Mostrando entradas con la etiqueta Columnas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Columnas. Mostrar todas las entradas

sábado, 18 de junio de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: VICTIMAS

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

Es bastante común encontrar en nuestra cultura iberoamericana a personas que se hacen las víctimas y suelen sacar provecho de eso. Mediante el victimismo consiguen ganar la atención de los demás, evitan tomar decisiones, esperando a que otros resuelvan sus problemas. 

Al final consiguen aquello que esperan sin poner esfuerzo de su parte, y como si fuera poco, se sienten cuidadas y apoyadas. Esa victimización se convierte en una efectiva estrategia para querer evadir alguna tarea o rol que no les agrada. Claro, también podrá haber casos que no surgen de esa estrategia mencionada, sino que se trata personas que piensan que sus emociones vienen determinadas por las circunstancias de la vida y a ellos les ha tocado lo peor. 

Aunque simbólica, desde que nacemos, siendo bebés, utilizamos esta estrategia. Empiezan a llorar y no se detienen hasta que alguien llega a consolarlos. Una escena muy común, sobre todo en madres primerizas, es ver a abuelos u otros familiares intervenir debido a que el llanto del bebe "nos parte el alma". Y así se inicia la radiografía de aquel que se queja de todo, para evitar el ejecutar alguna tarea no deseada. 

Por lo general, estas personas tienden a exagerar lo negativo en detrimento de lo positivo. Eso les impide valorar las cosas buenas que les ocurren en su vida. Se preguntan: ¿Por qué a mí? Creen que el mundo está en su contra. Pero saben que eso tiene un beneficio: recibirán atención inmediata, gratificaciones no ganadas y el apoyo de alguien que se compadezca de nosotros. Siempre habrá un alma sensible, un corazón empático para ayudarnos. 

¡Con esta patología nos hacemos las víctimas para lograr nuestros objetivos. Es irónico que esto se de en una sociedad que desvirtúa a las verdaderas víctimas, ya que desde esa perspectiva y del lado contrario se puede acallar a víctimas verdaderas cuando se quejan o expresan una situación realmente importante. 

Eso ha generado una cultura del victimismo, que además puede resultar muy efectiva en ciertos momentos. Veamos recientemente el caso de las celebridades Jhonny Depp y Amber Heard. Ambos se quejaban de ser víctimas de calumnia y no victimarios. En este caso también se puede apreciar como las víctimas y /o victimarios tienden a repetir una y otra vez el patrón sin salir de una relación tóxica.

En todos los grupos suele haber siempre alguien que tiende a hacerse la víctima… y dentro de ese mismo grupo también lo hay quien está dispuesto a salir al rescate. Gente empática y de corazón abierto. Sin embargo, conviene ser prudente y no caer en el juego de la supuesta víctima. 

Cuando una persona pide ayuda a través de la manipulación a veces es preferible no ofrecer ayuda, reforzando la actitud de que consiga lo que se propone por sí misma y piense en cómo se sentirá cuando lo haga. 

Es difícil salir de ese círculo vicioso, puede darse el caso de que una persona entienda su parte en la situación y rectifique por sí misma. Lo ideal es buscar a un terapeuta capacitado, pues muchas veces vemos terapias que yo llamo “De compadres o comadres", ya que le dan la razón al consultante para no perder al cliente.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

viernes, 27 de mayo de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: JUGANDO APRENDEN

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

No hay nada mejor que aprender jugando, porque el niño adquiere conocimientos y experiencias de un modo natural, casi sin darse cuenta. Por eso es importante darles espacios a los niños para que puedan jugar entre sí, ya sea en los parques o en las guarderías. 

A través del juego pueden aprender una serie de actitudes, destrezas, valores, conductas y asertividad que no podrían adquirir solamente entre adultos, y mucho menos solamente con los padres. 

 

Sin embargo también es importante que antes de ponerlos a socializar, los padres tengan la suficiente confianza con la persona que se dedica a cuidarles. Por eso, ante la duda,  recomiendo ponerlos pronto en una guardería, y mucho más si los padres trabajan. Es difícil encontrar personas de confianza y a la vez fidedignas y competentes, por esa razón la guardería es una excelente opción.

 

Igualmente hay que tener ciertos cuidados en una guardería debido a que se están descubriendo muchos sitios inadecuados, pero por tratarse de un lugar donde conviven muchos niños y profesionales se supone que los mecanismos de control son mucho mayores. 

 

Vemos que en El Salvador ni las guarderías ni los parques son opciones totalmente válidas. Por un lado tenemos la escasez de guarderías apropiadas -a menos que sean de pago- o incluso la falta de ellas.

 

Por otro, en el caso de los parques -a excepción de los residenciales privados- donde hay juegos comunes se debe estar pendiente de que una persona adulta no intente agredirlos o interferir  con ellos en vez de sus  hijos  que comparten edad y condición.

 

Pero suponiendo que se superan las barreras y conseguimos que nuestros niños jueguen  con otros niños los beneficios son muchísimos además que la integración en sí misma. 

 

No solo es una manera de alejarlos de los teléfonos y los celulares sino de jugar respetando turnos, sometiéndose a reglas y, si fuera el caso, respetando a la autoridad. 

 

Los niños que pasan la mayor parte de su tiempo usando la tecnología a menudo no son físicamente activos, ni creativos usando su imaginación. El 75% del desarrollo cerebral ocurre después del nacimiento, el juego ayuda al desarrollo estimulando el cerebro a través de la formación de conexiones entre las células nerviosas. Este proceso contribuye con el desarrollo de habilidades motoras finas , gruesas y la sociabilización.

 

Ese tipo de actividades también ayudará a que el niño aprenda a compartir algunas de sus posesiones como los juguetes, algo que los más pequeños naturalmente rehúsan a hacer al principio, y mucho más si los padres los obligan a hacerlo. 

 

En síntesis, hay que hacer que nuestros niños jueguen más a pesar de las limitantes que puedan surgir dependiendo de donde vivan o de su condición social. 

 

Al lograrlo estamos invirtiendo en educación en salud al mismo tiempo. Ya lo dice claramente el informe clínico de la American Academy of Pediatrics titulado El poder del juego: “jugar puede mejorar las capacidades de los niños para planificar, organizar, llevarse bien con los demás y regular sus emociones. Además, el juego ayuda con el lenguaje, las destrezas matemáticas y sociales e incluso ayuda a los niños a sobrellevar el estrés”.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

 

sábado, 7 de mayo de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: MALTRATO VICARIO

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

 

Cuando la actriz Angelina Jolie acusó en público de violencia vicaria a Brad Pitt muy pocos sabían de qué estaba hablando. Sin embargo, celebridades como ella, con actitudes valientes, ayudan a visibilizar problemas que de otra manera permanecerían ocultos o silenciados. 

La violencia vicaria -también llamada maltrato vicario- es aquella en la cual uno de los cónyuges o pareja utiliza a los hijos en contra del otro, ya sea mentalmente, permitiendo maltrato a este cónyuge, o agrediendo a los hijos. En muchos casos, incluso, llegando a violentar físicamente a estos hasta el punto de acabar con su vida. 

Si bien este tipo de violencia está relacionado con el machismo, puede ser utilizado también por las féminas. Es más común verlo en los hombres en contra de las madres y se han dado casos hasta de hombres que han matado a los hijos delante de la madre. Ellos, los hijos, son daños colaterales. El propósito de causar daño a su pareja o expareja a toda costa supera cualquier afecto que pueda sentir por ellas/os.

El término fue usado por primera vez por la psicóloga española Sonia Vaccaro. Adopta el nombre de violencia vicaria porque vicario es, según el diccionario, “aquel que sustituye”. En este caso, se sustituye a una persona por otra para ejercer la acción, en este caso a las hijas o los hijos a quienes se asesina para destruir la vida de la madre, o a quienes se pone en contra de la madre para causarle un daño que en muchos casos lleva al suicidio de la mujer.

Desgraciadamente, con estos tiempos violentos, es cada vez más común ver este tipo de casos. Lo peor es que no siempre es fácil detectarlo fuera del círculo íntimo de la familia. 

Puede ser que se llegue a observar a un posible maltratador de este tipo de violencia como padres que sienten celos del amor de la madre hacia estos u hombres narcisistas. También se ve en hombres que demuestran afecto a los hijos casi solo en presencia del otro cónyuge, etc. 

Los efectos que produce en los niños este tipo de violencia es variado. En los casos más simples, veremos hijos que no tienen límites a los cuales se les permite ser groseros con el otro cónyuge. Se puede observar también dificultades de maduración, angustia, sentimientos de culpa y dificultades para querer al padre agredido. 

Muchos de estos casos permanecen en el silencio absoluto. Desgraciadamente esto será más común cuando se llega a situaciones más violentas. Un ejemplo claro es cuando un hombre amenaza a una mujer con quitarle a sus hijas o hijos, allí está dando signos claros de violencia vicaria.

Casos como el de Angelina Jolie ayudan a que más personas conozcan de qué se trata. De hecho, la actriz ha publicado un libro sobre la violencia vicaria titulado “Conoce tus derechos y reclámalos: una guía para los jóvenes”. Su objetivo es que los jóvenes conozcan sus derechos, al comprobar que los jueces no permitían a sus hijos declarar contra su padre en la demanda por la custodia que interpuso contra Brad Pitt.

Además, Jolie confesó que también fue víctima de un episodio de violencia vicaria por parte Pitt: “Es una causa por la que he estado luchando durante años. La violencia vicaria es común en muchas partes del mundo. Lo sucedido en mi matrimonio me hizo temer por mis hijos”.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

 

sábado, 26 de marzo de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: EL ABURRIMIENTO Y LOS NIÑOS

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos


A veces los padres nos rompemos la cabeza para tratar de llenar los tiempos vacíos de nuestros hijos, de manera que no les quede ningún espacio libre. Tememos escuchar la frase “me estoy aburriendo”. Pero sin saberlo, estamos cometiendo un error. 
Algo es cierto: a los niños les cuesta gestionar su tiempo libre. Por un lado, es propio de la inmadurez, de su edad. Conocen poco sobre actividades que podrían elegir en vez de aburrirse, e incluso hay personas que llaman" vagos'' a niños que aprovechan el tiempo libre para solo leer o para pensar en cosas que no entendemos. 

Como adultos tendemos a llenar sus vacíos, y del resto se encargan los dispositivos electrónicos. Si antes la niñera era la televisión, ahora lo son las computadoras y las tablets. Ni hablar de los teléfonos celulares inteligentes, que proveen entretenimiento y distracción ilimitada: es TV, es radio, es redes sociales, es reproductor de música y la vez es una consola de juego. Todo en un aparatito que sostenemos en nuestra mano. 

¿Pero qué pasaría si en vez de darle una tableta para que no moleste con su reclamo, los padres les enseñamos a divertirse y entretenerse por sí mismos? Es decir, no de darles el entretenimiento servido sino incentivarlos a ser creativos. 

Sin embargo, el “mamá, estoy aburrido” siempre surgirá en algún momento. La razón es que tienen menos preocupaciones que los adultos y también menos responsabilidades. Además, a no ser por el entretenimiento ya mencionado del celular, muchas veces dependen de los adultos y generalmente estos están ocupados. 

En los niños de clase media a alta, los padres suelen llenar ese tiempo con actividades extracurriculares, incluso a veces en contra de la voluntad de sus propios hijos, lo cual provoca frustración de ambos lados. En nuestros países, además, es difícil distraerse en lugares públicos, ya sea por la falta de estos o por la poca seguridad que brindan. 

En realidad, el debate no debe centrarse si es bueno o malo que los niños se aburran sino cómo gestionar mejor su tiempo libre, sin estar atados a esquemas ni horarios. Aprovechar para leer, para meditar e incluso para dialogar con sus padres. 

A veces tienes la impresión de que no se concibe que un niño se aburra, cuando en realidad no ocurre nada si eso sucede. “Se trata de una oportunidad para fomentar la creatividad. No la menospreciemos, es una cualidad muy positiva a la hora de manejarse en el mundo. La creatividad puede ayudar a ser más observador, más comunicativo y resolutivo”, comenta la psicóloga española Cristina de la Rosa Tineo. 

Por supuesto, mucho dependerá de la personalidad y la naturaleza de cada niño: a los más inquietos, ahora llamados hiperactivos, se les dificultará esas actividades de contemplación. 

Ni los videojuegos ni Netflix ni las redes sociales están exentas de provocar aburrimiento: cuando uno pasa tantas horas, casi a modo de rutina, ya pierde la gracia. Al final, una tarde libre, sin ningún programa, puede convertirse en un reto para padres e hijos del que pueden salir fortalecidos.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

sábado, 12 de marzo de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: EXISTE LA PAREJA IDEAL

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

El matrimonio, como institución, está en crisis. Los datos, tan fríos como reveladores, son alarmantes. La gente cada vez se casa menos y se divorcia más. De cada dos parejas que contraen nupcias, una acabará separándose legalmente. El porcentaje de divorcio ronda entre el 48% y el 52% en varios países de Europa, pero trepa hasta el 69% en lugares como Portugal. 
¿Qué ocurre? ¿Por qué cuesta tanto encontrar la pareja ideal?

Al principio todo parece color de rosa, abundan los detalles, domina la tolerancia y la “luna de miel” promete ser eterna. Cada uno hace el mejor esfuerzo por tratar de mantener aquella imagen con la que enamoró a su otra mitad. Pero no siempre será así..

Por eso es importante la compatibilidad en la pareja. No necesariamente tienen que coincidir en todo, pero sí en los aspectos más relevantes para la formación de una familia, aunque esta sea solo ellos dos en caso de que ambos decidan no tener hijos. No está mal que los integrantes de una pareja tengan pasatiempos y amistades diferentes, hasta es saludable. Pero también deben compartir otras actividades y amistades, proyectos y metas, además de respetarse, comunicarse mucho y atraerse física y mentalmente. 

Con el roce y la convivencia diaria es imposible que no haya problemas, no existe la pareja que no los tenga. Sin embargo, la clave es la manera de resolverlos. Eso marcará el destino de la pareja y descubrirá las verdaderas personalidades, para fortalecerla o para hundirla. Nada dañará más a un matrimonio que los problemas no se ataquen ni se resuelven sino que se escondan como la basura bajo la alfombra.

Como si se tratase de la lava de un volcán, eso se va acumulando hasta que estalla. Y esta erupción suele ser caótica, inesperada, devastadora y muchas veces deshace la pareja. Es cierto que en esos casos se puede recurrir a una ayuda terapéutica neutral y tal vez el amor y la razón ganen, pero es mejor no llegar a ese punto porque puede no tener retorno.

Hay algo llamado síndrome de estrés post romántico, un término acuñado en 1986 por el psicólogo Robert Sternberg. Muchas parejas confunden la disminución de esa “chispa característica del amor romántico con la pérdida del afecto, cuando la verdad es que se transforma en amor de compañía, basado en algo más maduro que la pasión”.

Para Sternberg, las relaciones evolucionan desde la pasión al compromiso. “Superada la fase del enamoramiento (12 a 18 meses) la fogosidad no es como antes y en lugar de vivir esa transformación como algo natural otros lo viven como un calvario, que lleva finalmente a la destrucción de la relación”, explica el psicólogo. 

Algunos síntomas del síndrome del estrés posromántico son el aburrimiento, no encontrar validación en nosotros con el otro o con nuestras ideas, deseos de pelear siempre y desacuerdos constantes. Sin embargo, pensar que el concepto de “la media naranja” es simplemente un invento del marketing es erróneo. En todo caso, lo que el marketing hace muchas veces es convertir en media naranja a cualquier limón que se nos cruza en el camino.

 

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

sábado, 12 de febrero de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: JOVENES Y VIRGENES

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

Por estos días, cuando en las noticias reflota el caso del príncipe Andrés de Inglaterra y la denuncia de abuso sexual por parte de una menor edad, surge otra vez el tema de la peligrosa atracción que genera en los hombres mayores por las jovencitas.

Un magnetismo, como en este caso, que puede derivar en un delito. Un cuerpo joven, combinado con cierta dosis de ingenuidad, suele ser una tentación demasiado grande…

Habrá que decir, antes que nada, que eso no es algo exclusivo de los hombres, que también se da -aunque en menor medida- con las mujeres.


Quizás la diferencia es que en las mujeres su parte racional y el envejecimiento corporal -que llega más pronto que el de ellos- las retiene de lanzarse a aventuras en las que es el dinero, y no las cualidades físicas, lo que hará más atractivo a alguien del sexo masculino.

Es cierto que también puede seducir la parte intelectual, pero hay que reconocer que para vivir un amor más completo y complejo no basta simplemente con eso último.

Para algunos hombres tener relaciones con una menor de edad y más aún si es virgen, tiene un sabor único: es degustar de la fruta prohibida. De hecho, la virginidad siempre tuvo un significado singular desde las épocas más antiguas. Esto consta en los libros más sagrados como La Biblia o El Corán. Siempre se ha considerado a la virginidad femenina como algo especial, indiscutiblemente un signo de pureza. Todo lo contrario con los hombres, donde parecería que perderla en su pubertad es sinónimo de masculinidad.

A las vírgenes se les enseña a mantener esa condición todo el tiempo posible -idealmente hasta después del matrimonio- porque se le considera como lo más preciado de una mujer. En muchos casos, incluso se llega al grado de ofrecerlo como un atributo y por ende muchos hombres buscan ser el primero de toda mujer que se les cruza enfrente, esto sin importar su condición, su mente y muchas veces ni su higiene ni procedencia, y mucho más cuando se trata de hombres casados en busca de una presa. 

Últimamente la virginidad femenina se cotiza alto y hay gente que negocia con eso. En el año 2017, una rumana de 18 años se hizo famosa a nivel mundial por subastar su virginidad por 2.3 millones de euros. Sin llegar a esa cifra de escándalo, hay portales de internet situados en Europa que ofrecen ese tipo de servicios. 

Si hay oferta es porque hay demanda… Definitivamente muchos hombres se sienten más machos, gallos en su gallinero o perros en celo. Por desgracia, en esta competencia por desflorar vírgenes también lastiman a muchas jóvenes que sienten luego que nada valen si las abandonan después del acto sexual. En esa búsqueda por la virginidad, tampoco faltan las que lo fingen con unas cuantas gotas de líquido rojo, y a veces pueden engañar con facilidad sobre todo si “el gallito” está pasado de alcohol. 

Hay casos, probablemente los más graves, donde los padres de las niñas vírgenes son cómplices de esta situación. Puede ser porque ellos mismos, por más aberrante que parezca, terminan siendo los primeros hombres de sus niñas. O, igualmente indignante, porque las ofrecen como moneda de cambio para obtener beneficios, ya sea a su patrón o a otros “clientes”. Esto empieza a ser cada vez más común, incluso al grado de que aun los hijos varones “son vendidos" a los tratantes de blancas. Estos casos se dan en los países pobres e infradesarrollados, donde se comercian jóvenes ya sea para la prostitución, la venta de droga y hasta la venta de órganos.

La visibilidad del caso del príncipe Andrés, como también lo fue el caso del abusador sexual Jeffrey Epstein -hay una serie sobre él en Netflix-, deben de servir de lección para la sociedad. Ayudará, sin duda, a demostrar que nadie es impune y da más temor de ser descubiertos. Pero el proceso es lento, y a pesar de todo muchos siguen considerando esos abusos sexuales como pecados veniales, pasatiempos ligeros que no merecen mayor condena.
 

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

 

sábado, 15 de enero de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: EL MONSTRUO VERDE DE LA ENVIDIA

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

De los siete pecados capitales, la envidia quizás sea probablemente el menos grave, pero también el más común.

¿Quién alguna vez no sintió envidia? Es propio de la condición humana. Ver al vecino con un carro nuevo, o ver al compañero de trabajo recibir un ascenso o ver la foto de un conocido veraneando en las playas nos produce una extraña sensación de angustia y deseo.

“Nuestra envidia dura siempre más que la dicha de aquellos que envidiamos”, escribió el filósofo francés François de La Rochefoucauld en el Siglo XVII. Razón no le falta. Si bien no todas las personas tienen envidia, es una característica bastante frecuente en el ser humano. Ven que otro tiene más de algo -no importa el qué- y no se plantean si le ha costado alcanzarlo o no, simplemente piensan que lo tiene sin reparar en los esfuerzos. 

Es casi inevitable compararnos con el resto, y esa competencia siempre saldremos perdiendo y aflorará la envidia por un hecho muy sencillo: habitualmente nos medimos con aquello a lo que aspiramos y no con los que están peor que nosotros. Esa situación nos deja en total desventaja.

Además, a eso hay que sumarle la percepción. “El césped del vecino siempre es más verde que el nuestro”, dice la frase que resume nuestra permanente inconformidad. Con el apogeo de las redes sociales, en muchos casos hay una clara intención de provocar envidia en algunos de nuestros posteos: la foto luciendo espléndida o presumiendo de una buena compañía busca algo de eso. Sin embargo, pocos comprenden que detrás de esas fotografías que generan envidia hay mucha falsedad o realidad prefabricada. Nadie es tan perfecto como parece serlo en Instagram o Facebook. 

No siempre valoramos nuestros logros lo suficiente. En mi caso, soy de las personas que viven siempre tratando de hacer más cosas, pero hay otras que esperan que todo les caiga en la boca y piensan que el que se supera ha sido así, de forma fácil o que todo se dio por casualidad. 

Investigadores de la Universidad de Chicago han conseguido demostrar que “la gente está menos celosa de los demás según pasa el tiempo, y que cuanto más tiempo pasa desde el momento que siente envidia, menos la sentirá”. En el caso del conocido que viaja a la playa , por ejemplo, sentimos más envidia los momentos previos a que se vaya de viaje, anticipando y elucubrando acerca de las experiencias que vivirá, que lo que nos podamos sentir cuando vuelva y el viaje se termine.

En muchos casos, la envidia nos lleva a detestar al que triunfa, a tratar de minimizar sus logros e incluso a ponerle obstáculos. Incluso, lo que es más grave, es que esa envidia puede producirse en los seres que amamos más: padres, esposo, hijos, amigos… Es que el envidioso no hace distinción. Contrarrestar esa sensación de envidia es muy complicado, no hay terapia que lo cure si al menos el envidioso no reconoce que lo es, lo cual no es tan fácil de admitir. 

La única envidia para celebrar es la “sana envidia'', que sí existe. Son aquellos que aceptan que otros tienen cualidades o son aventajados, pero son capaces de sobrellevarlo e incluso alegrarse por ello.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.

lunes, 3 de enero de 2022

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: AÑO NUEVO Y EL COVID

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos

Al principio nos pareció algo lejano, algo que sucedía en una provincia china sin demasiada relevancia. No le dimos importancia. Pero de repente, como si se tratase de una onda expansiva, los contagios del Covid-19 se propagaron e invadieron cada rincón del planeta hasta transformarse en una pandemia de alcance global.

Hoy, casi dos años después, ya se habla de su evolución de pandemia a endemia. Es decir, una enfermedad que no será erradicada y que se volverá tan familiar como la gripe.

En otras palabras, debemos acostumbrarnos al Covid-19 para siempre. Así lo afirman las predicciones médicas científicas. Aún se desconocen las posibles nuevas mutaciones, pero así como nos sorprendieron las variantes Delta y Ómicron le seguirán otras, lo que significa que habrá más vacunas para las nuevas mutaciones. Tercera dosis, cuarta, probablemente quinta… Así hasta que todas las personas estén vacunadas -algo difícil por los movimientos anti vacunas- o hayan padecido la enfermedad, aunque ya se experimentaron casos de contagios por segunda vez. No obstante, las vacunas han probado ser altamente efectivas y reducen la letalidad a porcentajes muy bajos. 

Convivir con el Covid-19 implica adoptar algunos hábitos que pensamos que serían transitorios y que serán para siempre. Primero y principal, el uso de mascarillas. Eso que antes se lo veíamos a apenas algunos turistas japoneses para protegerse del smog hoy es de práctica universal y también llegó para quedarse. Lo mismo que la higiene profunda de manos o el uso de desinfectantes, además de mantener distancia social. Todo ello no necesariamente en casa, pero sí al salir y estar en otros ambientes. 

Deberemos acostumbrarnos a portar la cartilla de vacunación como si se tratase de nuestro pasaporte y estar preparados para someternos a tests invasivos que prueben que somos “negativos”. Por supuesto que la gente tiende a relajarse, sobre todo cuando las cifras de contagio están a la baja, con lo cual se necesitan campañas de concientización para mantenernos en alerta. 

Nadie estaba preparado para un panorama como este, con consecuencias tan letales y con cambios de hábitos tan repentinos al punto que para buscar algo parecido haya que remontarse hace un siglo atrás. Si bien muchos se han adaptado y conviven con la pandemia, también es cierto que el daño psicológico -por no mencionar el económico- ha sido grande después de meses de confinamiento obligatorio. 

Mucha gente lo ha tomado por mal, especialmente los oposicionistas. Son aquellos que están en contra de las vacunas y tratan de sumar adeptos. Precisamente los que no quisieron vacunarse son los que más están muriendo, ya que sin inmunización son víctimas fáciles de las nuevas variantes. Y todavía podría ser peor para ellos. 

Así como alguna vez el 11 de septiembre -con el atentado a las Torres Gemelas- nos cambió la forma de viajar y ahora ya nos acostumbramos que antes de abordar un avión hay que someterse a un exhaustivo control de seguridad, lo mismo sucederá con el Covid. Tendremos que convivir con él, habrá que vacunarse más veces y cada año, y se volverá una rutina que ya no cuestionaremos. A los niños se les vacunará según vayan creciendo y formará parte de un programa de vacunación como se hace para enfermedades como la poliomielitis, tuberculosis. Para los adultos, será igual como en muchos países cuando cada invierno todos reciben la vacuna contra la influenza.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.