Mostrando entradas con la etiqueta Columnas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Columnas. Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de octubre de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR. EL CRIMEN VISTO DE REOJO: INCESTO

El incesto es un crimen mucho más común de lo que se cree. Someter a una relación sexual -o incluso el abuso- a personas de nuestro propio círculo familiar se da con una frecuencia alarmante y en todo tipo de estratos sociales. 

En muchas culturas se ha considerado que los parientes, especialmente los hijos, son parte de nuestro patrimonio. Por lo tanto pueden ser “utilizados" como si de una posesión se tratara. Entre las tipologías podemos observar que algunas son de poder, otras de derecho sexual, de posesión, otras de seudo-pareja o incluso de buscar en los niños del núcleo familiar lo que creen que no obtienen de sus parejas.

También es propiciado por vivir en espacios muy pequeños, por el hacinamiento y, sobre todo, por falta de cultura y respeto sobre los seres humanos más desprotegidos. 

En Estados Unidos, cada minuto es violada una mujer, organismos feministas calculan que una de cada cuatro niñas en el rango de 0-12 años ha sido víctima de incesto. En México, 7 de cada 10 agresiones sexuales son cometidas por conocidos, el 35% de ellas por familiares. Cifras que asustan.

El proveedor, que solía ser el hombre, era visto como una especie de Dios, de poderoso e irrefutable al que todo se le permitía. Algo ha empezado a cambiar. Coincide, además, con que las mujeres han entrado a la economía y a empezar a ver por sus derechos que este papel autoritario ha sido cuestionado. En países como China, Japón y Rusia, por citar tres ejemplos, las relaciones incestuosas no están penadas pero el matrimonio civil tiene restricciones.

Hay muchas mujeres que dan mucho valor a una pareja, aunque sean ellas quienes lo mantienen. Existe, incluso, una modalidad de incesto que consiste en ofrecer al patrón de latifundios a nuestras hijas y se justifica que el primero debe ser el padre que la ofrece. 

No es tan sencillo detectar un caso de incesto en la familia. Existen pactos de silencios preservados por los que creen que es un derecho del proveedor hasta los que callan por vergüenza y miedo. Por otro lado, la autoridad no da muchas salidas, ya que en el mejor de los casos aislarán a la víctima del medio, pero solo para caer en las tutelares u hospicios en donde tampoco existen buenas condiciones. 

Todo esto, obviamente tiende a condicionar la armonía familiar. Pero solo a veces. En otros, no influye para nada el hecho, ya que los integrantes echan un velo de oscuridad sobre el asunto y es como si no pasara nada. Es decir, no se habla de él, por lo tanto no existe.

Por eso es más duro para las víctimas. El incesto puede darse entre hermanos, primos o cualquier familiar que aprovecha una situación de indefensión de sus víctimas. A veces, en nombre de la armonía familiar es que se le hace callar a la víctima, que incluso queda con una extraña sensación de culpabilidad. 

Las consecuencias en el abusado son variadas y complejas: mucha tristeza, baja autoestima, culpabilidad, depresión, problemas para dormir y regresiones a etapas más tempranas, como volver a orinarse en la cama o chuparse el dedo. También suelen autolesionarse, llegando incluso a manifestar el deseo de no vivir e intentar quitarse la vida. 

Aún si se tratase de la relación con un padrastro o si la víctima es un hijo adoptivo, si bien no puede describirse como incesto, la situación es igualmente condenable. Puede que no lleven la misma sangre, pero la falta no por eso es menos grave. El círculo familiar, ese núcleo que debería estar protegiéndole, es el caldo de cultivo de las vejaciones. 
 
Hay muchas parejas que prefieren hacerse “los del ojo pacho” para no perder al depredador prefiriéndolos por sobre sus propios hijos. En el país ya se han dado casos de niñas que han sido echadas de su casa por sus madres debido a que el padrastro las ha abusado, e incluso embarazado, aduciendo que han tenido conductas provocadores imposibles de resistir por los depredadores. 

El incesto es un crimen y debe detenerse, aunque para eso se necesite mucho valor. Hay víctimas, hay victimarios, pero también cómplices. 
Acerca de la Dra. Mendoza Burgo 
Consultas on line 
www.dramendozaburgos.com 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España. 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma. 

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador. 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.  

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad. 

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro. 

sábado, 10 de octubre de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: IDENTIDAD: COMO SE FORJA



Varias veces me han preguntado por la identidad, sobre todo si ésta ya viene incorporada a nosotros y es inalterable o, por lo contrario, si la vamos construyendo en el camino. Definitivamente, nuestra identidad cambia y se va modelando con todas las interacciones que realizamos con el ambiente, con otras personas y con todo aquello que introducimos en nuestras mentes. Por eso, al final, termina siendo un rasgo único, un sello inequívoco que nos identifica.  

Una cosa somos al nacer, y otra en lo que devenimos… Ya lo explicaba el escritor colombiano Gabriel García Márquez: “Sus madres los alumbran: la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez, a modelarse, a transformarse, a interrogarse (a veces sin respuesta) a preguntarse para qué diablos han llegado a la tierra y qué deben hacer en ella.”

Sin duda que una persona que está aislada será menos flexible de mente que alguien que explora más el mundo. Es así como lo que se aprende en la enseñanza formal de cada país incidirá en el crecimiento de la identidad tanto individual como social. 

Sin embargo, otros factores -especialmente culturales- acabarán cincelando nuestra identidad particular hasta convertirla en única. “Nadie puede bañarse dos veces en el mismo río. El río fluye constantemente y nosotros cambiamos inevitablemente con él”, escribió Heráclito. 

Es evidente que influye pertenecer a una determinada etnia o grupo socio-cultural, al menos en el aspecto nuclear. Porque si un individuo de una etnia es criado y crecido en un ámbito diferente, irá forjando su identidad como un nuevo producto híbrido entre su cultura original y la cultura social en la que está inmerso. 

No es lo mismo un paquistaní que nunca ha salido de Karachi a otro connacional que se crió y estudió en Inglaterra. Tampoco será igual la identidad de un salvadoreño que vive en una zona rural a la de otro que decidió emigrar y que ha vivido fuera de su país por más de una década. 

Como individuos podemos tener una identidad individual, que será regulada por la identidad social imperante en donde nos encontramos. Por ejemplo, en la cultura latina no se ve tan mal conducir en estado de ebriedad. Sin embargo, en otros países es altamente penalizado ya que se considera que un ebrio al volante es una potencial arma de destrucción. Por eso a los latinos les cuesta entender que en países sajones esto sea una grave infracción.

Eso sí, los latinoamericanos tenemos un sentido fuerte de pertenencia. Pero en países pequeños como el nuestro, en donde los gobiernos no se han preocupado de hacer crecer este sentido de pertenencia de manera adecuada, puede que sea menor. Por ejemplo, a los salvadoreños les será más fácil aclimatarse a otras nacionalidades con un arraigo más fuerte. Podemos sufrir también una crisis de identidad, y dependerá de nosotros que imitemos o rechacemos esos aspectos de nuestra identidad original. La identidad es mucho más un carnet, un pasaporte o un DUI que contiene los datos personales. Somos lo que representamos. Ni más ni menos que nuestro ADN.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades. 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro. 

sábado, 26 de septiembre de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: DE PROFESION INFLUENCER


Cuando uno está rellenando un formulario electrónico y llega al ítem “profesión”, un amplio abanico de opciones aparecen en el menú, desde médico a abogado, desde contador a sacerdote, desde ingeniero a profesor… Sin embargo, en ese enorme listado no aparece aún el término “influencer”, la profesión de moda. ¿Qué son los influencers? Pues son personas, generalmente jóvenes, que conocen muy bien lo tecnológico, el manejo de redes y el uso de cualquier App digital para crear ilusiones, situaciones, formas de conducta y de vestir. Son personas que influyen, o que intentan influir al resto, condicionando sus gustos y sus consumos. Marketing digital le llaman.

La mayoría crean ilusiones, viven de su imagen y aparentan tener una gran autoestima. Se venden como inteligentes, elegantes y muchos incluso se arriesgan y hasta pierden la vida tratando de tener un número de seguidores. El número de followers es fundamental. A mayor cantidad, mayor alcance… Y por lo tanto mayor cotización. En ese juego, atrapados por sus publicaciones, caen generalmente idealistas e ilusos que desean copiar y admiran a estos influencers que les marcan tendencias y tratan de imponer modas.

Más de 20 millones de personas trabajan como influencers en todo el mundo. Son muchos, pero no todos pueden dedicarse. Lo que sobran son aspirantes. Obvio: se gana mucho dinero y se trabaja poco, además de que no se necesita un título universitario. A veces ni siquiera es necesario saber escribir sin faltas de ortografía o errores de puntuación, ya que un community manager lo hará por él. Cada publicación tiene precio, y poco importa si algunas veces esos mensajes son engañosos.

En un mundo donde muchos jóvenes sueñan con tener dinero fácil y pronto, el rol de influencer se cotiza alto. Pero para eso se necesitan seguidores en las redes, y eso -a menos que sea un personaje muy famoso-, y eso se consigue con escándalos, fotos provocadoras o información engañosa.

Es evidente que los medios están haciendo a los jóvenes cada vez más fatuos. Los países y gobiernos hacen cada día más difícil destacar y ganar dinero de forma adecuada. Es decir, a través del esfuerzo, la perseverancia, el estudio y el ahorro. Veamos, una señorita con escote profundo -ya con un nombre en los medios de comunicación- ganará más dinero con un solo post en Instagram promoviendo una bebida que una cajera de un supermercado en un mes entero de salario.

Nos inundan con anuncios, y ahora también con posteos en las redes, de lo que se puede comprar y la gente no tiene aparejados sus deseos con su poder adquisitivo. Nos hacen envidiar a los que tienen, ya que lo gastan de forma desmedida. Claro, a ellos no les cuesta obtenerlo. ¿Pero qué clase de influencia positiva pueden ejercer las Kardashian? Una de ellas, por ejemplo, se hizo famosa por publicar un video sexual de ella y su novio. Pero somos, en general, muy influenciables. Nos hacen ver todo fácil, bonito y lujoso, pero vivimos en otra realidad.

Lo peor de todo es que no solo nos influencian para comprar una u otra marca de productos, sino que nos llevan a imitar retos peligrosos y estilos de vida que nada tienen que ver con nosotros. Aunque no sería extraño que pronto comience la decadencia. Según un estudio de Bazaarvoice en Europa, la mitad de los consumidores están cansados de los mensajes repetitivos y de baja calidad que publican los perfiles más seguidos en las redes sociales. Cuatro de cada cinco usuarios confía más en la opinión de un cliente anónimo que en un influencer. Cuando el público sabe que el personaje se mueve por dinero, la publicidad deja de funcionar.

Yo me permito dudar de los influencers. Si fueran gente buena y transparente no serían influencers sino aburridos y poco populares. Hay algunos, como Kim Kardashian, que está buscando ser tratada mejor en medios por sus detractores, entonces organiza eventos y ayuda a alguien a salir de prisión o dar algún discurso legal. Pero lo que realmente les vale es el dinero que han hecho y el poder que este dinero les da.

No tengo dudas que hay personas que realmente influyen en la vida de los otros, pero seguramente no serán ni tan famosos ni se hacen llamar influencers. Simplemente aplican la educación, los valores y la comunicación para dejar su sello, y ahí poco importa si tienen 800,000 seguidores en Instagram o si son lo suficientemente cool para lograr 400k likes en un par de horas.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades. 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después. 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro. 

sábado, 12 de septiembre de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: PAREJAS Y CONFLICTOS: "CUANDO EL AMOR NO BASTA "

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos 

Consultas on line


Aunque las estadísticas puedan ser contradictorias, la sensación es que cada vez vemos más parejas que se separan o se divorcian.

Quizás todavía tengamos presente aquella suntuosa boda a la que fuimos invitados, pero de ese derroche de felicidad solo queda el recuerdo plasmado en un video o en las fotografías, porque ante la primera crisis seria el matrimonio no pudo resistir. Y el “hasta que la muerte los separe”, pronunciada por el sacerdote, se volvió volátil y endeble. 

 

Es cierto que no todos los conflictos de pareja terminan en separación, pero los nubarrones a lo largo de la vida conyugal son casi inevitables. En todo caso, será la madurez de la pareja lo que los mantenga a flote.

 

Según cifras recientes que publica la revista Time, en los años 70 y 80, el índice de divorcio en Estados Unidos llegaba hasta el 50% de los matrimonios, y en la actualidad ronda el 40%. Ahora nos divorciamos menos, pero probablemente sea porque muchas parejas ni siquiera llegan a casarse y prefieren la convivencia.

 

Una de las principales fuentes de conflictos radica en el poco conocimiento de uno y otro. Durante la época de noviazgo se procura “ocultar" los defectos y “potenciar” las virtudes de cada uno, pero así se proyectan falsas personalidades o actitudes.

 

En realidad, lo que están viendo es una versión mejorada, elaborada con mucho esfuerzo, pero insostenible en el tiempo. Tarde o temprano aparecerá la verdadera personalidad de cada uno y el otro puede sentirse engañado.

 

También es bastante común pretender corregir a la pareja hasta convertirlo en algo que no es. Esto va desde intentar cambiar problemas de alcohol o drogas, ser muy enamoradizo, que lea más… El ideal es aceptar a la pareja con sus más y sus menos, tal como es. 

 

Otros aspectos que generan roces es la parte del manejo de los gastos, la monotonía, de cómo será la crianza de los hijos y a veces, incluso, si los tendrán o no.

 

Amparo Calandín, psicóloga española, cree que "una buena situación económica actúa como paliativo de muchos problemas”. Y lo fundamenta: “Si una pareja tiene posibilidad de pagar ayuda en casa, un buen colegio, disfrutar de unas buenas vacaciones, y solucionar el tema de la vivienda, todo será más fácil. También es cierto que si la relación entre los miembros no funciona, no hay dinero que lo arregle".

 

También influye si son de diferentes religiones. Aun en los aspectos que parezcan iguales, pueden terminar por aburrirse.

 

Hay una etapa de enamoramiento ciego, algo así como una “luna de miel”, en que todo parecerá perfecto… Pero ese efecto se va diluyendo. A menor edad y menos experiencia, mayor será la etapa de ceguera.

 

Un elemento que puede ocasionar conflictos constante son los celos, sobre todo en personas que los llevan al extremo y desconfían absolutamente de todo. Además, hay personas que eligen parejas muy atractivas y poco estables, pensando que en el camino cambiarán su forma de ser y aquellos cuyos celos no terminan aun cuando la pareja, vive una vida reclusiva.

 

La llegada de un bebé puede provocar un vuelco importante en la relación. En un principio podría parecer que mejora, pero si -y sólo si- al menos había un deseo de tener un hijo. De lo contrario, lo más probable es que se rompa totalmente la pareja.

 

No existe una pareja que no haya tenido conflictos, el tema es cómo los han superado.

 

A veces, un capítulo cerrado es un paso gigante a la maduración como pareja. En otras, sin embargo, es un antecedente que queda flotando y que no se resolverá a menos que hagamos algo drástico.

 

Esto tiene bastante que ver cuando esperamos demasiado de la relación o incluso cuando la idealizamos, a tal punto de pasar del amor al odio sin escalas.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

Consultas on line

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

 Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro. 

sábado, 15 de agosto de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: SEXUALIDAD

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos 

Consultas on line

 


 

Desde siempre, hablar de sexo ha sido un tema tabú y aun ahora que la sociedad se ha vuelto más amplia y libre todavía nos cuesta derribar esa barrera. Peor aún es más difícil cuando nos referimos a nuestro entorno y el de nuestros hijos. 

En las sociedades primitivas la conducta con el sexo era más bien como los animales: acceso según la demanda.

 

Sin embargo, a medida que el hombre evolucionó y empezó a mostrar más pudor en la vestimenta, de igual manera la función sexual se volvió más recatada, pero no así disminuida. 

 

El hombre busca a la mujer de una forma más compulsiva que ésta. A ellas se les educa en el decoro, lo cual lleva aparejado más sexualidad por fuera de los hogares en el hombre.

 

Las mujeres inician su libertad sexual al inicio del descubrimiento de los métodos contraceptivos, la revolución sexual y el auge de las mismas entre parejas de iguales. 

 

Se ha logrado cierto equilibrio, aunque el hombre -de forma machista y para tener más control contra su entorno de mujeres- sigue tratando de mantener el status quo. 

 

No hay que confundir revolución sexual con conducta sexual compulsiva o adicción sexual. 

 

Esta puede comenzar con la práctica de la masturbación y/o ver pornografía. El sexo tiene un complemento de placer, que además en su paroxismo es altamente relajante.

 

Ese proceso puede dar incluso problemas entre las parejas sexuales, ya sea porque aún no hay compromiso o porque la pareja no puede mantener la demanda del obseso sexual. Muchas veces llegará a usar fármacos para exacerbar su respuesta sexual que le produce placer y relajación o disminución de sus tensiones y ansiedades. 

 

Muchas veces  esta conducta se vuelve tan obsesiva que se socializa menos y además empiezan a aparecer culpas generadas de la exigencia de otras ocupaciones y/o personas. Empieza, entonces, un círculo de placer-culpa debido a que la actividad ya le produce demasiados problemas.  Otro caso de problemas en las relaciones sexuales es cuando estas son a la distancia o sea la pareja, por alguna razón están separados. El sexo es un acto físico, por lo tanto es complicado manejar una relación sexual estando distante geográficamente.

 

Con la tecnología actual hay personas que utilizan teléfono y computadoras para intercambiar sexualidad, pero en la medida que el amor y la compenetración se hacen cada vez mayores, más necesidad habrá del componente corporal. 

 

Nos han criado con muchos tabúes y sensaciones de culpa en toda nuestra crianza, sobre todo en la medida que pertenecemos a una práctica religiosa y muchas veces porque esta cultura  se conjuga con abusos sexuales que marcan al individuo vejado, como culpable de haber sido abusado. 

 

Un gran ejemplo de esto son los sacerdotes que ejercen pederastia o cualquier relación sexual y que la justifican aún ante el propio perpetrado, como debido a que son muy seductores y les han hecho pecar. 

A veces es imposible llegar a tener relaciones sexuales normales con aparecimiento de frigidez o dificultad para excitarse y tener orgasmos, dificultades de eyaculación, que se precisa realizar  una asesoría sexual y de parejas.

 

Pero aún en la sexualidad más sana la consejería puede venir bien,  más aún en los casos de los problemas expuestos con anterioridad. La terapia también es recomendable cuando hay conductas impulsivas y en general siempre que se tenga la sensación de que algo no está bien.  

 

En estos tiempos, buscar al sexo opuesto es todo un desafío puesto que hay que socializar en un mundo cada vez más lleno de personas que no se conocen entre sí o en una sociedad en la que todos “los casaderos” ya están" casados". 

 

En ese sentido, las apps de citas son una excelente solución. Y cuando más serias y más datos sinceros se pone en los perfiles, mejor. 

 

Recomendación: no iniciar contactos personales ni dar informaciones de domicilio ni teléfono hasta tener un conocimiento más real y personal, se suele recomendar iniciar  este conocimiento  en espacios abiertos y donde haya muchas personas en caso de que un miembro haya dado información falsa o intente sobrepasarse. Siempre buscar sitios públicos, al menos en los primeros encuentros y hasta establecer un marco de más confianza.

 

En general  más allá de los tabúes, es importante una buena educación sexual. Una persona bien informada crea a alguien más capaz de saber cuidarse a sí mismo y tomar decisiones apropiadas. 

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

Consultas on line

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

 Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro. 

sábado, 1 de agosto de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: LA GOLPEADA CLASE MEDIA

Por Dra. Margarita Mendoza Burgos 

Consultas on line

 

Si la clase media ya venía tambaleándose antes de la pandemia del coronavirus, esta crisis global va camino a convertirla en su protagonista más vulnerable, con consecuencias letales en todos los sentidos.

La clase media, las más activa de todos los estratos sociales, ha sido siempre la que sostiene a la economía, los valores y las actividades de los países.

 

Los ricos (clase alta), por el poder que ejercen, pueden evadir muchas acciones que no desean que les suceda. Y los pobres (clase baja) no están en posición de dar -ni en capacidad ni en deseo-, pues la cultura les ha otorgado un rol de vivir del proteccionismo del Estado, que de alguna manera utiliza esta clase para generar movimientos a favor del Estado u organizaciones que dependen del estado de alguna forma.

 

En otras palabras, la clase media juega un rol vital. Por ejemplo, se preocupa por controlar el número de dependientes por hogar, es decir que utiliza más los servicios de planificación familiar.

 

La clase baja, salvo excepciones, no tiene control de los nacimientos, ya sea por falta de recursos, machismo y poco sentido de responsabilidad hacia su progenie. Esto, sobre todo, se observa en los varones o parejas parentales. De hecho, hablar de pareja parental en las clases menos favorecidas es utópico, ya que generalmente vemos a la madre sola que es embarazada por diferentes parejas, teniendo las madres una búsqueda incesante de un hombre que se quede en el hogar, algo difícil, ya que ellos suelen ser aves de paso que dejan hijos regados por todas partes.

 

El Estado debería incentivar los métodos de planificación familiar y sobre todo el cambio de pensamiento cultural de aquellas que piensan que un hombre en su vida es básico, por más que sea un irresponsable.

 

Todavía prima el pensamiento del hombre de que debe dejar huella de que estuvo allí embarazando a las mujeres. Eso solo se consigue erradicar con educación, y muchas veces es a lo que menos acceso tienen las personas de este estrato social. Pero ese es tan solo un aspecto que implica el riesgo que millones de personas de clase media acaben perdiendo su estatus para caer en la grada más baja.

 

Nada más lejos de aquella frase que inmortalizó Aristóteles y que decía que “la comunidad política más perfecta es una en la que la clase media está en control, y supera en número a las otras clases”.

 

A la hora de buscar factores del declive de la clase media hay que mirar hacia arriba. Sin duda la gran responsable es la clase dominante y rica, que se ha vuelto cada vez más ambiciosa. Ellos preparan a sus hijos para ser ejecutivos -sobre todo vigilar- de sus empresas mientras tienen a personas realmente preparadas a su cargo y que reciben sueldos ínfimos y desalentadores.

 

Asimismo, además de la labor de las religiones, incluye el peso de los grupos de poder que propician el crecimiento indiscriminado de la población simplemente para tener una fuerza laboral económica más numerosa, aunque luego algunos terminan siendo vagos o criminales. Actualmente, muchos de ellos acaban afiliados a las pandillas, que son grupos de poder muy organizados que están lacerando aún más a la clase trabajadora.

 

Aunque podríamos localizarla en América Latina, esta crisis de la clase media es global, pasa en Japón, en Estados Unidos, en Europa... Basta ver los números en las estadísticas para darse cuenta.

 

Además, se refleja en hechos muy visibles. Ya los jóvenes no pueden ser independientes y continúan viviendo con los padres, cada vez más es necesario que ambos integrantes de la pareja trabajen y aún así los sueldos no bastan.

 

Y, desgraciadamente, está el endeudamiento de la clase media, que vive con las tarjetas de crédito al tope, en muchos casos para vivir una vida "de ilusión”. Todo lo tienen impagado y probablemente embargado -en caso de que no pueden pagar algo- porque la misma sociedad de consumo los empuja a comprar cosas que nos han vendido como imprescindibles, desde teléfonos de última generación hasta megapantallas, y que obviamente no lo son. Si a eso se le suma el gran aumento del desempleo que generó la pandemia y la recesión que se avecina, el panorama no es muy alentador.

 

Agonizando como está, la clase media sólo podrá resistir esta crisis con la ayuda de los poderosos y el despertar de la educación de las clases más desprotegidas. Se trata de una labor a largo plazo, en medio de tantas urgencias, que nos permitirá tener ciudadanos más conscientes.

 

Se necesita que aporten sus capacidades y riqueza humana no solamente para integrar grupos de control como la Policía, el ejército, sino grupos de personas proactivas que cambien la cultura de sus estratos y estimulen el crecimiento de clase media en las desfavorecidas a través de tener menos hijos y mejor preparados, a través del ahorro y el deseo de lograr mejores rendimientos.

 

A nadie le conviene una clase media en vías de desaparición, pero esto es algo que no se plantean los gobernantes ni los poderosos, mucho menos las clases menos privilegiadas. Quizás cuando se lo planteen sea demasiado tarde. ¿Quiénes sostendrán las economías? ¿Quiénes pagarán impuestos? ¿Quiénes harán llegar a sus hijos a la universidad para servir luego en las diferentes actividades del quehacer diario de los países? El equilibrio social está a punto de romperse, si no es que ya se rompió.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos  

Consultas on line

www.dramendozaburgos.com

 

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

 

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

 

 Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

 

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

 

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

 

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro. 

sábado, 20 de junio de 2020

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: NUESTRA ECONOMIA EN EPOCA DE CORONAVIRUS


Como si no fuera suficiente con la pandemia del Covid 19 y su respectivo confinamiento, el efecto secundario más preocupante es la crisis económica que va dejando en el camino, y cuya recuperación llevará años.

A mucha gente le han rebajado su salario o está agotando sus ahorros, y eso es el mejor de los escenarios.

Otros, los más complicados, han perdido su trabajo o su empresa está al borde de la quiebra. Además del virus, contra todo eso tiene que lidiar nuestra mente. Sobrevivir a la pandemia es solo el primer paso. Luego viene recuperarse económicamente, y para eso se necesita la mejor disposición mental. De lo contrario, solo soñará con las deudas y otros compromisos imposibles de honrar.

No percibir ingresos -o solo un pequeño porcentaje-, al igual que tener un negocio cerrado genera un alto grado de estrés.

Eso es terrible. Los médicos lo sabemos porque trabajamos gran parte de nuestro tiempo de gratis o ganando salarios mínimos. También le sucede a artistas y a otros más.

Actualmente está siendo más doloroso y desquiciante no poder trabajar y ganar dinero para subsistir.

El debate sobre priorizar la Salud o la Economía es el mismo en todas partes del mundo, con argumentos válidos de ambos bandos. Muchos consideran la apertura de la economía un riesgo, pero de todas formas podemos morir si nos infectamos... Al menos así moriríamos en la lucha.

Si bien los problemas económicos siempre son un dolor de cabeza y atentan contra la armonía familiar, los generados por la pandemia tienen un efecto doble o triple.

Por un lado, el confinamiento dispara las tensiones. Por otro, la incertidumbre de una enfermedad inédita y de comportamiento inexplorado imposibilitan ver una salida clara en el corto plazo, sobretodo cuando a una cuarentena le sigue otra y otra...

Ya están habiendo suicidios, robos y actos de violencia que en otros casos no se hubiesen dado.

Quizás esto nos dé una perspectiva de lo que vive la gente de escasos recursos, incluso en tiempos donde no existía la pandemia. Eso sí, esta gente puede ser enseñada a optimizar mejor sus recursos y tener menos hijos o dependientes.

Siempre es fundamental la planificación. En ese sentido, ajustar el presupuesto a la realidad es el primer paso.

Es necesario priorizar gastos, en caso de que sea posible.

Otros, los de menos recursos, estarán obligados a salir a la calle y asumir riesgos. Estamos hablando de gente que no tiene para comer y sale a vender “lo que se pueda” para sobrevivir, aún sabiendo que puede contraer el virus o ser detenido por las autoridades si su argumento no convence a la policía.

La ayuda psicológica siempre es buena, aunque es poco lo que se puede hacer en casos extremos: no puede haber vida sana si la parte vital, la alimentación, no está llena.

Y este es uno de los problemas con que se topa la Salud Mental.

No solo se trata de atenerse a un presupuesto, no topar las tarjetas de créditos, pagar a tiempo y no extralimitarse, también es importante la Salud Mental para culturizarnos y volvernos ciudadanos responsables, padres responsables, hijos responsables… Cada capricho en los gastos influye en todo el entorno familiar y puede ser el detonante de una crisis. Para algunos, sobre todo aquellos con cierto grado de cultura y mucha visión, la crisis puede ser una excelente oportunidad de reinventarse y pensar en nuevos emprendimientos.  

Definitivamente, el dinero es la base de todo. Y la merma en los ingresos que está originando la pandemia en muchas familias puede tener efectos muy nocivos en el hogar.

Desgraciadamente la sociedad cada día es más consumista de cosas innecesarias y nunca estamos bien económicamente. No porque falte, sino porque nos creamos una serie de expectativas enormes en qué gastarnos el dinero antes de ni siquiera tenerlo, todo eso para mantener alta nuestra autoestima. Primero Dios que esta pandemia nos deje teniendo un sentido más profundo de lo que es importante y de lo que vale la pena disfrutar. En definitiva, eso que llaman prioridades.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos
Consultas on line
Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.
Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.