TLC y detrás de eso tiene que haber una política seria para mejorar la competitividad del agro colombiano. De lo contrario, la próxima revolución de las ruanas será aún más fuerte.

Ahora bien, dentro de los múltiples problemas que tiene el campo, el que más se ha palpado últimamente es el de la pérdida de rentabilidad, sobre todo de los pequeños. Las causas son muchas y no siempre son las mismas para todos los cultivos. En general, lo que se está viendo es un aumento en los costos de producción y una caída en los precios de venta. Algunos productores, como los paperos, sostienen que están trabajando a pérdida.

En la más reciente encuesta de Opinión Empresarial Agropecuaria que hace la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), quedó reflejada esta realidad. El 42 por ciento de los productores encuestados en junio, aseguró que su producción se ha visto seriamente afectada por la caída en los precios de venta, una tendencia que ha venido en aumento. Al mismo tiempo, afirman que el costo de los insumos los está asfixiando. Ocho de cada diez encuestados se quejan de lo elevado de estos. Lo más grave es que por primera vez en cinco años, la opinión de los productores agropecuarios sobre su situación económica indica un pesimismo sin precedentes.

En el tema de los costos de producción, se presenta un problema al que el gobierno no le había parado bolas hasta ahora y es el de los fertilizantes. Aunque los industriales dicen que los precios han bajado en promedio 18 por ciento, los campesinos alegan que siguen siendo muy altos frente a sus vecinos. El asunto es que en Ecuador y Venezuela los precios están subsidiados por el Estado.

Ahora bien, en este asunto de los fertilizantes hay otra realidad para tener en cuenta y es el transporte. Por ejemplo, una tonelada de úrea –principal fertilizante– puesta en Buenaventura cuesta 900.000 pesos, pero al llevarla a las ciudades y luego despacharla a los centros de producción agropecuaria, sube a 1.100.000 pesos. La diferencia está en el costo del transporte y en este sentido, hay que decir que el mayor enemigo del campo, y de todos los empresarios del país, es la precaria infraestructura que tiene Colombia. 

Los altos costos del transporte se han convertido en uno de los principales cuellos de botella en la competitividad y son una de las causas del encarecimiento de los productos. Por ejemplo, mientras que movilizar un contenedor de 28 toneladas entre Bogotá y Cartagena cuesta 3.200 dólares, de Cartagena a Shanghái, que es 15 veces más lejos, vale 1.100 dólares. El mal estado de las vías y la falta de carreteras adecuadas hacen que estos costos se tripliquen en el país.

El Informe Nacional de Competitividad señala que los elevados costos de transporte, que representan más de la mitad del total de los costos logísticos de las empresas, demuestran lo poco competitivo que es el país en esta materia y dice que transportar carga en Colombia es el doble de costoso que hacerlo en México.

Y ni hablar de las vías terciarias que se encuentran en pésimas condiciones. Estas les pasan una dura factura de cobro a los pequeños agricultores al momento de sacar el producto de sus fincas apartadas y llevarlas a los centros de comercialización.

Otro elemento que ha jugado en contra de la rentabilidad es la tasa de cambio. La revaluación del peso ha sido un dolor de cabeza para los exportadores agropecuarios, específicamente los cafeteros, que fueron los que iniciaron la protesta agropecuaria en marzo a la que se les pegaron los otros productores.

Como si no faltaran los problemas, el contrabando es otro tema que está afectando muchísimo al sector agropecuario. Según los datos de la Policía Fiscal Aduanera (Polfa) las aprehensiones de arroz han aumentado este año 17 por ciento en volumen; las de azúcar 24 por ciento; las de carne ciento por ciento; las de frutas 146 por ciento; las de leche 185 por ciento; las de huevos 18 por ciento y las de atún 98 por ciento.

Claramente se trata de una competencia desleal para los agricultores porque son productos que llegan a precios muy inferiores, incluso por debajo de los costos de producción.

En materia de precios, la cadena de comercialización es un tema muy crítico y sobre el que todavía el país no ha dado un gran debate. Los productores agropecuarios se quejan de que ellos no ponen el precio a sus productos, pues la ecuación se invirtió y son los grandes industriales los que determinan a cómo compran. 

Es cuando menos paradójico que mientras los precios de los alimentos, según la FAO, se mantienen altos en todo el mundo, los agricultores colombianos no se hayan visto favorecidos por esta circunstancia. La razón, según ellos, es que los industriales y los intermediarios de la cadena se llevan los aumentos que deberían ser para los que cultivan el campo, es decir los más vulnerables. 

Lo que resulta extraño es que el gobierno ya conocía todos estos problemas que han salido a flote con este paro, y hubiera podido aplicar hace mucho tiempo las soluciones que les ha ofrecido a los campesinos para mitigar los efectos de la crisis. Muchos estudiosos del campo lo han señalado hace varios años. 

En el tema de los fertilizantes se viene trabajando con los cafeteros desde el paro de marzo. Sobre las salvaguardias para evitar la importación de ciertos productos o el tema de los aranceles, para controlar la llegada a precios irrisorios, se debió tomar hace meses, pues el problema no surgió de la noche a la mañana y estos mecanismos existen. 

En síntesis, el descontento en el campo es estructural, viene de atrás y, por lo tanto, era previsible. En marzo, cuando salieron las cifras de pobreza, que mostraron una reducción en las ciudades, en el campo no se vio mejoría. Según el Dane, la pobreza extrema en el sector rural es el doble del total nacional, pues llegó a 22,8 por ciento. 

Ahora lo importante es que, así sea por este paro, el sector agropecuario retornó a la agenda nacional. Esta podría ser la oportunidad para que se defina de una vez por todas cuál será el rol que tendrá el modelo de desarrollo agrícola en el que quepan todos, grandes, medianos y pequeños.