Mostrando entradas con la etiqueta Cultura Maya. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cultura Maya. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de abril de 2016

Hoy 19 de Abril se celebra el Día del Aborigen Americano

Por Compartiendo mi opinión


El 19 de abril se celebra el Día del Aborigen Americano en conmemoración del Primer Congreso Indigenista Interamericano llevado a cabo el 19 de abril de 1940 en la ciudad de Pátzcuaro, estado de Michoacán, México.

Aquel primer congreso fue convocado por el entonces presidente Lázaro Cárdenas – quien era descendiente de aborígenes – y en él participaron delegaciones oficiales de los países integrantes de la Unión Panamericana y un gran número de indígenas que representaban a las poblaciones autóctonas de diversas regiones del continente americano. 

El objetivo del Congreso fue analizar la situación de los indígenas y encontrar puntos en común para poder enfrentar las adversidades. A partir de este Congreso se fundó el Instituto Indigenista Interamericano, con sede en México, dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El “Día del Aborigen Americano” pretende cuidar, perpetuar y resaltar el valor de las culturas aborígenes de América, forjadas antes del “descubrimiento”, y que son las que le imprimieron a nuestra tierra los primeros rasgos culturales que, mezclados a los de los colonizadores europeos, dieron forma a nuestra realidad actual.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Feliz Día Nacional de la Pupusa. Las Pupusas su origen y evolución

Por Luis Montes Brito

Haga doble click en el enlace a continuación para conocer la historia de este suculento plato emblemático de la gastronomía salvadoreña.

Favor leer artículo sugerido:


Todo salvadoreño que se respeta, sin importar el lugar del planeta dónde se encuentre, come pupusas este día. Feliz Día Nacional de la Pupusa














martes, 4 de marzo de 2014

PRENSA INTERNACIONAL DESTACA BELLEZAS TURISTICAS DE EL SALVADOR


EL RENACER DE EL SALVADOR

Temblad, resto de países de Centroamérica, El Salvador sabe que lo tiene todo y ha decidido enseñar sus armas: sol, playa, surf, cultura Maya, cafetales, haciendas, artesanía...
Por Marta Sahelices
Existen lugares en el mundo todavía tan 'desconocidos' que hasta el buscador de Google se las ve y se las desea para localizar imágenes amables y atractivas que despierten el interés por cruzar sus fronteras y lanzarse a la aventura de viajar por su territorio. Este es el caso de El Salvador, un pequeño país centroamericano que sigue luchando por borrar el estigma de su reciente Guerra Civil (recordemos que cuando Cobi andaba dando saltos por Montjuic ellos emprendían una proceso de paz vigilado por los organismos internacionales).

Han pasado más de veinte años desde entonces y las cosas han cambiado mucho. Hoy, por fin, El Salvador se ha dado cuenta de su potencial, y sabe que no le falta ninguno de los valores necesarios en la 'ecuación turística': tiene historia, sol, playa, arqueología, naturaleza en estado puro, fauna endémica, artesanía, volcanes, cafetales, etc. Por algo su nombre indígena en Cuscatlan significa 'Tierra de Joyas'. Y lo mejor de todo: todavía el resto no lo sabe. Así que, antes de que su Costa del Sol se convierta en la nuestra, es el momento de dejarse de perjuicios y acercarse a conocerlo. Para ir abriendo boca, aquí van una serie de tips acompañados de algunas imágenes que espero se sumen de inmediato a los resultados del macro-motor de búsqueda.

El Parque Arqueológico San Andrés 'casi' para ti solo.
D.R.
LA CULTURA MAYA
Basta ya de compartir el momento mágico de visitar un monumento ceremonial junto a mil personas con chanclas y calcetines blancos. El Salvador posee cinco parques arqueológicos nacionales (y hay otros cinco más en camino) nada masificados: Cihuatán, San Andrés, Casa Blanca, Tazumal y Joya de Cerén, este último declarado Patrimonio de la Humanidad, ya que, entre otras cosas, muestra la cultura Maya desde la cotidianidad.

Además, algunas voces entendidas están muy ilusionadas con la posibilidad de que en Cihuatán resida la clave para desentrañar el mayor misterio mesoamericano: el colapso maya, si tenemos en cuenta que este asentamiento data del 900 d.C., justo tras la desaparición de esta civilización en otras regiones mexicanas. [Apunte: si en 2012 visitaron La Joya de Cerén 47.351 personas, esto quiere decir que, al día, menos de 120 personas compartieron el espacio, y que —si divides la cifra en ocho horas de apertura al público— seréis tan solo 15 personas admirando a la vez el centro ceremonial].

El Pacífico, poco pacífico para cabalgar olas.
D.R.
SURF Y PLAYA

Hubo un tiempo, como a mediados del siglo XX, que los nómadas surfistas acudían a El Salvador en peregrinación, de hecho la playa de La Libertad era conocida en el circuito como la J Bay Latinoamericana. Hoy, quienes antaño se enamoraron de su potente pointbreak están intentando devolver al lugar su esplendor primigenio, como Bob Rotherham y su hijo, el surfista de Quiksilver Jimmy Rotherham, propietarios del Hotel Restaurante Punta Roca Surf Resort, ubicado en playa El Cocal. La zona ha sido escenario de algún que otro campeonato mundial de surf, pero además hay otros lugares excelentes para practicar este deporte, como la playa de Las flores, La Paz, Sunzal, La Perla...

Los cafetales sustituyeron el cultivo del añil.
D.R.
ARTESANÍA Y CAFETALES

El oeste del país condensa de norte a sur varios de sus mayores atractivos. Así, en el pueblo de Ilobasco podrás hacerte con piezas artesanas en cerámica decorativa, entre las que destacan bellos y minuciosos belenes; en San Sebastián, las coloridas hamacas son perfectas por la calidad de sus textiles (elaborados con telares de palanca); y en La Palma los detalles en madera se pintan y decoran a mano.

Por otra parte, todo el país está poblado de idílicos cafetales, que sustituyeron allá por el XIX el cultivo del hasta entonces codiciado añil. Justamente de este siglo es La Casa del Mamapán, en pleno centro histórico cultural de Ahuachapán, y el punto de partida perfecto para acercarse a los bosques de café y así conocer la historia del grano, el proceso de recolección o, simplemente, tomar una fragante taza con vistas a la imponente naturaleza.


Si prefieres un lugar más rural, la Finca San Antonio completa la experiencia con un cercano sitio arqueológico y la gastronomía de Chalchuapa, con sabrosos platos como los tamales de gallina o de elote, la yuca con chicharrón, la horchata, etc. Más hacia el centro del país, y a pocos kilómetros de la capital y de la costa pacífica, la Finca San Ernesto,conocida por su restaurante (tanto que no has de extrañarte si en domingo coincides con alguna boda), también realiza degustaciones de café.


Meca de surf antaño, hoy intenta atraer con sus olas poco masificadas.
D.R.



sábado, 29 de septiembre de 2012

Se aviva el debate. Mayas no pronosticaron fin del mundo afirman expertos


Agencias Noticiosas 


Arqueólogos y expertos en la cultura maya quieren demostrar que el anunciado fin del mundo no es inminente. Algunos aclaran que se termina un ciclo maya de 394 años, y comienza una nueva era. Niegan la "visión catastrófica".

Arqueólogos y expertos en la cultura maya emprenden una carrera contra el reloj para demostrar que si bien se acerca lo que muchos consideran el fin del calendario largo de esa civilización, el fin del mundo no es inminente. 



Quedan menos de tres meses, pero algunos de ellos debaten en México la cronología maya y concuerdan que el 21 de diciembre del 2012 es el fin del 13 baktun, un ciclo maya de 394 años, y el comienzo de una nueva era.

La temida fecha y la publicidad que la ha rodeado gracias a los escritores y blogueros que proclaman la inminencia del apocalipsis son buenos motivos para reanudar estudios sobre los calendarios mayas que tuvieron su auge a mediados del siglo XX, expresaron algunos expertos. 



"En el fondo realmente lo que se está analizando es cómo los sitios del calendario maya terminan y se renuevan. No significa esa visión catastrófica", dijo Eduardo López Calzada, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Yucatán. 



Expertos viajaron de Estados Unidos y Alemania para reunirse con sus colegas mexicanos en Mérida esta semana.

El arqueólogo Alfredo Barrera dijo que retomar el estudio del pensamiento maya en relación al tiempo puede revelar eventos históricos como epidemias o años fructíferos en la época prehispánica. 



"Los mayas sí hicieron profecías, pero no en el sentido fatídico, sino sobre eventos que, de acuerdo con su concepción cíclica de la historia, se podían repetir en el futuro", explicó Barrera, un investigador del instituto. 



Marilyn Masson, una arqueóloga de estudios mesoamericanos de la Universidad Estatal de Nueva York, dijo que nuevos hallazgos permiten estudiar profecías mayas según las cuales ciertos ciclos de sequía y hambre podrían repetirse. 



Las teorías del apocalipsis provienen de un par de lápidas descubiertas en la década de 1960 en el sitio arqueológico Tortuguero con inscripciones que describen el regreso de un dios maya al finalizar un período de 394 años. El año pasado, arqueólogos confirmaron que hay una segunda referencia a la fecha en otras ruinas de México. 



Los expertos dicen que la fecha es el fin de un ciclo de 5.125 años desde la Cuenta Larga maya en 3.114 antes de Cristo.

"Son pensamientos que, la verdad, no tienen nada que ver con la cultura maya", dijo Alexander Voss, un antropólogo de la Universidad de Quintana Roo. "Amanecerá una nueva era. Es un reinicio. Eso de buscar fines no es una cosa de la cultura maya". 



Dado el prestigio de los mayas como un pueblo de sabios, mucha gente se toma en serio las supuestas profecías.

Muchos han dicho que no hay referencia a ninguna fecha más allá del 2012, pero arqueólogos descubrieron ruinas mayas en un bosque de Guatemala paredes con cálculos y fechas que incluyen más de 6.000 años. 



Se acabe el mundo o no, se espera que la fecha atraiga a millones de curiosos viajeros a la zona que comprendió la civilización maya en cinco estados del sur de México, además de Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Científicos mexicanos revelan descubrimiento de placa Maya que contiene fecha del fin del mundo

Tomado de Impre.com



Pirámide de Kukulkán, ubicado en la ciudad antigua de Chichén Itzá en Yucatán, México

Por Claudia Nuñez

El fin del mundo es un tema que a unos los aterroriza y otros no lo creen. Se ha hablado tanto de las profecías mayas, como de Nostradamus como nuevos profetas que han señalado el 21 de diciembre del 2012 como la fecha indicada para la destrucción del mundo.

Ahora en un reporte de prensa dado a conocer por el Instituto Nacional de Antropología de México (INAH) se habla de una segunda tableta de inscripción maya en la que se hace referencia a la fecha tan señalada.

Esta tableta o inscripción es conocida como "Ladrillo de Comalcalco", pero no ha sido revelado si los mayas creían que el 21 de diciembre del 2012 era una fecha fatídica para el mundo.

Según David Stuart uno de los especialistas, la tableta más bien podría tratarse de una fecha histórica que profética.

Arturo Méndez vocero del Instituto Nacional de Antropología de México explicó que esta tableta fue descubierta hace años y que se ha estudiado extensamente por expertos en el ramo.

El "Ladrillo de Comalcalco" no está a la vista del público, aún está resguardada. Este tiene alrededor de 1300 años.

El INAH ha dicho que la fiebre apocalíptica en cuanto a la fecha del 21 de diciembre del 2012 ha sido completamente mal interpretada:"El pensamiento mesiánico de Occidente ha tergiversado la cosmovisión de antiguas civilizaciones como la maya".

Casualidad o no el año que entra Comalcalco será la sede del evento internacional del Mundo Maya 2012 que promueve el gobierno mexicano.

Tal pareciera que el gobierno mexicano quisiera sacar provecho de toda esta locura del fin del mundo.

¿Será una nueva era la que va a comenzar o será el fin del mundo? Cada uno es libre de pensar lo que quiera.

Si realmente el mundo como lo conocemos llega a su fin, si no quedan seres humanos ¿qué podemos hacer?

Es mejor vivir día a día como si fuera el último de nuestras vidas en lugar de estar pensando en qué pasará dentro de un año. Nadie sabe si va a estar vivo o no.

Foto: wikimedia commons.