Mostrando entradas con la etiqueta Salud Mental. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Salud Mental. Mostrar todas las entradas

sábado, 4 de abril de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: EL HUMOR Y LA CAPACIDAD DE RESILIENCIA


Al mal tiempo, buena cara.

La crisis que ha provocado la pandemia del Coronavirus, en la mayoría de los casos acompañado de una cuarentena fastidiosa, se puede afrontar de varias maneras, pero la mejor es hacerla con humor.

La risa nos ayuda siempre en momentos de tensión, ya que libera endorfinas y cambia el esquema negativo de las situaciones que afrontamos, llevando dosis de esperanza, relajación y catarsis. Además, como si fuera poco, la risa disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El humor tiene efectos terapéuticos comprobados.

Incluso en las consultas de Salud Mental, el terapeuta debe ser jovial y esperanzador, aunque no iluso ante las situaciones.

Con los niños, el juego saca en la acción los temores que pueden sentir. Por eso se recomienda utilizar los juguetes para recrear lo que ocurre y sacar adelante el espíritu de lucha y esperanza. Eso vale incluso para los ancianos: la esperanza está allí, solo falta que la saquemos.

Ahora que está de moda la palabra resiliencia, esa capacidad que tienen algunos seres humanos para adaptarse positivamente a las situaciones adversas, vale aclarar algo: entre las principales características de las personas resilientes está su sentido del humor.

Si alguien puede reírse de sí mismo y hacer bromas sobre la adversidad, sin dudas tendrá más facilidad para afrontar los problemas que alguien sin sentido del humor.

La clave es ver la realidad sin perder el buen humor, sin pretender usarlo como recurso para evadir la situación. Al contrario, nos ayuda a entenderla. Hay que ver el lado optimista de las cosas a través del humor, pero humor del bueno: ni grosero ni negro. Hasta nuestros errores, que todos cometemos, pueden verse desde el lado positivo y reírnos de ellos.

Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa. Por lo tanto, atrévase a contar chistes y a ser jovial en estas situaciones, a pesar de todo. Incluso compartir memes, si estos no salen de tono, puede ayudar a arrancar una sonrisa, y eso tiene un valor inmenso en estos tiempos duros.  

Baile, cante, juegue con sus hijos, con las mascotas, lea, vea comedias, siga en redes sociales cuentas divertidas… Todo sirve. Póngase al frente al espejo y trate de reír a carcajadas hasta que estas salgan de verdad. A una crisis, entre otras cosas, se la enfrenta con la mejor disposición.

El envejecer o las crisis  no deben ser motivo de perder el humor. Muévase, ría y piense que mañana hará un día mejor. La risa es contagiosa, y también mucho más benévola que cualquier virus.
Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

domingo, 22 de marzo de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: CORONAVIRUS Y SALUD MENTAL


Cuando el nombre “coronavirus” empezó a ser algo más que un virus que se propagaba en China, se encendió la alerta roja a nivel global. “Nada sucederá”, fue la especulación de la mayoría del mundo. Se trataba, por supuesto, del período de negación, un paso inevitable dentro de un proceso natural para asimilar las crisis.

Sin embargo, cuando esa amenaza se convierte en realidad, como el caso de la pandemia actual, nos invade la ansiedad.
En cierto modo, eso nos empuja a tomar las medidas convenientes, como huir, neutralizar, afrontar o atacar, según la circunstancia lo requiera. Otros, sin embargo, se paralizan de la impotencia.

Como alguna vez escribí, los mecanismos ansiosos tienen dos componentes: físico y psíquico.

Los físicos aparecen ante un detonante, preparando el cuerpo para la situación de defensa ante el mismo. Pero en muchos casos la negación sigue al punto que somos capaces de ignorar las medidas e instrucciones que dan las autoridades en casos de crisis.

A pesar de que nos dicen que hay que quedarse en casa y evitar cualquier contacto humano, hacemos caso omiso, actuando irresponsablemente.

Por eso es importante obedecer las medidas y tener ciertas rutinas en casa para estar mas seguros y preservar nuestra integridad mental.

Cuando nos invade el miedo es cuando más obediente nos volvemos. Pero ese es el miedo sano, el que nos vuelve buenos ciudadanos y prudentes. En medio de la adversidad, somos capaces de sacar lo mejor de cada uno, nuestro lado más solidario: donamos, nos sensibilizamos por las historias ajenas, abrimos nuestros corazones. En este caso de la pandemia, especialmente colaboramos con los dos grupos más afectados: los ancianos y los inmunodeprimidos.

Pero también puede aflorar lo que llaman “el miedo tóxico”, ese que desborda nuestra ansiedad hasta llevarla a límites extremos. Es cuando, presas del pánico, somos capaces de ir a un supermercado y acabar con la existencia de alcohol en gel, comprar una tonelada de papel higiénico o llenar las alacenas de latas de atún “por si acaso se viene el fin del mundo”.

En todo caso, en crisis como las del coronavirus normalmente la fase del miedo suele ser breve, e inexorablemente conduce a una etapa de desesperanza. Es cuando la cifra de infectados y muertes calan psíquicamente en nuestra mente. Y de aquel “a mí no me va a tocar, esto sucede en China” pasamos al “de esta no me salvo, seré la próxima víctima...”

De esa desazón, sin embargo, tarde o temprano también se sale. Y cuando esto ocurre, normalmente el individuo emerge reforzado anímicamente.

Esto viene acompañado de una autoestima alta y nuevos hábitos. Entonces ayudamos a otros desde la serenidad y ya no desde el miedo. Al final, la crisis será una anécdota y un invalorable aprendizaje.
Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

sábado, 29 de febrero de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: MASTURBACION, PALABRA TABU



Hay un viejo chiste que dice que “el 80% de la gente se masturba, y el otro 20% miente sobre hacerlo”. Si bien no se trata de cifras reales, la frase encierra una gran verdad. La mayoría de los seres humanos, sin importar sexo ni edad, recurre en algún momento a esta forma de auto complacerse sexualmente. Que lo admitan públicamente es otra cosa, porque siempre ha sido un tema tabú… Se debe partir de la premisa de que más allá de lo incómodo que pueda resultar hablar de esta práctica, se trata de algo muy normal: la mayoría de las personas se masturba, aunque por tratarse de un acto privado y discreto, el resto no necesariamente tiene por qué enterarse.

Un portal británico especializado en salud sexual realizó un sondeo: el 88% de las mujeres y el 96% de los hombres reconocen haberse masturbado. 

Por supuesto, y aunque pueda parecer extraño, también es común la masturbación en los niños. Los padres cuando ven a sus pequeños en esta actividad sienten gran preocupación, y peor aun, si se trata de una niña. 

Muchos niños aun muy pequeños, incluso bebés, descubren alguna zona de su cuerpo con la que estimularse para producir la descarga de adrenalina que posteriormente les produce relajación. En vez de montar un escándalo, los padres deben acudir a un especialista para hacer una buena historia de los niños y encontrar si existe una razón para alarmarse, o simplemente tratar de relajar a los niños y entretenerlos con alguna otra actividad.

Esto también puede aparecer por sí solo en los pequeños entre los 6 y los 8, lo cual es bastante común, aunque si implican a otros niños en sus juegos, debe darse aun más seguimiento al caso, ya que los otros padres estarán alarmados por las consecuencias en los otros niños. Si es en solitario, como ya dijimos, y no existe ningún otro problema, debemos relajar a los niños y tratar de mantenerles ocupados. A esta edad ya se puede explicar un poco y hacerles ver consecuencias de sus actos, todo sin hacer grandes aspavientos.

"La masturbación es algo que forma parte de la sexualidad humana y debería ser enseñada en la escuela". Esta frase, pronunciada por Joycelyn Elders, pediatra y Secretaria de Salud del ex presidente norteamericano Bill Clinton, en 1994 en las Naciones Unidas provocó un escándalo y acabó con el despido de la profesional. Pero el tema nunca dejó de estar en debate. En la adolescencia esta práctica es más utilizada debido a que inician la sexualidad propiamente dicha y una forma de conocer su cuerpo es a través del autoerotismo. De igual manera se considera más normal y es mejor aceptada si se da en varones que en las mujeres.

La hiper utilización del recurso puede ser un problema. En este caso, hay que procurar que el adolescente tenga más esparcimiento, practique deportes o actividades que le hagan más fácil desconectarse del tema sexual y por supuesto explorar todo su entorno y ayudarle a sociabilizar y relajarse.

Por su parte, en los adultos jóvenes que ya han iniciando su sexualidad es más común que esta práctica sea menos utilizada, sobre todo aquellos que tienen una pareja fija. Si la masturbación continúa en forma excesiva, es muy probable que haya cierta incompatibilidad sexual en la pareja o algún problema grande de ansiedad o sobre estimulación como seria el ver mucha pornografía. Podría ser que el individuo sienta mayor gratificación que con su pareja y habría que buscar el diálogo y hasta asesoría, ya que muchas veces la pareja no sabe cómo complacer al individuo de la manera que a este le gustaría. 

Precisamente uno de los riesgos de la masturbación es que muchas veces es difícil encontrar la misma gratificación en pareja que en solitario. Si este es el caso, habría que buscar ayuda e ir haciendo prevalecer el amor por sobre la extra gratificación. La falta de sintonía sexual en la pareja -a veces no coinciden en su apetito sexual ni en las frecuencias- es el motivo principal, sobre todo en los hombres, por el que se comete un acto de infidelidad. En ese sentido, la masturbación es un gran aliado, ya que se sacia una necesidad y así evita destruir un matrimonio que es compatible en otras esferas. Definitivamente no es una excusa a la infidelidad.

Aun en la tercera edad, la masturbación es muy importante, y mucho más confesada entre los hombres.

Alrededor del 60% de los hombres de entre 70 y 80 años son sexualmente activos. En comparación, sólo el 14% de las mujeres entre 80 y 90 años, y el 34% de las mujeres entre 70 y 80 años participan en el sexo o la masturbación con asiduidad. Esto debido sobre todo a tabúes y temores ante un esquema corporal menos atractivo que en la juventud, pero es una realidad que los hombres empiezan a declinar en su sexualidad desde los 18 años que es cuando tienen su pico a diferencia de la mujeres que pueden sentir gratificación siempre. 

Se ha comprobado que la masturbación tiene efectos terapéuticos: el cuerpo siente alivio y bienestar, además de felicidad gracias a la liberación de serotonina, la hormona que nos ayuda a estar más contentos. Y es que dicho acto aumenta los niveles de dopamina en el cuerpo, un potente neurotransmisor que provoca este gozo. También se ha demostrado que sirve para conciliar el sueño, porque al alcanzar el orgasmo con la excitación se segregan dos hormonas que trabajan directamente en la regulación del sueño: la misma serotonina y la prolactina. Una contribuye a regular el sueño y la relajación, y la otra da lugar a un estado de somnolencia post orgásmica que facilita el acto de dormir.
Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line
Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.
Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.
Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.
Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.
La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.
Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

sábado, 15 de febrero de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: ACOSO POR DOQUIER Y EN TODAS LAS EPOCAS

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos
Consultas on line

Por estos días se estrenó <<El Escándalo>> (Bombshell), una película con tres nominaciones para el Oscar que aborda un tema siempre espinoso: el abuso sexual y acoso en la industria del entretenimiento.

Está basada en un hecho real y tiene como protagonista principal a Roger Ailes, tristemente célebre CEO y presidente de Fox News, tan famoso por llevar la cadena a altísimos ratings y récords de facturación como por su conducta sexual inapropiada.

En 2016, la presentadora de noticias Gretchen Carlson presentó una demanda por acoso sexual contra Ailes que al principio pareció no prosperar, ya que Fox News trató de ocultarlo como habían hecho tantas veces y Ailes de negarlo. Después, cuando otra presentadora estrella del noticiero, relató una situación similar ya fue imposible parar el escándalo. Megyn Kelly, admitió ser también víctima de las mismas prácticas, de allí todo cambió. A la lista se sumaron otras 20 mujeres a la acusación y el canal no tuvo más remedio que despedirlo.

Dicho caso, sumado a los del productor Harvey Weinstein y el actor Kevin Spacey, vuelve a poner en foco el acoso sexual en la TV y el cine.

Quizás a diferencia de otras industrias, aquí la decisión de un jefe pueda hacer que una pasante -cuanto más exuberante, mejor- se convierta en una celebridad en cuestión de meses sin la necesidad de mostrar ningún talento. 

En estos medios abundan los jefes poderosos.

Por otra parte, los que comienzan, especialmente mujeres, suelen ser jóvenes soñadoras y dispuestas a todo por conseguir una oportunidad ante una cámara. Pueden ser bastante inocentes, pero también las hay que utilizan sus atributos para subir posiciones. Sabedoras que; claramente allí hay un atajo para llegar lejos. Solo hay que pagar un peaje… Al final, se vuelve una práctica tan común para escalar posiciones que incluso aquellas que se resisten a entrar en ese juego pueden verse obligadas a hacerlo para no quedar atrás ante tanta competencia. 

Durante años, los grandes jerarcas de las corporaciones de medios de comunicación gozaron de una amplia impunidad, ya sea por su dinero, por sus contactos y por el poder que ejercían sobre muchos, entre ellos sus propios empleados.

Aún con testimonios y evidencias, las empresas tienden a defender al acusado y a negarlo todo. En muchos casos, las víctimas se ven obligadas a grabar o filmar una conversación o una escena ante el acosador para documentar un acoso y que les crean. Pero a veces, ni así consiguen obtener justicia ante estas acciones. Es bastante complicado ir contra el sistema, y más donde no sólo está en juego el prestigio de un jefe sino la imagen de una cadena de televisión o de un estudio de Hollywood o de cualquier parte.

El año pasado, por ejemplo, la actriz Sarah Jessica Parker confesó su experiencia: "Recién hace seis u ocho meses empecé a darme cuenta de las incontables experiencias de hombres comportándose mal, de forma inapropiada conmigo. No sé por qué no fui más valiente o por qué no me afectaron más algunas de estas cosas".

No solo sucede en la TV y el cine sino en cualquier ámbito, sólo que las víctimas de estos casos son más famosas y una denuncia de acoso sexual tiene un alto impacto. También ocurre, por supuesto, con estudiantes de medicina, en el ejército y en los lugares más increíbles. Sucederá siempre que haya desigualdades , ambiciones, corrupción e impunidad. 

Si a las víctimas normales, generalmente mujeres, les cuesta tanto denunciar, ¿imagínense cuánto peor es para alguien famoso que tiene que salir a admitir que fue acosada o violada? 

Sin duda lo piensan más de una vez, puede ser por vergüenza, miedo a perder lo obtenido, a que nadie les crea o a terminar siendo más victimizadas aún, algo que ocurre con frecuencia. 

Películas como Bombshell, que plantea un caso al nivel más alto de acoso dentro de un medio de comunicación líder en Estados Unidos, ayuda a crear conciencia y deja un claro mensaje para los que se aprovechan de su cargo para abusar sexualmente.

No importa lo poderoso que seas, al final la Justicia siempre llega. Eso sí, a veces demasiado tarde y por otros derroteros.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

sábado, 1 de febrero de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: SEXO TOXICO


Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

Siete de cada diez mujeres sufren violencia en El Salvador. 

La estadística es tan fría como contundente y llama a la reflexión.

Puede ser violencia psicológica, física o sexual. No todas lo denuncian, algunas por temor y otras porque ya es demasiado tarde: son víctimas de feminicidios, un término que tristemente ha cobrado mucho auge en los últimos tiempos. 

Algo que por frecuente no deja de sorprender es la cantidad de casos de violación. 

Por ser seres frágiles y vivir en el reino del machismo, las víctimas son presas fáciles de quien se atreva. Y no solo aplica para las mujeres, sino para cualquier ser frágil como niños o personas con capacidades disminuidas.

A veces, cuando se trata de personas del mismo sexo, es más difícil de advertir -y por lo tanto prevenir- una violación o abuso sexual. Es que muchas veces el violador busca aprovecharse de un momento oportuno: un descuido, las cárceles o la condición de discapacitado de alguno, por poner un ejemplo. También se valen del engaño que hace que los violados crean en un principio que su violador les tiene algún cariño y solo buscan amistad. Cuando descubren la verdad ya es demasiado tarde.

Otro aspecto a tener en cuenta son las personas tóxicas, que pueden condicionar nuestras vidas.

En la actividad sexual existen una serie de actividades que engloban los llamados fetichismos. Si son del agrado de ambos en una pareja, de forma consensuada, no necesariamente es malo, aunque para otros parezcan desviaciones de la misma y hasta perversiones. Sin embargo, el problema es cuando el dominante en la relación ejecuta actividades u obliga a desempeños sexuales que lastiman, ofenden y sobre todo no son aceptadas por sus parejas. 

Eso también es inadecuado , por más que el ejecutor no sea un extraño sino su propia pareja. 

Así mismo si la pareja no desea tener sexualidad y es obligada, puede considerarse como violación. 

Por eso es importante detectar una relación tóxica y cortarla de plano. 

Si la pareja no comparte vínculos, como el matrimonio y/o hijos, será mucho más sencillo dejar a una persona porque nos utiliza de una forma sexual que no nos agrada y que nos somete a su voluntad. 

Si hay una relación más formal, será más complicado: se requiere de mucha autoestima y coraje para tomar una determinación así. En una sociedad dominada por el machismo, el ser más débil pasa a ser propiedad del más fuerte y no una pareja que comparte en armonía e igualdad. 

Es bastante difícil cortar estas relaciones tóxicas y suele necesitarse de una consejería y de una parte legal al mismo tiempo.

El sexo suele usarse como método de crueldad, ya que es una forma de demostrar dominio y sumisión a su contraparte 

También puede haber parejas que omiten dar sexualidad o gestos de afectividad de forma consciente para hacernos sentir inferior. 

No obstante, lo más frecuente es que causen dolor y maltrato durante el mismo acto sexual: son sádicos con sus parejas y disfrutan haciéndoles daño. 

Este tipo de fenómeno se da en todos los estratos sociales, pero es más frecuente en las capas de menor nivel cultural. Hay personas que creen que es a lo que tienen derecho o que eso es su parte en la sexualidad, ya que sienten que pertenecen a alguien y no pueden elegir la forma de ser tratadas. 

Desgraciadamente, y sobretodo en las sociedades latinas y países tercermundistas, esto lo observamos con cierta naturalidad. Y ni hablar de las culturas asiáticas, africanas y árabes. En dichos lugares, ni siquiera una denuncia es garantía de nada. Primero por el temor, y además porque suele ocurrir que la víctima se victimice mas , mientras el agresor goza de total impunidad.
Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

sábado, 18 de enero de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: EDUCAR NO ES OBRA DE MILAGROS


Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

En términos de enseñanza, el camino de la búsqueda al sistema ideal está plagado de mitos.

En El Salvador podemos observar claramente dos sectores muy diferenciados. Por un lado, uno obsoleto; por otro, uno demasiado lleno de métodos con falsas esperanzas, dirigidas a formar "niños genios".

Obviamente ninguna de los dos formas es lo ideal.

Todo empieza en casa, pero en los hogares no existe un criterio claro de lo que es educar. Es más, se suele creer que la escuela es la que educa y poco se considera que la misma apoya el aprendizaje más formal y con detalle de los humanos. Sin embargo, es el hogar  el encargado de generar la actitud dentro del aprendizaje. Puede ser pasiva e incluso desdeñosa y satirizada, o activa y deseosa de hacer crecer cualquier área.

Por supuesto, también hay un margen que lo proporcionará la personalidad y capacidad de cada quien, ya que no todos disfrutan lo estudiado o aprendido del mismo modo.

Lo primero que se necesita es darle la importancia a los conocimientos en la conducta  dentro de la sociedad.

Se debe entender que  la forma y amplio bagaje de lo estudiado será observado en relación directa al éxito en el grupo familiar.

En muchos hogares solo piensan en "agregar" volumen e interés poniendo de moda los últimos hitos escritos en las revistas o best sellers sin meditar sobre los mismos, ni mucho menos ejercer un mecanismo que nos haga confiar o desconfiar de ellos.

 De repente, dejamos de consultar a los expertos.

Simplemente nos creemos expertos en cada tendencia sugerida.

Un ejemplo es la estimulación temprana mejorada por una serie de ejercicios que suelen ser repetidos y estudiados con los padres y los niños en las academias de moda.

Este sistema, creado en la década de los 60 por Glenn Doman, está demostrado científicamente que “se trata de un método sin fundamento basado en teorías anticuadas y simplificadas, y que no hay afirmaciones científicas que lo respalden”.

En cambio, lo que sí se debe propiciar es el contacto materno y del resto de la familia en el desarrollo adecuado del niño. Por ejemplo, el habla mediante el mismo succionar de las mamas al alimentarse. No es solo el aumentar la estimulación sino ejercer la misma con amor y constancia.

Sin conocimientos, es fácil caer en situaciones engañosas y dejarse llevar por métodos erróneos, como creer que todo problema escolar -llámese lectura, escritura o matemáticas- sea simplemente un tema de lateralidad. Debe ser estudiado y tratado, pero puede no ser un causante único de un mal aprendizaje.

Durante años, nadie se atrevía a poner en duda la afirmación de que el uso de computadoras ayudaba a que los niños aprendieran más, la consideraban una herramienta clave en la pedagogía moderna.

Incluso de esa teoría surgió un programa mundial conocido como OLPC (One Laptop per Child), donde se distribuyeron millones de computadoras portátiles para los estudiantes de zonas rurales o colegios pobres.

Sin embargo, a la hora de evaluar el impacto quedó claro que no tuvo el efecto deseado. Resultó negativo en el rendimiento en lenguaje y matemática. Para peor, el estudio también reveló que los jóvenes que recibieron las computadoras estudiaban y leían menos, y preferían no hacer las tareas escolares. Los nuevos métodos, sobre todos los que llegan con un envoltorio revolucionario y novedoso; no siempre son lo más recomendables.
 Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.