Mostrando entradas con la etiqueta Indignados. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Indignados. Mostrar todas las entradas

sábado, 29 de junio de 2013

Indignados de la Clase C brasileña exigen más educación y menos fútbol

Tomado de esglobal  

  

BRASIL Y LA REVOLUCIÓN 'ESTÁNDAR FIFA'

Por Nazaret castro

Se acabó la paciencia de los brasileños, las clases medias exigen unos derechos todavía ausentes en la sociedad. He aquí las raíces del descontento.   
Brasil ha sorprendido al mundo con una oleada de manifestaciones como no había vivido el país en décadas.  “El pueblo se levantó”, gritan las pancartas. Los indignados brasileños saben que “el futuro es ahora”, como reza otro de sus eslóganes. En un momento en que, como bien saben los brasileños, el mundo entero mira hacia el país que acogerá el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Muchos participantes de la protesta han vivido el proceso “con una mezcla de esperanza y temor”, como explica Alisson da Paz, un vecino de Monte Azul, periferia sur de la ciudad. Alisson recuerda que fueron ellos, los habitantes de las vastas favelas y periferias paulistas, los que iniciaron unas revueltas que ahora quieren capitalizar desde la derecha o las clases más acomodadas. Por su parte, la prensa conservadora, con Red Globo a la cabeza, había comenzado tachando de vandálico el movimiento, pero pasó después a hablar del “descontento general”, en un intento por hacer mella en el Gobierno del Partido de los Trabajadores (PT), a poco más de un año de las elecciones presidenciales. A la luz de la amplitud de su propuesta, parece que Dilma ha captado el mensaje. Pero a pesar de que la presidenta quiso dar respuesta proponiendo un plebiscito que encare una reforma política profunda que dé cuenta de las principales reivindicaciones de un movimiento todavía amorfo, pero real, las protestas continúan.
Alisson forma parte de esa nueva clase media que en Brasil se ha venido en llamar clase C: esos millones de brasileños que, gracias al crecimiento económico sostenido de los últimos años y a las políticas de redistribución de la renta que implementó Luiz Inácio Lula da Silva, han experimentado una clara movilidad ascendente y han conquistado nuevos espacios públicos, comenzando por el acceso a la universidad que garantizan medidas como los polémicos cupos para afrodescendientes. Sin embargo, esas amplias capas de la población todavía no han visto consagrado su acceso a derechos típicos de la clase media.
Más educación y salud y menos fútbol
Así luciría el Maracaná al finalizar remodelaciones para el mundial 2014
Tal y como han comentado decenas de tuiteros en todo el mundo: algo está cambiando cuando miles de brasileños toman las calles para pedir más educación y menos fútbol. No resulta sorprendente si atendemos al impacto social y económico que están teniendo los preparativos del Mundial de 2014, con inversiones por 15.000 millones de dólares (11.000 millones de euros aproximadamente) en infraestructuras. El estadio de Brasilia costará 590 millones de dólares, un dinero con el que, como ha recordado el diputado y ex futbolista Romario, podrían construirse 150.000 viviendas populares. Al igual que los 600 millones de dólares que ha costado reformar el mítico Maracaná carioca.
Estas instalaciones terminarán, muy probablemente, convertidas en inútiles elefantes blancos: los estándares de la FIFA exigen estadios de 70.000 plazas, cuando la media de venta de entradas en los torneos brasileños ronda las mil. A ello se suman los desplazamientos de favelas, consecuencia de las obras. En un país donde más del 40% de los hogares carece de una red de saneamiento digna, muchos comienzan a cuestionarse si el Mundial no se está aprovechando para el beneficio de unos pocos y no de la sociedad en su conjunto. Además, los pobres pagarán, como siempre, la factura más cara. Según el urbanista Carlos Vainer: “los brasileños no están invitados a su propia fiesta”, una celebración concebida a la medida de la FIFA y sus patrocinadores. Es por eso que las pancartas de los indignados brasileños exigen una salud y una educación “estándar FIFA”.
Los 20 céntimos de la disputa
Hay que conocer São Paulo para entender por qué fue un aumento de 20 céntimos de real en la tarifa del transporte público la gota que colmó el vaso de la paciencia de los ciudadanos. En esta ciudad de más de 11 millones de habitantes -20 millones, si incluimos su cinturón metropolitano-, un trabajador de la periferia que gane el salario mínimo -unos 240 euros al mes- puede gastar más de un tercio de su salario en ir de su vivienda hasta el trabajo, en el centro de la ciudad. Gasta 3 reales (algo más de un euro) por pasaje. Un reciente estudio de la Fundación Getulio Vargas ha demostrado que São Paulo es la ciudad del mundo donde el transporte público es más caro en relación con los salarios. Los trabajadores de la periferia soportan dos horas de trayecto en condiciones de absoluto hacinamiento, mientras otra masa inmensa viaja en coche en una ciudad que está, desde hace años, al borde del colapso. Lo que los movimientos sociales han colocado en la agenda es el derecho a ir y venir de todos los ciudadanos.
Claro está, esos 20 centavos fueron apenas el detonante, y no la causa, de las manifestaciones de un cariz mucho más complejo, del mismo modo en que la Ley Sinde congregó a los indignados en la Puerta del Sol madrileña. No es el único aspecto en que la indignación brasileña recuerda a los españoles de 2011: piden cambios políticos profundos y conforman todavía una masa que aglutina reivindicaciones diversas, pero que quiere organizarse. Durante el pasado fin de semana, en ciudades como São Paulo, Río de Janeiro o Belo Horizonte, movimientos sociales de diverso cuño -desde la Vía Campesina a la Central Única de Trabajadores- se reunieron en asamblea para debatir el futuro de un movimiento todavía amorfo y difuso, pero llamado a ser un sujeto político influyente. Por el momento, Rousseff parece haber reconocido esa “energía democrática que viene de las calles”, aunque aún es pronto para saber cuáles serán las consecuencias últimas de un proceso complejo que también quieren capitalizar los sectores más autoritarios.
La primavera brasileña
En el Brasil emergente del siglo XXI la sociedad sigue siendo dual: unos viven como en Suiza y, apenas unos metros más allá, otros como en Ghana. Las contradicciones se evidencian en São Paulo, la ciudad más rica de Sudamérica, la más efervescente y, tal vez, también la más desigual. El país quiere dejar de ser el eterno futuro para ser una potencia del presente, la pobreza y la miseria han disminuido de una forma notable desde la llegada a la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, pero todavía son muchas las desigualdades enquistadas. Esas mismas mayorías pobres que no pueden acceder a los servicios públicos soportan de forma proporcional una carga tributaria mayor que los ricos y las clases medias. Por eso, los indignados también han colocado sobre la mesa el eterno debate sobre la reforma tributaria en Brasil, esa que ni Lula ni su sucesora, Dilma Rousseff, quisieron acometer para no incomodar a las oligarquías.
Algunos ya hablan de primavera brasileña. Anuncian que, por fin, el pueblo brasileño se levantó; el mismo que aún se avergüenza de que los grandes cambios políticos, incluyendo la independencia de la metrópoli portuguesa, fueron consecuencia de acuerdos entre las elites y no de revueltas populares. En el imaginario colectivo se ha instalado la idea de que el pueblo brasileño, agraciado con una paciencia infinita y esa proverbial alegría tropical. No es cierto. Pese a la dureza de las represiones, los pueblos indígenas y afrodescendientes tienen en Brasil una historia de lucha larga e invisible. 

jueves, 20 de junio de 2013

Protestas sociales no ceden en Brasil pese a retroceso en decisión de aumento a pasajes

Tomado de El País  
Miles de personas marchan en Recife este jueves

Brasil vive la mayor protesta pese a la retirada del alza del transporte

El movimiento que logró la retirada de los 20 céntimos en el transporte público convoca su mayor marcha en 80 ciudades del país

Por Francisco Peregil

La mano que tendió el martes la presidenta Dilma Rousseff a las voces de la calle no bastó. La marcha atrás que dieron al día siguiente las alcaldías de Río de Janeiro y São Paulo para retirar la subida de los 20 céntimos de real (0,07 euros) en el transporte público, tampoco fue suficiente. Hasta 14 capitales y decenas de municipios han revocado en Brasil las subidas de los billetes. Pero nada de eso sirvió para deteneruna marea de más de medio millón de personas que paralizaron el jueves por la noche las principales ciudades de Brasil. La cifra es muy superior a la de 230.000 personas del pasado lunes. Y en aquella ocasión ya se había batido el récord de asistencia a manifestaciones de agosto de 1992 contra el presidente Fernando Collor de Melo, quien terminó abandonando la presidencia al mes siguiente.
Tan sólo en Río de Janeiro se concentraron unas 300.000 personas, el triple que en aquella jornada. Y en São Paulo fueron 110.000; en Recife, 52.000. Empezaron todas de forma muy pacífica, pero quedaron empañadas por brotes de violencia. En Río, Porto Alegre, Salvador de Bahía, Campinas, Bélem y Brasilia, la policía tuvo que reprimir a varios grupos de radicales. En el municipio de Ribeirao Preto, a 313 kilómetros de Sao Paulo, murió atropellado un manifestante de 18 años. En Brasilia, los agentes antidisturbios recurrieron a gases lacrimógenos para impedir la toma del Congreso. Horas después, la policía atajaba también la invasión y el intento de incendio del Palacio Itamaraty, sede del ministerio de Exteriores, diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer.
A diferencia del lunes, cuando en todas las protestas se escuchó un reclamo preciso y concreto en boca de la mayoría, esta vez no surgió ningún elemento unificador, ningún cántico que primara sobre todos los demás. La corrupción, el exceso de gastos en el Mundial de 2014, la educación, la salud… Todas esas cuestiones se reflejaban en las cartulinas de los manifestantes. Pero ninguna reinó sobre la otra. Si hubiera que escoger un rasgo más o menos genérico ése sería el rechazo a la presencia de los partidos mayoritarios.
Fracasó el intento del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) de unirse a lo que pretendía ser una jornada festiva. En São Paulo, unos cien militantes del PT tuvieron que abandonar la protesta después de soportar durante más de dos horas insultos, la quema de una bandera del partido y agresiones físicas, informa María Martín.
La incertidumbre ante lo que puede suceder en los próximos días es tan grande que la presidenta, Dilma Rousseff, decidió cancelar un viaje a Japón que tenía previsto emprender el próximo lunes y convocó una reunión de emergencia para el viernes.
El Movimiento por el Pase Libre (MPL), el grupo que convocó todas las protestas, consiguió su objetivo de revocar las subidas. Pero laa victoria de la calle suscitan ahora nuevas preguntas difíciles de contestar. Ahí van algunas.
¿Qué hará el Pase Libre a partir de ahora? De momento, no perder el espacio que ganaron en la calle. Sus miembros llevaban días preparando una mega manifestación para el jueves 20 de junio. El objetivo era movilizar a un millón de personas. Así que, en cuanto las autoridades de São Paulo anunciaron el miércoles su marcha atrás, los 40 miembros orgánicos de este grupo en São Paulo se reunieron en el bar Abolición, cerca de la alcaldía, y cantaron la Internacional socialista para festejar la noticia. Tenían claro que la manifestación del jueves seguiría en pie.
Otra cosa quedó clara: seguirían luchando por el que ha venido siendo su gran objetivo desde la fundación del grupo en 2005: el acceso gratuito al transporte público. ¿Y cómo? En las redes brasileñas predomina una pregunta: ¿Cuándo será la próxima marcha? Muchos de los participantes en foros se inclinan por cederle esa decisión al Pase Libre. Pero el Pase Libre sólo decide la próxima fecha después de cada manifestación.
¿Durante cuánto tiempo continuarán teniendo tanto éxito las protestas? De momento, nadie podría arrojar con un mínimo de rigor una respuesta a esa pregunta. Pero ahí va una hipótesis: “Durarán, probablemente, hasta que se termine la Copa Confederaciones; o sea, hasta el 30 de junio”, indicó una fuente del Ayuntamiento paulista.
¿Con la bajada de tarifas, ganó el pueblo o el populismo? El miércoles por la mañana, seis horas antes de anunciar la retirada del aumento en el transporte público deSão Paulo, el alcalde de la ciudad, Fernando Haddad (del Partido de los Trabajadores), declaró: “La cosa más fácil del mundo sería contentar a la gente a corto plazo. Y tomar una decisión de carácter populista sin explicar a la sociedad las decisiones que uno está tomando”.
¿De dónde saldrá el dinero para subvencionar la revocación de las rebajas? Si ya eran difíciles de responder algunas de las preguntas anteriores, ésta se lleva la palma. En la letra pequeña del cheque tan generoso que las autoridades han extendido a los ciudadanos aún no aparece la respuesta. “Queremos que salga del lucro del sector privado”, se indicaba en una página que convocaba ayer en Facebook a la manifestación de Río.
Pero eso es precisamente lo único que hoy en día parece claro: el dinero no saldrá del sector privado. El gobernador de São Paulo ya advirtió el miércoles: "Vamos a tener que cortar inversiones porque las empresas (concesionarias) no tienen cómo asumir (los gastos de la suspensión del aumento)". El alcalde Haddad ya había avisado: “Estas decisiones traen su impacto. Existen peticiones de guarderías, hospitales… Demandas de las más variadas en la ciudad”. Y el miércoles añadió, sin dar más detalles, que abriría un debate con la sociedad para calcular las implicaciones de la revocación.
“La respuesta a esa pregunta es compleja”, admite el economista Caio Tendolini, quien participó en las últimas manifestaciones. “Pero cuando el alcalde habla de la salud y la educación trata de segmentar a la sociedad”. “En cualquier caso”, añade Tendolini, “la decisión ha de tomarse de forma transparente”.
¿Cómo afectarán las protestas a las presidenciales de 2014? Una encuesta oficial efectuada entre los días 8 y 11 de junio, cuando aún no se habían producido las manifestaciones masivas del lunes 17, reveló que la popularidad de Dilma Rousseff había caído ocho puntos, del 65% al 57%. La causa principal era el aumento de la inflación. Tras el inicio de las primeras protestas, Rousseff tardó diez días en referirse a ella. Pero después, tendió la mano a los manifestantes y su intervención fue decisiva para bajar las tarifas. El hecho de que el partido opositor PSDB también haya sufrido el desgaste con los excesos de la represión policial en São Paulo, podría beneficiar al Partido de los Trabajadores.
Las elecciones presidenciales están previstas para dentro de 15 meses, una eternidad en política. Para esa fecha, seguramente, los políticos brasileños seguirán con mucha más atención lo que se cocine en las redes sociales.

martes, 14 de agosto de 2012

Sánchez Cerén deja terremoto político a funcionarios estadounidenses que lo recibieron

Tomado del HuffPost Voces

 Por David Ramirez

Tormenta política tras visita de candidato

 presidencial de El Salvador a EE.UU.


NUEVA YORK .- Aunque Salvador Sánchez Cerén, vicepresidente y candidato presidencial de El Salvador, ya regresó a su país, la visita que hizo a Estados Unidos continúa generando reacciones en medio de una tormenta que amenaza la carrera política de varios funcionarios de Nueva York que se reunieron con él.

El ex comandante guerrillero y ahora candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), es acusado de una matanza de civiles durante la guerra civil y de haber celebrado los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos. El escándalo se produce a menos de un mes de conmemorarse el décimo primer aniversario de los ataques terroristas.

Conforme fue divulgando el récord de Sánchez Cerén, la indignación fue creciendo. Este lunes, decenas de manifestantes se concentraron frente al edificio del concejo de Freeport, Long Island para condenar al alcalde Andrew Hardwick, al ejecutivo del condado de Nassau Edward Mangano y a los congresistas republicanos Pete King y Francis Becker, entre otros funcionarios que comparecieron con el vicepresidente y candidato presidencial salvadoreño en varios actos públicos la semana pasada.
Portando carteles que exigían entre otras demandas, la renuncia de los funcionarios, rechazo al terrorismo, transparencia y que se dignifique la memoria de las víctimas del 9/11, los manifestantes marcharon frente al edificio municipal ante la atenta mirada de la policía.

La concejal de ascendencia dominicana Carmen Piñeyro dijo estar consternada por el homenaje que recibió Sánchez Cerén quien "tiene historial criminal y es terrorista al celebrar los ataques".

De acuerdo a la cancillería salvadoreña, el vicepresidente Sánchez Cerén viajó a Nueva York en visita oficial invitado para tomar parte de las celebraciones del Día del Salvadoreño Americano que se celebró el 8 de agosto y en cuyos actos recibió las llaves del condado de Nassau y una bandera de Estados Unidos.

Las relaciones bilaterales Estados Unidos-El Salvador se han consolidado bajo la administración del presidente Mauricio Funes. El presidente Barack Obama visitó ese país el año pasado durante su gira por Latinoamérica. Además, el Salvador es el único país de la región en enviar un contingente militar a la guerra de Irak y luego a Afganistán.



"Estoy indignada al igual que el resto de la comunidad por los honores que el alcalde de Freeport ofreció al vicepresidente de El Salvador", dijo Piñeyro al tiempo de denunciar que ninguno de los concejales fue notificado de la visita ni de los honores que se le ofrecieron a Sánchez Cerén.

Un video colgado en la red social YouTube muestra a Salvador Sánchez Cerén, en los días posteriores a los ataques terroristas, encabezando una marcha del partido FMLN en la que se quema la bandera de Estados Unidos.

Piñeyro dijo al HuffPost Voces que ha dirigido una comunicación al alcalde Hardwick para que en la reunión del concejo que va a celebrarse el lunes 20 de agosto, explique las circunstancias que motivó el homenaje a Sánchez Cerén.

"Queremos transparencia. Salvador Sánchez Cerén cometió miles de atrocidades durante la guerra civil", insistió Piñeyro y agregó que lo más indignante es que el hoy candidato habría dicho que, "el imperio merecía lo que recibió el día de los ataques terroristas del 11 de septiembre".

El congresista Francis Becker confirmó que estuvo en una recepción junto a Sánchez Cerén y dijo entonces que "sentía que, con su presencia aquí, visitó El Salvador".

Becker dijo después que "todo el alboroto sobre la participación de Cerén en manifestaciones antiestadounidenses en El Salvador es exagerada".

"Personalmente, le doy la bienvenida aquí", remarcó Becker.

Sobre el congresista Pete King, la concejal Piñeyro subrayó estar sorprendida, ya que él (King) integra la Comisión de Seguridad Interna en el congreso.

Pete King en un comunicado divulgado a los medios dijo que efectivamente se reunió con el segundo mandatario salvadoreño, como lo hacen con cualquier otro visitante extranjero.

Es un intento por desmarcarse de la embarazosa situación King expresó: "eso no significa que esté de acuerdo con sus ideas". El legislador republicano es conocido por su postura anti inmigrante.

Entre los que intervinieron en la protesta estuvieron William Glacken, ex alcalde de Freeport y David Denenberg, legislador demócrata del condado de Nassau por el distrito legislativo 19.

El ex alcalde dijo que era "inaudito" que precisamente en el sitio dedicado a las víctimas del 9/11 se hizo la ceremonia donde fue distinguido a Sánchez Cerén.

Glacken recordó que durante su administración se construyó el memorial para honrar a las víctimas entre los que había seis residentes de Freeport.

"Nunca los olvidaremos, nunca los olvidaremos", arengó Glacken, siendo secundado por los manifestantes.

A su turno Denenberg llamó a rechazar todo lo que represente y haga apología del terrorismo. "De la misma forma que rechazamos el radicalismo del presidente de Irán Mahmud Ahmadineyad y al opresor Fidel Castro, repudiamos a Sánchez Cerén", puntualizó Denenberg.

José Guzmán, editor del portal digital Foro Salvadoreño acusó a "seudo líderes de la comunidad, que en su intención de satisfacer su ego y vanagloriarse, organizan este tipo de eventos sin medir las consecuencias que puedan tener y nosotros sufrimos las consecuencias".

Guzmán se refiere a Rafael Flórez, presidente Asociación de Salvadoreños de Long Island (ASALI), organización que coordinó la visita del vicepresidente.

"Ellos buscan sus intereses, en este caso, ASALI es una organización fantasma que no tiene ningún récord en la comunidad", aseguró Guzmán.
 
"Sánchez Cerón fue uno de los responsables de una de las peores matanzas que se dieron en la zona central de El Salvador durante la guerra civil por parte de la izquierda y en contra de su propia gente".

De acuerdo a Guzmán, como comandante de la guerrilla en esa zona, Sánchez Cerón tenía conocimiento de todas las operaciones que se hacían. Se estima que fueron asesinadas allí entre 1,000 y 1,500 personas.

Jorge Martínez, vicealcalde de Freeport se contó entre quienes tomaron parte de la protesta y enfatizó estar en desacuerdo completamente con el reconocimiento que se hizo a Sánchez Cerón.

"Como cubano sé lo que es vivir bajo un régimen comunista y opresor, por eso defendemos a este país que ama la libertad y rechazamos a los cómplices del terrorismo".

"Somos un país de inmigrantes. Venimos a buscar un futuro mejor para nuestras familias, por eso no alcanzo a entender cómo se puede reconocer a quien odia a este país y a su pueblo. Este hombre celebró la muerte de miles de inocentes. Esto no tiene nombre", clamó Martínez.

El dominicano Cristóbal López, presidente de la organización Latinos por el Progreso calificó de "aberración" haber invitado a una persona que es enemigo de Estados Unidos y peor haberle honrarlo al entregarle las llaves del condado de Nassau.

"Él quemó la bandera de Estados Unidos. Nos sentimos frustrados y tristes de tener a un insensible como alcalde. Repudiamos a Andrew Hardwick y a Edward Mangano y todos quienes estuvieron involucrados en la organización de este acto tan infame", dijo López.

David Renderos que se identificó como "un orgulloso salvadoreño-americano" dijo sentirse muy defraudado. "Es una vergüenza que el vicepresidente haya estado aquí a pesar de su récord criminal".

"Si eres salvadoreño, matas a tus propios compañeros porque consideras que son traidores al estar a favor de Estados Unidos. Después, celebras la caída de las Torres Gemelas y luego vienes a Estados Unidos, aquí te pueden entregar un reconocimiento por todos tus logros", ésta es la gran lección que deja el homenaje a Sánchez Cerén, dijo irónicamente Renderos.

Estimaciones del Censo establecen que 2.5 millones de salvadoreños residen en Estados Unidos, de los cuales, unos 400,000 viven en el área de Nueva York.

lunes, 30 de enero de 2012

Policía desaloja a manifestantes Indignados en EEUU

Agencias Noticiosas

La operación de desalojo de los indignados acampados en la céntrica plaza McPherson de Washington ha comenzado con la inspección del lugar por agentes de policía. Decenas de manifestantes habían levantado una gran tienda de campaña para amotinarse y expresaron su temor a ser detenidos de noche.

Un portavoz de la policía, David Schlosser, ha declarado que la operación para desalojar el campamento del movimiento 'Ocupa el DC' ('Occupy DC') empezó a las 12 del mediodía, como estaba previsto, aunque reconoció que los agentes no han procedido todavía a detener a quienes siguen ocupando la plaza.

Según Schlosser, no hay un plazo concreto para arrestar a los protestantes y, de momento, los agentes se limitan a inspeccionar la plaza.

El agente agregó que los miembros de este movimiento no sólo incumplen la ley por dormir en un terreno del Servicio Nacional de Parques, sino que están violando otras normas del recinto.

En concreto, se refirió a que decenas de indignados han cubierto con una gran lona azul el monumento central de la plaza -la estatua ecuestre del general James Birdseye McPherson- y se han concentrado en el interior, con cuerdas, palos de madera y tiendas de campaña.

"No nos iremos de aquí", declaró uno de los manifestantes, Joseph Moehrle, minutos antes de la hora oficial del desalojo.

"Alguna gente se quedará en su tienda, otros se levantarán para ser arrestados y también habrá quienes graben en vídeo la actuación policial para hacer transparente lo que está pasando", afirmó.

Una portavoz de movimiento, Adrianne Heman, dijo por su parte: "No seremos obligados, no obedeceremos, vamos a resistir y aunque consigan desalojarnos, volveremos otro día".

La policía ya detuvo el domingo a un manifestante tras vivir momentos de tensión cuando los agentes repartieron folletos recordando el plazo máximo para desalojar la plaza, previsto a mediodía de hoy.

Los agentes sometieron al individuo a una descarga eléctrica para proceder posteriormente a su detención.

Las primeras protestas del movimiento de indignados en Washington empezó en octubre y, desde entonces, están activos dos campamentos en la capital estadounidense: el de la plaza McPherson Square y el de la plaza Freedom.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Manifestante es la figura del año en la revista Time

Tomado de El País

Jon Aguirre, de Democracia Real Ya!, uno de los retratados por la revista 'Time' / GORKA LEJARCEGI

Por Carmen Pérez-Lanzac

Cuatro participantes del 15-M, seleccionados para su personaje del año: los manifestantes

Los españoles son Olmo Gálvez, Carmen Rodríguez. Stephane Grueso y Jon Aguirre Such

"El manifestante", en general y a lo grande, es el personaje del año para la revista estadounidense Time. "De la primavera árabe a Atenas, de Occupy Wall Street a Moscú", reza la publicación en su portada, en la que sale una ilustración con el rostro de una persona, quizá una mujer, con la cabeza y el rostro cubiertos.

Entre los perfiles publicados, dos de los manifestantes son españoles del 15-M. La revista cita a Olmo Gálvez, de Democracia Real Ya!, y a Carmen Rodríguez, una ourensana que forma parte de la comisión de economía que surgió de la acampada de Sol. Además, hay una galería dedicada algunos de los manifestantes más representativos, donde también se puede ver a dos indignados: el documentalista Stephane Grueso Fanetin y Jon Aguirre Such, portavoz de Democracia Real Ya!

"Me siento uno más"

"Me da un poco de aprensión, no me siento representativo de nada”, dice Stephane Grueso, fiel al espíritu de los indignados. “Yo me siento uno más, un puntito de entre todos los puntitos que salen en las fotos aéreas de la Puerta del Sol repleta, no represento a nadie”. Stephane, nacido en Sevilla de madre francesa, vive en Madrid desde hace tres años tras pasar una larga temporada en Berlín.Tiene 38 años, es socio de la compañía Elegant mob films y actualmente está documentando el movimiento 15-M con el proyecto 15-M.cc para el que está entrevistando a distintas personas que protagonizaron o fueron testigos del nacimiento del movimiento.

“No soy una persona de ir a manifestaciones, hasta el 15 de mayo había ido a cinco en mi vida, y desde ese día habré estado en unas 90”, dice. Al respecto de otro de los personajes más populares que figuran en la galería, el célebre perro griego Loukánikos, protagonista de las protestas de Atenas, Grueso añade: “Si entiendo bien compartimos que ambos estábamos siempre en las protestas, en el caso del señor perro porque le gustaba el jaleo, en el mío porque he tenido mucho tiempo libre estos meses”.

Carmen Rodríguez, nacida en Ourense hace 30 años, es “personal sanitario” (prefiere no dar más detalles) y no asistió a la manifestación del 15 de mayo porque estaba fuera de Madrid. “Llegué el mismo 16 y desde entonces me enganché a ir a Sol. No dormía allí porque vivo muy cerca. Al principio estuve haciendo un poco de todo, pivotando de comisión en comisión, y finalmente me apunté a la comisión de economía porque me pareció una oportunidad para profundizar en estos temas”, explica. “Todas las semanas nos reunimos en la plaza del Carmen e invito a quien quiera a pasarse”. Del especial de la revista Time, opina: “Me gusta que se ponga en valor el trabajo que se está haciendo, que se muestre que esto ya es un movimiento global”.

Jon Aguirre Such, uno de los creadores de Democracia Real Ya!, está hoy en San Sebastián participando en el Congreso sobre arquitectura sostenible Equicidad y atiende el teléfono brevemente: "Estamos nosotros, pero podía estar cualquiera que haya participado en las manifestaciones". También de Democracia Real Ya! es Olmo Gálvez, el cuarto retratado por Time, de 31 años y socio de una empresa emergente de tecnología. “Este tipo de información contribuye a que más personas se animen a participar en el movimiento”, asegura.“Hay que recordar que muchas personas han muerto en las revoluciones de Túnez, Egipto o Siria y que no aparecen en la revista”.

Gálvez llegó a Democracia Real Ya! tras participar en manifestaciones de Juventud sin futuro. “Volví a España después de pasar un tiempo en China y vi que la situación estaba peor que cuando me fui”, dice. “Quería hacer algo y cuando encontré un hueco donde había personas haciendo cosas interesantes me animé a colaborar”.

No es la primera vez que la revista da un golpe de efecto y nombra persona del año a un ente o un concepto más que a una persona en concreto. En el año 2006 afirmó que el personaje elegido era , en referencia a los internautas y a su importante influencia en la era global de la información. A este respecto, Olmo Gálvez reflexiona: “Vamos hacia a un mundo muy distinto donde lo importante ya no es el personaje del año, sino la conexión de millones de personas gracias a la tecnología. El mundo se está transformando conforme este cerebro colectivo crece y tenemos que trabajar para que ese cambio sea a mejor”.

martes, 29 de noviembre de 2011

Presentador de TV despotrica al aire en contra de los Bancos EEUU

Tomado de Negocios.com

Por Javier Lopez

Afirma que "nos está robando a través de la banca". "Cuando empecemos a darnos cuenta de que la banca está profundamente corrupta y nos está estafando, empezaremos a resolver el problema como adultos".

En primer lugar, afirma estar "harto" de republicanos y demócratas, donde los republicanos "se lo quieren cargar todo" y los demócratas que pretenden aportar soluciones a través de la presidencia y que al final "acabarán jodiendo a mí y a mis hijos", y mientras esto siga sucediendo, "tenemos que seguir aguantando el expolio de dinero", que a su juicio, "es el motivo por el cual los mercados financieros se están portando como lo están haciendo".

Afirma que "están robando decena de billones de dólares de EEUU". Cree que el problema es de ambos partidos, que quieren "escurrir el bulto hasta 2017 o cargarselo todo ahora", algo que considera "imprudente, irresponsable y estúpido".

Cree que el gran problema es que ambos partidos, republicanos y demócratas, se niegan a reconocer y asumir el "problema matemático" que está expoliando a EEUU y que "nos está robando a través de la banca". "Nos roban con los mercados, con los impuestos", y dice que no hay un sólo político que haya dado un paso para encargarse de esto.

Según afirma, le gustaría que el presidente de los EEUU se dirigiese a los ciudadanos para reconocer que el Congreso es incapaz de articular legislación en materia de Sanidad, banca, comercio e impuestos, "porque si lo hacen perderán su financiación política", y por lo tanto no lo harán.

"Si yo fuese presidente y tuviese un país con un Congreso comprado, no trabajaría con ese Congreso". "Yo abandonaría el Congreso corrupto como lo hizo Teddy Roosevelt. Y hasta que no nos libremos de esto, que es lo que Jimmy Williams repite constantemente, y hasta que no quitemos a los políticos la capacidad de decisión sobre el dinero, y mientras el presidente no reconozca que este es el problema y que lo va a resolver, no veo que haya medida alguna que valga".

Añade que "no importa que tu idea o mi idea sea buena, esas ideas jamás se concretarán mientras siga sin existir la posibilidad de despedir a un político molesto porque se le retiren fondos".

Uno de sus colaboradores, para añadir más leña a este interesante 'debate', señala que el "dinero y la política son la raíz de toda la maldad política", "es la corrupción en la peor de sus caras, y hasta que no demos un paso al frente, estaremos en el mismo sistema una y otra vez".

Lo primero que haría si fuese presidente sería dirigirse a los ciudadanos para explicar el gran problema de la política estadounidense, crear una autoridad bancaria que de préstamos al 2% de interés. Cree que ese banco se podría crear facilmente con el dinero que está presente en paraísos fiscales. "Cuando te des cuenta de que la banca está profundamente corrupta y nos está estafando, empezaremos a resolver el problema como adultos".


martes, 15 de noviembre de 2011

Policía de Nueva York desocupa al movimiento Ocupa Wall Street

Tomado de El País

Las autoridades justifican la intervención policial por la proliferación de suciedad y actos delictivos

Por Antonio Cano

La policía de Nueva York desalojó hoy el campamento instalado por Ocupa Wall Street (OWS) en una plaza de ese área financiera de la ciudad, en un paso que representa un gran desafío para ese movimiento sobre su capacidad de prolongarse y consolidarse. "A partir de ahora tendrán que ocupar las calles con el poder de sus argumentos", dec

laró el alcalde, Michael Bloomberg, para explicar una decisión cuya legalidad ha sido cuestionada por los manifestantes y que, en última instancia, puede quedar en manos de los jueces. Este fenómeno, que ha conseguido trasladar a la opinión pública norteamericana la preocupación por los graves desequilibrios sociales, se ha ido convirtiendo en un problema creciente de seguridad y orden público.

El desalojo de Zuccotti Park, donde los seguidores de OWS se habían instalado hace dos meses con tiendas de campaña y sacos de dormir, se produjo de madrugada y, en general, de forma

pacífica, aunque 147 personas fueron detenidas por oponerse a la actuación policial, incluidas algunas que se habían encadenado como forma de resistencia. "Hemos detenido a quienes querían ser detenidos", explicó el jefe de la policía, Raymond Kelly.

La orden de desalojo fue inmediatamente rebatida ante los tribunales por los partidarios del movimiento. Pero un juez de Nueva York rechazó el recurso, informa la agencia Reuters. El magistrado consideró que los manifestantes tienen el derecho de regresar al Zuccotti Park, pero tendrán que atenerse a las reglas de la plaza —diseñadas para evitar acampadas— y no podrán por tanto llevar tiendas de campaña, sacos de dormir o almacenar alimentos o vituallas. La plaza Zuccotti es propiedad de la empresa Brookfield Office Properties, y es legalmente un espacio particular destinado al uso público.

Bloomberg había anteriormente prometido que, en cuanto se resolviera el conflicto judicial, la plaza volvería a ser abierta, pero precisamente había exigido que los protestantes no llevaran tiendas de campaña o cualquier otro equipo que diese lugar a la ocupación permanente de ese espacio público. Bloomberg, políticamente independiente, considera que “la Constitución de EE UU protege los derechos de expresión y de manifestación, pero no el de acampar y ocupar cualquier calle de una ciudad”.

El alcalde, con el respaldo de Brookfield Office Properties, ha considerado que la larga estancia de unas 200 personas en ese lugar se había convertido en un peligro para la salud de los acampados y de los vecinos del lugar. La policía asegura haber encontrado en la plaza excrementos y orina, y afirma que existen varias denuncias por robo, tráfico de drogas y asaltos sexuales cometidos en las inmediaciones.

El desalojo se produce dos días antes de un carnaval que OWS había convocado el jueves con intención de celebrar los 60 días de acampada interrumpiendo la actividad de la Bolsa de Nueva York, el mayor mercado de valores del mundo y el símbolo máximo del modelo de capitalismo que los manifestantes dicen combatir.

Antes del campamento de Nueva York, habían sido desalojados también los de Atlanta, Portland, Salt Lake City y Oakland. En esta última ciudad, donde desde el principio hubo frecuentes enfrentamientos entre la policía y los ocupantes, el episodio produjo nueva violencia y una crisis política que ha provocado la dimisión del número dos del ayuntamiento. El alcalde de Oakland dijo que la mitad de las personas desalojadas eran mendigos sin hogar.

En los últimos días, se había informado de la muerte de una persona por disparos en los alrededores del campamento de Oakland y de otra, también por bala, en una concentración en una ciudad del Estado de Vermont, aunque no existen pruebas de que esas muertes estén conectadas a las protestas. En la acampada de Salt Lake City, la policía dijo el viernes pasado que había recogido a un hombre muerto por una combinación de drogas y monóxido de carbono.

Pese a que algunos campamentos, como el de Nueva York, disponían de su propio sistema de seguridad, estos incidentes habían disparado la inquietud de las autoridades sobre la prolongación de este tipo de protestas y han servido para justificar la intervención policial.

OWS tiene ahora que decidir qué rumbo tomar. En algunas asambleas, especialmente en la costa Oeste, se ha optado por retirar los campamentos de las ciudades y trasladarlos a los campus universitarios, donde la situación legal es más favorable y cuentan, además, con el respaldo de muchos estudiantes. En la caso de Nueva York, en los últimos días se estaba discutiendo sobre si mantener la ocupación de Zuccotti Park, donde el frío del el invierno podía disuadir a muchos voluntarios, o suspender las protestas para reanudarlas con nuevo brío en la primavera.

Este es un momento decisivo para el movimiento. Su éxito, en cierta manera, ya está conseguido al dar vigencia a la necesidad de mayor justicia social y servir de contrapeso desde la izquierda al grupo Tea Party. Pero ese triunfo testimonial puede resultar insuficiente para quienes aspiraban a convertir OWS en un factor de cambio del modelo político de EE UU. Para ello, van a necesitar extender su presencia y su influencia a lo largo del año próximo, cuando el país entra en campaña para las elecciones de 2012 y la voz de esta versión norteamericana de los indignados españoles puede tener eco real en la política del país.