Mostrando entradas con la etiqueta Drogas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Drogas. Mostrar todas las entradas

sábado, 3 de diciembre de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR. PANDEMIA MORTAL: HEROINA, COCAINA Y FENTANILO

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

 

“Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos”, escribió alguna vez Confucio. No hay mejor frase para graficar la dependencia que puede generar la cocaína, el fentanilo y otras drogas pesadas en el ser humano. 
La cocaína, probablemente uno de los estupefacientes más famosos, es una droga bastante adictiva, por lo cual se cae fácilmente en ella. Su duración en el cuerpo ronda las seis horas y produce una euforia total: una sensación de felicidad plena, pero cada vez va causando más deterioro en el cuerpo y la mente.

En cambio el fentanilo tiene una vida de dos horas en el cuerpo, pero la euforia es menor. Además produce somnolencia y náuseas. Su corto efecto comparado con la cocaína lo hace más adictivo, ya que requiere volver a utilizarlo luego de solo dos horas. Por otro lado, al ser de fácil fabricación y contrabando, se está popularizando rápidamente; y al ser tan adictivo se consume más, lo cual puede provocar una sobredosis mortal. 

Se estima que aproximadamente uno de cada seis norteamericanos (el 15 por ciento de la población) ha probado la cocaína al llegar a los 30 años de edad y el 7 por ciento la ha probado antes de haberse graduado de la escuela secundaria. 

La única forma de evitar el uso de forma radical es mantener una vida sana y alejada de las tentaciones. Al ser tan adictivas, los que las comercializan tratan de "meterlas" a los individuos sin que se den cuenta para luego tener clientes cautivos. Sin embargo, al menos que alguien las ponga en una forma enmascarada, la mejor forma de evitarlas es alejarse de los lugares y personas donde se consumen. En cambio, aquellos que la prueban por jugar o por experimentar serán presa fácil de la adicción. Es más valiente rechazarlas que consumirlas.

Una vez adictos, el proceso de salida es muy complicado. Solo se logra con abstinencia total o con la ayuda de fármacos creados en laboratorios con efectos similares pero menos graves y controlados que las drogas en sí. Hay que recordar que gran parte de la adicción es una compulsión mental, por lo cual no solo debe desintoxicar el cuerpo sino trabajar también en la mente del consumidor.

El tratamiento para la adicción y abuso de opioides incluye medicinas, terapia de consejería y asesoramiento y terapia asistida por medicamentos que contiene medicinas, consejería y terapia conductual. Además, tratamiento residencial, hospitalario y el alejarse de los sitios que se frecuentaban al consumir y claro de los amigos y personas que consumen.

Pero nada de esto va a funcionar si no hay una verdadera intención de salir del problema, por eso no siempre en los centros de rehabilitación se consigue mejorar. Si el drogadicto no está convencido de querer cambiar, poco se puede hacer. Puede existir un doble enganche: el corporal y el mental. Si un paciente no desea realmente cambiar es difícil ver resultados positivos. Y con una autoestima tan baja y unas vidas tan desestructuradas es poco el deseo que les ata a permanecer sobrios. Por eso se recomienda cambiar de ambiente y amistades. En ese sentido, una buena compañía puede ser clave para tratar de instaurar un sentido a su vida y sentirse útiles y valiosos.

Para no llegar a situaciones extremas, es fundamental que este tema sea abordado en familia desde temprana edad en vez de ocultar la realidad. El flagelo de las drogas y sus consecuencias debe ser explicado claramente a medida que los hijos crecen... Incluso, un baño de realidad es llevarlos en auto por los lugares donde los drogadictos deambulan como zombies, sin hogar y mendigando, para tener real dimensión de los efectos que producen los estupefacientes. Tampoco está mal comentar noticias como muertes por sobredosis de jóvenes, sobre todo si a nuestro alrededor están ocurriendo.

Siempre es mejor prevenir que lamentar… Además de la cocaína, también es un peligro la heroína. Su uso crónico mediante inyección provoca la aparición de venas cicatrizadas o colapsadas, infecciones bacterianas de vasos sanguíneos, abscesos y otras infecciones de la piel y tejidos blandos, y enfermedades hepáticas, cardíacas y renales que pueden terminar en la muerte. Además, llega un momento en que toda la vida del adicto gira únicamente alrededor de la búsqueda, obtención y consumo de la heroína. 

Por su parte, el fentanilo provoca efectos que incluyen felicidad extrema, aletargamiento, náuseas, confusión, estreñimiento, sedación, tolerancia, adicción, depresión respiratoria o paro respiratorio, pérdida del conocimiento, coma y muerte. Las cifras son contundentes: más de 150 personas mueren cada día por sobredosis relacionadas con opioides sintéticos como el fentanilo.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infanto-juvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

sábado, 24 de septiembre de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: HABLEMOS DE BEBER Y DROGAS CON NUESTROS HIJOS

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

Entre los 13 y los 14 años, la mayoría de los adolescentes de América Latina reconoce que ha probado por primera vez una bebida alcohólica. El promedio es más o menos similar al de otras partes del mundo, sin importar demasiado los controles por restricción de edad en los diferentes países, ya sea para la compra o el consumo del alcohol. Las cifras, obviamente, asustan. 
Si bien para muchos representa una declaración de rebeldía, un acto de “jugar a ser mayor de edad” y no pasa de eso, para otros es el inicio de un tortuoso camino a la adicción. Es que a esa edad el cerebro es muy vulnerable. Además, el sistema nervioso central, aún en desarrollo, no puede asumir sin interferencias la ingesta de una sustancia que lo deprime y lo daña. Y entonces el adolescente entra en un laberinto lleno de falsos pasajes que no conduce a otra cosa que a la perdición. 

Por eso es tan importante la gestión de los padres. Lo ideal es que durante la adolescencia nuestros hijos no consuman alcohol, nada. Realmente cuando más tarde en empezar, mejor. Sin embargo, eso sería lo ideal. Pero es muy probable que ellos empiecen antes a interactuar con la bebida, y más aún si lo han visto en nuestro hogar o son presionados -directa o indirectamente- por su círculo de amigos.

Más allá de si se beba o no en la casa, los padres deben abordar el tema con sus hijos desde muy niños y explicar las consecuencias. Mucho más, si en la familia hay bebedores compulsivos con antecedentes y que pueden haber provocado accidentes, intoxicaciones y un sinfín de casos más. Se debe hablar claro, dar ejemplos y conocer a los amigos de sus hijos. 

Recuerdo el caso del hijo de una profesora de inglés que tuve. Ella y sus hijos vieron una cartelera que decía “The Hangover”, !pero se puso de todos los colores cuando el hijito le preguntó por el significado de esa palabra!

Muchos recurren al alcohol para vivir experiencias nuevas, sobre todo porque el consumo excesivo desinhibe y es todo una tentación para aquellos más tímidos. Pero bajo esos efectos uno tiende a incurrir en conductas violentas e impulsivas. Según estudios, el consumo de alcohol en adolescentes “se correlaciona con la aparición de problemas familiares, problemas afectivos, problemas relacionales en su entorno y hasta de rendimiento académico”.

Hay otros que recurren al alcohol como símbolo de estatus. Cada vez es más común el caso de jóvenes que entran en la universidad, se intoxican con alcohol y sus compañeros, lejos de ayudarlos lo abandonan a su suerte.

Tarde o temprano comenzarán a beber, es parte de la naturaleza humana y disfrutar de una cerveza o de una copa de vino no está mal, pero es clave que lo haga con moderación y sin presiones. 

Antes era más probable que los adolescentes hombres bebieran y consumieran alcohol de manera excesiva y peligrosa que las mujeres de su misma edad. Ahora, esa relación se ha revertido. El consumo de alcohol ha disminuido más en los últimos años entre los chicos adolescentes que entre las chicas. 

Según la Organización Mundial de la Salud, casi 3 millones de personas en todo el mundo mueren como consecuencia del consumo de alcohol cada año, y los fallecimientos relacionados con el alcohol constituyen el 5% de la pérdida total de vidas en el mundo. De esa cifra, el 13,5 % de las muertes anuales corresponden a jóvenes. 

Aquí es importante la educación que uno haya recibido. Y cuanto más directos los padres hayan sido respecto a este tema -lo mismo que sucede con las drogas-, más posibilidades habrá de generar conciencia de la problemática. También influyen las amistades, pero si se le ha educado bien, ellos sabrán elegir mejores amigos y se alejarán de los focos nocivos.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infanto-juvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

sábado, 2 de julio de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: DROGAS Y ENFERMEDAD MENTAL

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

Cuando vemos a personas con enfermedades mentales y además adictas a las drogas la primera duda que surge es cuál de los males vino primero. ¿Cuál fue provocado por el otro? En fin, un dilema similar al del huevo o la gallina. 
Evidentemente hay un vínculo fuerte entre el consumo de drogas -también en el alcoholismo- y la salud mental. Los individuos que por alguna razón -y suele pasar muy a menudo- han tenido problemas desde la niñez y la adolescencia y estos no han sido tratados adecuadamente suelen iniciarse tempranamente en el alcohol y/o drogas como una forma de sentirse mejor.

Personas con problemas del aprendizaje, de conducta de relación y/o afectivos encuentran en esos vicios la manera de soportar una vida en la cual no se sienten comprendidos. Y aunque en la mayoría de los casos tratan de hacer lo posible por mejorar, no lo logran debido a que realmente tienen un problema de salud no detectado.

Los problemas de salud mental que pueden ocurrir con el consumo de alcohol o de drogas incluyen depresión, trastorno bipolar, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés postraumático (PTSD), esquizofrenia y otros más.

Por eso es importante tener en claro el concepto de patología dual. Es aquella en la que hay una causa primaria debido a la cual se ha asistido a consulta y/o a una emergencia por un detonante. Sin embargo luego, durante la historia médica o en los test subsecuentes, se detecta que existe algo más, ya sea el uso y abuso de tóxicos o una patología mental asociados al motivo de consulta.

En general, y desde mi punto de vista, suelen estar primero las necesidades de atención mental, aunque estas puedan pasar inadvertidas hasta que se presenta abruptamente una conducta detonante que puede ser un accidente de tránsito, un ataque de ansiedad, una intoxicación etílica e incluso un intento de suicidio. 

Si bien no existen muchos estudios genéticos en las enfermedades mentales, puede pensarse que existe la posibilidad que si una de estas patologías ha aparecido en los padres u otros parientes podría darse en hijos o familiares. Eso se detecta al hacer una buena historia médica con antecedentes familiares y antecedentes de embarazo y parto. Allí podrían detectarse problemas de salud mental, de aprendizaje, afectivos o de socialización. 

También importa conocer el nivel educativo, cultural y el estrato social, ya que cuanto más alto es el nivel se supone que tendrá más facilidades para detectar y tratar la existencia de estos problemas. Por lo general, dichos círculos suelen tener mejor atención en los embarazos y partos, también cuando asisten a los centros escolares estos serán mejores tanto en infraestructura, como contar con menor cantidad de alumnos, mejores profesores y más satisfechos de su labor y detección de problemas de forma más pronta y precisa. 

Una vez detectada una patología dual, será necesario en la mayoría de los casos tratar ambas al mismo tiempo. Muchas veces será necesario el ingreso hospitalario y una serie de tratamientos iniciando con la asistencia médica, uso de psicofármacos, talleres de terapia ocupacional, establecer rutinas y disciplinas como: yoga, meditación acompañados de actividad física regular y ejercitación.


Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

sábado, 18 de agosto de 2018

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: Y LOS AMIGOS DEL ADICTO?


Por Dra. Margarita Mendoza Burgos
 

“Dime con quién andas y te diré quién eres”. El dicho, por viejo, no pierde vigencia. Las compañías -malas y buenas- siempre son un factor fundamental en el comportamiento del ser humano por la influencia que generan. 

El entorno de una persona, y esto incluye a amigos y círculo familiar, es clave. Lo pensaba mientras leía la noticia de los graves problemas adictivos de la cantante Demi Lovato, que tuvo que ser ingresada en una clínica de Los Ángeles después de que en una fiesta organizada en su propia mansión sufriera una sobredosis de heroína y quedara inconsciente. 


Sobran ejemplos de famosos que acabaron mal: Michael Jackson, Whitney Houston, Amy Winehouse, etc.… 

Definitivamente, las malas influencias pueden acabar en la muerte. Nuestros amigos suelen compartir nuestros gustos y viceversa, sobre todo a tempranas edades, pero cuando estos “gustos” se transforman en vicios o adicciones compartidas puede ser un problema, sobre todo porque en esa área no se madura lo suficiente. 

Por intentar imitar al líder del grupo o tratar de ser parte de algo, a veces se hacen cosas indebidas. Es, también, una forma de ganar confianza dentro del círculo de amigos siendo más atrevidos que nadie. 

Basta ver, por ejemplo, los recientes retos virales que desgraciadamente hasta muchos adultos, deseosos de fama y con poco sentido común, están copiando. 

Uno de los roles de los padres es alejar estas malas influencias. A más temprana edad es más fácil: solo se le aleja del grupo y se les va introduciendo a otros. 

Sin embargo, a mayor edad es más difícil y muchas veces imposible, por eso las rehabilitaciones pasan por "separar obligatoriamente" a los adictos en la misma y la recomendación es hacerlo de por vida”. Los padres deben dar mucho ejemplo, pero a veces ellos mismos también son adictos a las drogas. 

Generar buenos hábitos y rutinas es una buena manera de esquivar el riesgo de las adicciones. Si por algo es que los jóvenes famosos como Demi Lovato terminan cayendo en la tentación de las drogas es por la vida desordenada que les impone el ritmo de la profesión: giras, viajes, sesiones eternas de grabación, fiestas. 

Pero si los padres hubiesen tenido más presencia y conocieran mejor estos peligros, sería más fácil hacer el camino al estrellato sin estrellarse uno mismo. 

También vemos bastantes ejemplos de esto, pero son menos publicitados. Actualmente empiezan a aparecer muchos reality shows que desprestigian la verdadera y buena comunicación entre padres e hijos y la convierten en algo de morbo, exageración y risa. Está bien educar con alegría, pero también con discreción y buen tino. 

A veces no alcanza solo con la acción de los padres y se necesita a un especialista. El problema es que la mayoría de los padres creen ser expertos en la materia de la crianza solamente por el hecho de ser padres. 

En general es algo más complicado y se requiere de un profesional, ya que cuando como padres somos parte del problema es más complicado tomar distancia y verlo de forma imparcial. 

Todo el tiempo vemos celebridades en problemas de drogas. El episodio de Demi Lovato es simplemente el más reciente. Eso envía a los jóvenes un mensaje que puede ser interpretado de dos maneras diametralmente opuestas.

El primero es que si ella lo hace, está bien, es “cool”, y por lo tanto es digna de ser imitada. Por otro, si se le ve con más madurez, es una advertencia pública del mal efecto que causan las drogas, incluso si eres una persona famosa.


Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

domingo, 18 de marzo de 2018

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: EL CATARRO Y LA SALUD MENTAL


Por Dra. Margarita Mendoza Burgos


Siempre, y aún en estos tiempos, se ha subestimado la importancia de la salud mental. Mientras que la mayoría cuida su cuerpo con ejercicios y buena alimentación para evitar enfermedades, no siempre sucede lo mismo con la salud mental. Se trata de un aspecto que la mayoría tiene descuidado. Es muy simple, la gente no ve la salud mental como algo palpable, como sí ve a los catarros, la diabetes e incluso el cáncer, por ejemplo. Cuando se trata de la mente, parece que la concepción es distinta. Creen que eso de “ser locos” es algo lejano, ajeno. Eso les pasa a otros, no a uno mismo. Muy pocos son conscientes de que el cuidado de la salud mental que es algo del día a día, ya que, en definitiva, todo afecta la salud mental.

Quizás no le dediquemos demasiada importancia a situaciones cotidianas que van minando nuestra mente. No dormir bien es una de ellas. Lo mismo  si la vecina nos hizo mala cara, se nos quemó la comida o nos tocó viajar apretado en el bus. Afecta si nos robaron algo, si el jefe nos regañó, si nuestro hijo no va bien en la escuela y se porta mal. También le pasa a los adolescentes con experiencias para ellos  traumáticas, como cuando le salen barros, lo cacharon copiando o no es aceptado por el “bicho” o “bicha” que le gusta.

       Todo influye en nuestra salud mental. De niños, cuando tienen que dejar de tomar pacha,  Cuando los padres los malacostumbran a los brazos para dormirlos, o peor aun los duermen dando vueltas  en el carro, pues de otra forma no lo logran; cuando no desean prestar un juguete; o la resistencia inicial a ir al kinder. En los adultos, peligros inminentes como la falta de trabajo, el alto costo de la vida, la inseguridad ciudadana, la frustración por los políticos y corrupción. Todo eso, de algún modo, contamina nuestra mente. Yo, personalmente, siempre comparo a la salud mental con el catarro, porque va y viene. No es algo constante, aparece y desaparece. Es como la salud general de nuestro organismo.... a veces mejor, otras peor.

       El primer paso es tomar conciencia del tema, porque se trata de algo que se puede prevenir y también tratar, dependiendo de los casos. Si se tratan adecuadamente todas estas “pequeñeces” evitaremos que eso se vuelva un complicado marasmo mental difícil de desenredar. Como toda enfermedad, las dificultades de nuestra mente tienen su tratamiento. Si usted tiene catarro, toma aunque sea una aspirina. Si tiene un problema, puede desde hablarlo o escribirlo en una nota. Se le puede  hacer  frente con relajación, ejercicio -existe una gran variedad de técnicas- o decidir buscar ayuda profesional.

       Es probable que mucha gente sufra de trastornos mentales y no se dé cuenta. Otros, sin embargo, no desean “darse cuenta”. A nadie le gusta tener a alguien así en la familia, así que es mejor mirar para otro lado para no ahuyentar a las amistades. Así como uno puede admitir públicamente que tiene catarro, neumonía o diabetes -algunos hasta presumen de ello-, cuando se trata de salud mental la tendencia es siempre a ocultarla o negarla.

       Esto es una  reacción lógica, ya que es poco lo que se divulga de este tipo de problemas y a veces hay mala información. Se ve como tabú, como algo negativo y no hay espacio para la prevención. Hay varios casos emblemáticos que nos pueden ayudar a entender los riesgos en la salud mental. Uno de ellos puede ser el de la cantante británica Amy Winehouse, que padecía un trastorno bipolar y que murió a los 27 años, víctima de un colapso por el síndrome de abstinencia. 
       Así como ella, muchos cantantes de rock se acabaron suicidando o murieron por sobredosis. Pudieran pensar que eso tiene relación con las drogas y no con la salud mental. No es correcto. Cuando se abusa de las drogas sabiendo el daño que nos está causando es un síntoma claro de daño en la salud mental. Es muy común que las drogas sean el refugio para olvidarse de los problemas que están dañando nuestra salud mental. En la vida cotidiana, hay tantos que mueren de forma “confusa”, por decirlo de algún modo, y que en el fondo tienen una relación con la salud mental deteriorada. Lo mejor, ante el menor síntoma, es acudir a los especialistas; para eso están. Porque como en toda enfermedad, cuando antes se diagnostique, mucho más fácil será combatirla.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line
Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.
Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.
 Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.
Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.
La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.
Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.
Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.