Mostrando entradas con la etiqueta Espiritualidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Espiritualidad. Mostrar todas las entradas

miércoles, 21 de junio de 2017

Hoy 21 de Junio se celebra el Día internacional del Yoga

Por Compartiendo mi Opinión


Yoga es una práctica física, mental y espiritual de tradición antigua y que se originó en la India. La palabra «Yoga» proviene del sánscrito y significa unidad porque simboliza la unión del cuerpo y la mente.

En la actualidad se practican varias formas de Yoga y su popularidad crece en el mundo.

En reconocimiento de su popularidad universal, el 11 de diciembre de 2014, las Naciones Unidas proclamaron el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga, con la resolución 69/131.

Este Día quiere concienciar a la población de los beneficios de esta práctica.

En septiembre del 2014, Narendra Modi, Primer Ministro de la India, presentó ante las Naciones Unidas la idea de conmemorar el Día Internacional del Yoga, en esa ocasión usó las siguientes palabras:

“El Yoga es un presente inestimable de la antigua tradición hindú. Encarna la unidad entre la mente y el cuerpo; pensamiento y acción; el control y la plenitud; la armonía del hombre con la naturaleza; un enfoque holístico de la salud y el bienestar ” .

A partir de esto, su propuesta fue aceptada por la ONU (Organización de las Naciones Unidas), así como por 175 países y este año 2015 se conmemorará el primer Día Internacional del Yoga este 21 de junio, durante el Solsticio de Invierno.

Yoga significa la comunión de la mente y el espíritu a partir del equilibrio interior.

Esta práctica puede ser realizada por cualquier persona a cualquier edad.

Mientras que en la cultura occidental la mayoría de las personas conocen el Yoga como un conjunto de posturas, en realidad es un método más completo, que propone no solo un bienestar físico, sino también la práctica de valores éticos, virtudes mentales, meditaciones y elementos consistentes para la construcción de una vida con más calidad en todos los aspectos.

sábado, 19 de abril de 2014

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: VIOLENCIA JUVENIL Y RELIGION




            En alguna ocasión había dejado un interrogante sobre la utilidad de la religión en el combate contra el fenómeno de la violencia juvenil, que requiere una explicación más amplia. La religión, en la forma que sea, no solamente es útil, sino necesaria para la gran mayoría de seres humanos, desde el momento en que éstos tienden a plantearse cuestiones que se escapan completamente a su capacidad de razonamiento, y necesitan respuestas que le den permanente sentido a su existencia. La religión, además, suele proponer valores que se constituyen en un modelo positivo de vida, tanto a nivel personal como social; valores que no son patrimonio exclusivo de las doctrinas religiosas, sino simplemente son adoptados, aun cuando frecuentemente los manejan como patrimonio exclusivo.

Visto superficialmente, parece muy fácil interpretar entonces que la religión sería un instrumento eficaz contra ese modelo negativo de vida que representa la violencia juvenil, y eso parecen pensar los políticos. Pero si profundizamos un poco más, inmediatamente surge otra cuestión: Sí, tal vez la herramienta está ahí, pero ¿Cómo manejarla? Y ese ya es un tema en el que nadie entra, como dando a entender que ya no es asunto de los líderes sociales y políticos, sino de los líderes religiosos, y evidenciando la desorientación que los políticos tienen al respecto.

       Porque... ¿Cómo puede aplicarse la religión al problema? Hasta ahora, el mayor éxito de la religión al respecto, ha sido en la labor de recuperación de jóvenes con valores y conductas distorsionadas. Pero para llegar a esa situación de rehabilitación, es necesario, en primer lugar, que la persona reconozca la sensación de haber caído bajo y tocado fondo, y, en segundo lugar, una reflexión y el compromiso responsable con su recuperación y con el nuevo modelo de valores propuesto por la religión; y ello requiere un nivel mínimo de madurez, que tal vez se pueda alcanzar después de los 20 años de edad, pero no a edades mucho más tempranas, en las que la salud mental de la persona ya se ha podido deteriorar lo suficiente como para manifestar conductas antisociales.

       En efecto, incluso desde la propia niñez ya se pueden advertir síntomas de lo que más adelante terminará siendo un adolescente o joven violento. Y no solo síntomas, sino condiciones del ambiente familiar y social que ponen en alto riesgo la salud mental de los niños, y que posiblemente provoquen su deterioro. Los esfuerzos deben enfocarse tanto o más a la prevención como a la recuperación; lo contrario es simplemente como sacar con huacales el agua de un tsunami.

Sin embargo, por la propia inmadurez a esas edades tempranas, difícilmente el niño puede aceptar y asumir la propuesta de la religión si ésta le llega directamente, pues a esas edades los valores que se aprenden son únicamente los valores que se viven, y se viven básicamente en familia y en sociedad. El papel de la religión debería ser entonces indirecto, es decir, como instrumento de la familia, de modo que, en definitiva, siempre es la familia la que determina directamente la salud mental de los niños. Y en todo caso, a través de la familia la religión propone valores, pero éstos, aun siendo fundamentales, no bastan; se requiere también un conocimiento en el manejo adecuado de los hijos, y ese es un tema al que la religión no puede responder. En conclusión: religión sí, puede ser útil, pero no suficiente; hace falta educación.

Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro. 



domingo, 23 de febrero de 2014

El estrés está en tu mente, la respiración es el mejor antídoto

Tomado de Entremujeres 

“El estrés no está en el trabajo ni en el tráfico: está en tu mente”

Estuvimos a solas con la coordinadora de El Arte de Vivir para Latinoamérica y España. Una mirada sobre el mundo actual, las nuevas tecnologías y la “moda” de las técnicas de meditación y respiración

Por  Sabrina Díaz Virzi

Nadie me pidió que fuera budista ni hinduista, ni me dijeron que deje mi carrera o a mi familia. Nada más me enseñaron a quitar las tensiones, a quitar el estrés, las broncas, las quejas, todo eso que pasa por la mente que nadie sabe manejar”. La que habla es la periodista Beatriz Goyoaga, y se refiere a su experiencia con la fundación El Arte de Vivir, de la cual hoy es instructora y coordinadora en Latinoamérica y España.

Enfundada en su clásico chal beige, Bea –como la llaman amorosamente sus colegas- habla despacio y sin apuro. Sostiene una sonrisa todo el tiempo, como si estuviera en su propio cumpleaños, de festejo y rodeada por su gente más querida. De nacionalidad española –aunque se fue de su país a los 17 años-, dice que es ciudadana del planeta y es reticente a develar su edad. Después de entrevistar a personalidades como Nelson Mandela o la reina Isabel de Inglaterra, una charla con el fundador de El Arte de Vivir, Sri Sri Ravi Shankar, cambió su vida. “A mí me impactó porque nunca me pidió que yo cambiase mi vida”. Estuvimos a solas con ella.
En la actualidad hay numerosas técnicas que buscan alcanzar el bienestar de las personas. ¿Las propuestas de El Arte de Vivir tienen que ver con esta moda?
La respiración es patrimonio de la humanidad, no es una moda. Se usa desde hace 200 años para los partos sin dolor, para las personas que tienen miedo a volar, para los que quieren expander su capacidad o relajarse; si vas al médico y te tienen que operar, te dicen ‘respirá profundo’, ‘respirá hondo’. Es decir, la respiración existe desde hace milenios, lo que hizo El Arte de Vivir es ponerlo en un contexto moderno y pragmático. Los resultados son pragmáticos, porque hoy la gente quiere resultados ya: si te querés cambiar el pelo, remodelar tu casa o que te aumenten el sueldo, lo querés ya, nadie tiene paciencia para que sea más adelante. Esto es lo que le está dando a El Arte de Vivir este gran auge, ya que la gente cuando termina sus programas de meditación y respiración, se siente inmediatamente más serena, elimina sus toxinas, se siente más tranquila y con mayor capacidad de sonreír. También mejora sus relaciones de pareja (a todo nivel, sexual como a nivel de trato, emocional), porque si estás alterado, nervioso o de mal humor, las relaciones en la cama también son terribles. O sea, el beneficio que te otorga la respiración y meditación es tangible y pragmático. Por eso es que está haciendo furor.

Para aquellas personas que no hicieron el curso y para aquellas que lo tienen un poquito abandonado, ¿cómo es posible liberarse del estrés?
A nivel intelectual, podemos comenzar a tomar responsabilidad por nuestras emociones. Exigimos que nuestro marido nos haga feliz, que el trabajo, que los niños o el dinero nos hagan felices. Y tú eres el responsable de tu felicidad, eres tú el que tiene que ocuparse de ser feliz en el día a día, a pesar de las circunstancias. Porque ser feliz cuando todo está bien en la luna de miel es muy fácil, pero ser feliz cuando las castañas arden y cuando las circunstancias son adversas, eso es de sabios. Pero claro, uno no puede decir “voy a ser feliz, voy a ser feliz”: hay una ley natural de la mente que dice “lo que uno resiste, persiste”. Es decir, si tú quieres algo con mucha fuerza, vas a empujarlo para el otro lado. Pero, tenemos cosas indirectas (como la meditación o la respiración) que ayudan, y te dan las herramientas para poder ser feliz a pesar de las circunstancias. El primer paso es darse cuenta de que el estrés no está en el tráfico, ni en el trabajo, ni en las peleas, ni en la falta de medios. El estrés está en tu mente. Eres tú el que tiene que arreglar la mente para poder atravesar las crisis.

¿El estrés surge de la mano de la tecnología, en compañía de esta vida “rápida”?
Ya teníamos estrés antes de la tecnología, pero le llamábamos de otra manera. El estrés es la fluctuación de la mente entre el pasado y el futuro. Lo que pasa hoy es que queremos conseguir más cosas que antes no queríamos conseguir: queremos que el niño aprenda karate, antes nadie sabía lo que era karate, el niño salía a jugar en el patio con las piedras y las botellas vacías; todos queremos tener un coche, y el coche también te causa problemas; todos tenemos que trabajar porque el nivel económico no da para que uno no trabaje, esto te quita muchas horas del día y también queremos hacer deporte. Antes no importaba si el cuerpo está “fit” o no está “fit”, pero hoy todos somos concientes del look, de cómo queremos estar... Entonces, ese desequilibrio que hay entre las demandas de la mente (“tengo que”) y la capacidad que tienes para cumplirlas te causa ansiedad. Antes te conformabas con salir a tomar un té con una amiga, no trabajabas, arreglabas la casa, y si eras varón, trabajabas, pero tenías espacios de ocio… Hoy en día tenemos tantos estímulos. No solo es la tecnología, también es el deporte, el dinero… Queremos más, queremos evolucionar, queremos ser intelectualmente brillantes, y todo este “tener que” y “querer” es lo que produce la ansiedad de no poder cumplir.

En este sentido, ¿por qué creés que somos tan inconformistas? Pareciera que nunca llegamos a tener lo que queremos.
Es uno de los grandes problemas de la humanidad: no estar conforme con lo que te ha tocado. Una de las principales herramientas para ser feliz es aceptar lo que te ha tocado, porque las cartas no las puedes cambiar. Si ya naciste en una familia equis, ya no la puedes cambiar; si naciste en un país determinado, ya no lo puedes cambiar. Aunque hay ciertas cosas que sí están en tu mano: puedes mejorar tu trabajo, tus estudios…

En febrero de este año se realizó en la India la 5° Conferencia Internacional de la Mujer y vos estuviste allí. ¿Cuál dirías que es el rol de la mujer hoy?
Mirá el video en el que Beatriz Goyoaga cuenta quién es Sri Sri Ravi Shankar. Poné "play" arriba, en esta nota.El rol de la mujer en la sociedad es impactante, es mucho más poderoso que el rol del hombre. El hombre pasa de la mamá, a la novia, a la esposa y a la hija si se queda viudo. La mujer tiene muchísimas más agallas que el hombre. Si las mujeres estuviesen a cargo de los países habría menos guerras, la mujer no tiene esa violencia que tiene el hombre. Hay mujeres violentísimas, peor que los hombres, pero me refiero en general, como género, hay menos violencia. Si dejáramos que las mujeres lideren las empresas, habría más distribución, porque las mujeres están acostumbradas a distribuir una barra de pan entre los nueve niños. De alguna forma, esto también se está revirtiendo: hace 50 años no teníamos los roles que hoy tenemos: hay mujeres presidentas, juezas, médicas. Esto está cambiando, son los ciclos de la historia.





Voces en contra de Sri Ravi Shankar

domingo, 16 de febrero de 2014

Ho´oponopono filosofía de vida hawaiana que busca la paz y el equilibrio

Tomado de Entremujeres

Ho’oponopono, el arte de “borrar” problemas

Es un antiguo arte hawaiano de resolución de problemas. Es una filosofía de vida basada en lo espiritual cuyo objetivo es traer paz y equilibro de manera simple a través de la limpieza mental y física. Cuáles son sus principales características.
Por Mabel Katz

Ho'oponopono es un arte hawaiano muy antiguo de resolución de problemas. No es una secta ni una religión, es una filosofía de vida basada en lo espiritual. La palabra Ho'oponopono significa “enmendar”, “corregir un error”. El objetivo es traer paz y equilibro de manera simple y efectiva mediante la limpieza mental y física, a través de un proceso de sanación, reconciliación y perdón.
En el pasado, toda la familia tenía que estar presente, y uno en uno pedía perdón a los otros. Ahora sabemos que no hay “otros” ahí afuera: son sólo nuestros pensamientos de la otra persona, nuestras propias memorias de la otra persona. Entonces, tomamos 100% de responsabilidad y limpiamos esas memorias. Lo que se borra de nosotros se borra de los demás, nuestras familias, parientes y ancestros e, inclusive, de la Tierra. Se borra de todos.
La vida es una repetición de recuerdos, que son como chips que tocan en nuestras cabezas las 24 horas del día. Éstos nos manejan sin que seamos conscientes de ellos. No  podemos evitarlo, pero sí podemos elegir “parar” los chips.
Todo lo que aparece en nuestra vida es un pensamiento, una memoria, un programa funcionando (un error) y aparece en nuestra vida para darnos una oportunidad de soltar, de limpiar, de borrar. Si deseás cambiar algo, primero tenés que borrar, crear el espacio vacío para llenarlo con la información y respuesta correcta.
Ho'oponopono nos vuelve al vacío, a cero, a nuestra condición natural, donde la Inspiración (Amor) puede aparecer en nuestra vida y guiarnos. De esa manera, podemos estar en el momento correcto, en el lugar perfecto con la gente adecuada.
En el Ho’oponopono hablamos de tomar 100% de responsabilidad. Atraés todo lo que llega a tu vida. No te das cuenta, pero las memorias funcionando dentro tuyo atraen todo en tu vida. Vos contenés información, programas, memorias que acumulaste desde el comienzo de la creación. Por lo tanto, sos responsable por todas tus memorias que se manifiestan como esos problemas que experimentás. Fuiste creada perfecta. Sos perfecta. Perfecta significa sin memorias, creencias, ataduras, críticas. Nada es lo que pensás que es.
La mayoría de nuestros problemas vienen de nuestros ancestros. Por ejemplo, si sabés que en tu familia hubo diabetes, dirías: “Oh, yo sé que voy a tener diabetes porque hay antecedentes en mi familia”. No obstante, podés “borrar” la diabetes antes de tenerla. Lo mismo con los problemas emocionales, la falta de dinero o los desafíos en las relaciones.
En el Ho´oponopono  hablamos de “limpiar”. Limpiar significa que, cuando un problema aparece, estás dispuesta a tomar el 100% de responsabilidad (no culpa). Estás dispuesta a decir “lo siento, por favor perdoname por lo que hay en mí que atrae esto”. Limpiar es una petición a la Divinidad de corregir errores del pasado. Es una manera de darle permiso a la Divinidad de borrar lo que no funciona y estamos listos para soltar. Dios es el único que sabe qué estamos listos a soltar. Nosotros no.
Existen muchas herramientas para borrar los programas que repiten en nuestra mente. Las más importantes son el “gracias y el “te amo”. Limpiar es muy fácil. Es tan fácil que a tu intelecto se le hace difícil entender que sólo repitiendo mentalmente “te amo” o “gracias”, estás en verdad limpiando.
Cuando decís “Te amo” o “Gracias”, o usás cualquier otra  herramienta de Ho'oponopono, estás tomando 100% de responsabilidad y estás diciendo: “lo siento, por favor perdoname por lo que hay en mí que creó esto” y le estás dando permiso a Dios para que se ocupe de vos y tus problemas. Quiero dejar en claro que cuando me refiero Dios no lo hago desde un contexto religioso. Para mí, Dios es esa parte adentro nuestro que lo sabe todo.
Cabe destacar que el problema no es el problema en sí, sino que el problema es la manera en que reaccionamos frente al problema.
Ho´oponopono es un apoyo para resolver problemas de una manera simple, soltando las preocupaciones que causan tensión, enfermedades e inestabilidad. Ayuda a conocer y a encontrar la identidad de la persona afectada a través de la introspección y sanarse uno mismo borrando los malos hábitos y miedos. Da paz interior y equilibrio mediante la purificación espiritual, mental y física. Enseña a sanar y a dejar partir memorias emocionales dolorosas sin tener que revivirlas.
Limpiamos porque queremos ser felices, libres, porque ya sufrimos suficiente. Es hora de encontrarnos a notros mismos, de disfrutar de la vida, de querernos y aceptarnos tal cual somos.
Los seminarios están dirigidos a personas de todas las edades, religiones y culturas. Eso sí: Ho´oponopono no es una cura a una enfermedad, ni va a hacer desaparecer los problemas de la vida. Es estar en paz y feliz sin importar lo que esté sucediendo alrededor. Se trata de no resistir la situación.
Ya todos nos hemos dado cuenta que lo que hacíamos antes no funciona, que necesitamos despertar. La vida puede ser fácil, podemos percibir la vida de otra manera. Podemos estar en paz sin importar lo que pase, ser felices sin razón.
Tenemos libre elección. Podemos elegir el sufrimiento o la felicidad, la enfermedad o la salud, el miedo o el amor. Decidamos lo que decidamos, estará bien. Será nuestra elección.
Por Mabel Katz, conferencista y escritora, autora del libro “El Camino Más Fácil”, entre otros títulos. 

sábado, 7 de diciembre de 2013

SALUD MENTAL LA MEJOR HERENCIA FAMILIAR: EL ESPIRITU DE LA NAVIDAD



      Una nueva Navidad se acerca, la primera del nuevo milenio, y puede ser una buena ocasión para este tipo de reflexiones. Pero ello requiere que busquemos el verdadero espíritu de la Navidad. Estas palabras, que año tras año se pronuncian cada vez más, parecen convertirse en paradigma de lo que es actualmente nuestra existencia: Bonitas palabras, bonitas formas; pero cada vez más vacías, intrascendentes, y carentes de contenido y de verdad.

       Es bonito el carácter comercial de la Navidad, pero la enorme presión comercial a la que somos sometidos, especialmente en esta época, hace que la obsesión por comprar desvíe nuestra atención del verdadero sentido de la Navidad. Es bonito dar y recibir regalos en Navidad, pero es algo que cada vez más se convierte en tema de compromiso, en cuestión de “tener que quedar bien” con otros, lo cual le quita su verdadero sentido. Es bonito decorar la casa y las calles con luces y adornos en Navidad, pero si no se hace como expresión del deseo de compartir con los demás la alegría de estas fechas, tampoco tiene sentido.

       Es bonito reunirse para pasarla bien en Navidad, pero si después de ello no ha crecido un verdadero acercamiento entre las personas, tampoco esa reunión tuvo el verdadero espíritu de la Navidad. Es bonito mandar tarjetas de felicitación en Navidad, pero si nos limitamos a enviar una de esas tarjetas que ya vienen con el mensaje impreso, sin siquiera añadir alguna palabra de nuestro corazón, tampoco tiene significado. Es bonito esperar a Jesús la noche del 24, pero si esa actitud simbólica no se traduce en una actitud real de tratar de encontrar a Jesús en cualquier momento y lugar, en cualquier detalle de la vida cotidiana, tampoco tiene sentido.
 
       El verdadero espíritu de la Navidad debe buscarse en la esencia de todas estas manifestaciones características de la Navidad. ¿Compras? Claro que sí, pero no aquellas que nos imponga la presión comercial, sino las que de verdad nos hagan ilusión o nos sirvan para dar un sentido más puro y más humano a la Navidad.

       ¿Regalos? Por supuesto, pero no por puro compromiso, sino a aquellos a quienes estamos agradecidos, y a quienes realmente deseamos hacerlo, aunque sea sólo porque sí, y tomando en cuenta que “regalo” no necesariamente significa algo material. Una felicitación, un abrazo, una simple llamada telefónica, un e-mail personalizado, etc., con la expresión sincera de lo que se aprecia y valora a alguien, o de un deseo de acercamiento, pueden convertirse en los más bonitos regalos que una persona puede recibir. Los regalos materiales no pasan de ser complementos, tan baratos que sólo cuestan dinero.

       Lo mismo puede decirse de las tarjetas de felicitación. Actualmente casi todas vienen con un mensaje ya impreso, tan bonito como impersonal; como diseñado para quienes no tienen nada que decir. Si usted quiere decir algo a alguien en Navidad, escríbalo usted mismo. No importa si no queda tan bonito en su forma; lo bonito es el sentimiento que lo inspira, que es suyo, y personalizado para la otra persona.

       Adorne su casa, y póngase de acuerdo con sus vecinos para adornar su calle con luces.  Ello será el reflejo de una voluntad colectiva y compartida de proyectar alegría. Los adornos luminosos de algunas casas y comunidades son un ejemplo de la capacidad que se tiene a través de la organización, el acercamiento y el acuerdo entre las personas, aunque sea en Navidad. Claro, que si se puede en Navidad, ¿Por qué no el resto de año?

       Reúnase con sus familiares y amistades, e incluso con aquellos con quienes debería haber mejor relación. Y pásela bien, pero procure que no sea una simple reunión intrascendente en la que simplemente “la pasó bien”; trate de que la relación con todas esas personas resulte fortalecida y sea más estrecha a partir de ahora. Por último, si quiere encontrarse con Jesús, no vaya a buscarlo simplemente en la noche del 24, porque no lo va a encontrar. A Jesús se le puede ver a cada momento en cada rincón y en cada detalle si nos quitamos los lentes del egoísmo, y no es necesario esperar a Navidad. La noche del 24 es para celebrar que supimos encontrarlo el resto del año.
Acerca de la Dra. Mendoza Burgos

Titulaciones en Psiquiatría General y Psicología Médica, Psiquiatría infantojuvenil, y Terapia de familia, obtenidas en la Universidad Complutense de Madrid, España.

Mi actividad profesional, desde 1,993, en El Salvador, se ha enfocado en dos direcciones fundamentales: una es el ejercicio de la profesión en mi clínica privada; y la segunda es la colaboración con los diferentes medios de comunicación nacionales, y en ocasiones también internacionales, con objeto de extender la conciencia de la necesidad de salud mental, y de apartarla de su tradicional estigma.

Fui la primera Psiquiatra infanto-juvenil y Terapeuta familiar acreditada en ejercer dichas especialidades en El Salvador.

Ocasionalmente he colaborado también con otras instituciones en sus programas, entre ellas, Ayúdame a Vivir, Ministerio de Educación, Hospital Benjamín Bloom, o Universidad de El Salvador. He sido también acreditada por la embajada de U.S.A. en El Salvador para la atención a su personal. Todo ello me hizo acreedora en 2007, de un Diploma de reconocimiento especial otorgado por la Honorable Asamblea Legislativa de El Salvador, por la labor realizada en el campo de la salud mental. Desde 2008 resido en Florida, Estados Unidos, donde compatibilizo mi actividad profesional con otras actividades.

La tecnología actual me ha permitido establecer métodos como video conferencia y teleconferencia, doy consulta a distancia a pacientes en diferentes partes del mundo, lo cual brinda la comodidad para mantener su terapia regularmente aunque esté de viaje. De igual manera permite a aquellos pacientes que viven en ciudades donde los servicios de terapeuta son demasiado altos acceder a ellos. Todo dentro de un ambiente de absoluta privacidad.

Trato de orientar cada vez más mi profesión hacia la prevención, y dentro de ello, a la asesoría sobre relaciones familiares y dirección y educación de los hijos, porque después de tantos años de experiencia profesional estoy cada vez más convencida de que el desenvolvimiento que cada persona tiene a lo largo de su vida está muy fuertemente condicionado por la educación que recibió y el ambiente que vivió en su familia de origen, desde que nació, hasta que se hizo adulto o se independizó, e incluso después.

Estoy absolutamente convencida del rol fundamental que juega la familia en lo que cada persona es o va a ser en el futuro.  

domingo, 11 de agosto de 2013

¿Diosidencias o Causalidades?


   Las Diosidencias o Causalidades tienen varios significados dependiendo con quien hables. Unos dicen que no hay casualidades, que solo existen Diosidencias. Por otro lado, están los creyentes en otras culturas que utilizan el término de Causalidades partiendo de la premisa de que no hay casualidades en la vida, ya que todo aquello que nos rodea tiene un propósito ulterior.

Los términos Diosidencias o Causalidades serán un poco extraño para algunos. Sin embargo, datan desde la época de Abraham, quien fue uno de los primeros en escribir y describirlo para el mundo.

Lo hemos visto más recientemente ejemplificado en el libro El Secreto, (el cual no era un secreto), que despertó la curiosidad de miles de seres humanos de recordar y estudiar grandes libros hechos  en el pasado sobre este fenómeno espiritual.

El definirlo sería un poco complicado para algunos. Pero lo pudiéramos definir como esas situaciones que ocurren diariamente, a cada uno de nosotros, que son parte de un plan maestro divino. Además, tienen un propósito ulterior que aunque no lo veamos en ese momento, tienen un significado y una razón de ser.

En el internet lo definen como “son esas  extrañas coincidencias que en realidad no lo son.  Son cosas que nos pasan que pareciera que son obra de la casualidad pero que en realidad son obra de DIOS, son situaciones que, si las revisamos bien, no son más que acciones del Espíritu Santo que  'da la mano'  para que veamos, escuchemos, presenciemos o participemos en algo que terminará dejándonos una huella en el alma y en la memoria del corazón”.

Los grandes maestros lo han descrito como el despertar o la transformación existencial individual del espíritu que realmente somos. Para la inmensa mayoría de las personas, comienza cuando por alguna razón, motivo o circunstancia la vida nos desvía de la ruta que habíamos trazado y nos cambian los planes sin previo aviso. Ese cambio repentino toma fuerza en momentos inesperados que nos hacen repensar no solo nuestra vida entera, sino que nos comenzamos a preguntar el porqué de las cosas.

Es en esa búsqueda de esa gran pregunta, en donde las puertas del conocimiento universal se empiezan a abrir. Caminando en ese nuevo camino del desconocimiento existencial, pero recordando lo que el inconsciente conoce, es que nace el movimiento de conciencia y en donde comienza a suceder las diferentes situaciones que nos cambian la vida para siempre llamadas Diosidencias o Causalidades.

Esos accidentes, situaciones, percances, incomodidades o circunstancias son las que comienzan a “entorpecer” nuestro entorno hacia la liberación del ego y la aceptación del amor infinito que nos rodea.  Son esas cosas que nos suceden diariamente en donde las piezas de un rompecabezas de tu misión se van uniendo.
Cada una de esas cosas que nos suceden en nuestro diario vivir, van desde el accidente con el auto, la pérdida de una tarjeta de crédito o la muerte de un ser querido. El clásico ejemplo que lo vemos constantemente es cuando pensamos en una persona y recibimos la llamada días más tarde.

Otro ejemplo lo encontramos cuando estamos en medio de una tienda que no sabemos por qué pero es allí en donde encontramos la pieza que tanto deseábamos o simplemente te encuentras a esa persona que su nombre estaba en tu mente por unos días. A su vez, existe la numerología en donde los números nos dan mensajes y cuando estas en esa vibración, no hay forma de zafarse de ella.

Para aquellos que son más dogmáticos, lo pudiéramos poner en palabras simples “las oraciones han sido contestadas”. El comprender, entender e internalizar que esto es una realidad latente, es difícil para aquellos que están durmiendo en el encanto de la individualidad.

Pero, para aquellos que despiertan de ese letargo momentáneo, la magia del no estar al volante es evidente. El fluir en el plan maestro del Universo se convierte en un juego divertido, encontramos el sentido de la vida, la esperanza es devuelta al alma y los sentidos gritan de la alegría.

Paralelamente se nos van develando señales y mensajes continuos de por dónde ir, hacia donde debemos de brincar y hasta comprendemos sin resistencia, que todos estamos interconectados en el amor. Que cada uno de nosotros vamos, somos y seremos siempre parte del drama divertido del aprendizaje de recordar de quienes somos.

El comprender eso nada más,  nos coloca en el desvío correcto.  Lo único que faltaría es abrocharse el cinturón ya que la conexión divina nos llevara por valles y montañas de emociones extraordinarias y por aventuras interminables que nos darán las respuestas del por qué Diosidencias o Causalidades no son accidentes, sino parte del camino. 

Waldemar Serrano-Burgos, CEC
Certified Executive-Business Coach
Dragonfly Coaching Group | 305.335.4044 
Follow us on Twitter @wserranob | @Dragonfly_Coach
Connect with us LinkedIn | Google+
Join us on Facebook 

lunes, 1 de julio de 2013

La Fe nuestra de cada día

  

Por mucho tiempo hemos sido testigos como las personas se aferran en los momentos más espantosos de sus vidas a una palabra que solo tiene dos silabas.
Estamos hablando en momentos como lo es la muerte de un ser querido, un accidente o incidente en donde envuelven a cientos o miles de personas, el diagnostico de una enfermedad terminal, la separación de una pareja, la incertidumbre de un empleo, en fin, cualquier situación en donde por ilusión no tengamos un control sobre el desenlace final.
Si, usted está leyendo bien, utilizamos la palabra “control” ya que es la raíz, para nosotros, de toda la incertidumbre colectiva en la que vivimos y de la cual no nos damos cuenta deseamos tener sin saber cómo, en cada respiro que damos.
Desgraciadamente para aquellos que no se han dado cuenta, la ilusión de controlar es una de las grandes mentiras de esta vida que nos esclaviza de muchas maneras. La realidad para nosotros es que el control no existe más allá del que podamos tener sobre nuestro cuerpo y sus dimensiones, entiéndase la mente, sentimientos y la parte física o las reacciones a lo que nos sucede.
Comenzamos hablando de esto, ya que definimos la palabra fe como un sentimiento que está ligado total y absolutamente a nuestro pasado inmediato, a las experiencias vividas.
En muchas ocasiones entendemos que se basa en eso que hemos aprendido, lo que hemos (por decisión consiente o inconsciente) adoptado por modelaje y nos ha funcionado en el pasado, en otras ocasiones es porque hemos observado que ha funcionado en otros.
Pero sobre todas las cosas y especulaciones o conjeturas que pudiéramos hacer, estamos convencidos de que la fe nace de un proceso interno, solitario y único en donde encontramos la tranquilidad absoluta y las fuerzas indispensable para enfrentar lo incierto. Es aquello que es indescriptible en palabras, pero que nos arropa y nos brinda física, mental y espiritualmente una paz absoluta en momentos difíciles.
Desgraciadamente nos hemos olvidado que los dogmas no son lo que nos dan esa palabra, aunque muchos de nosotros la hemos encontrado siendo parte de ese proceso colectivo que busca alga más allá de lo que tenemos físicamente.
La fe, es una necesidad innata de cada uno de nosotros los que vivimos en esta existencia, ya que es lo que nos recuerda lo que somos, espíritus viviendo una experiencia humana.
Nos olvidamos que la fe no es más que la conexión única con nuestra divinidad, la cual nos une a su vez a una conciencia superior, a eso que no podemos ver, pero que sentimos, a eso que no tocamos con los dedos, pero si con los ojos del alma.
La fe, no solo mueve montañas como dice por ahí popularmente sacado del libro más vendido en la historia de la humanidad, sino que mueve a pueblos enteros a transformar sus conciencias, a destronar el sentimiento de miedo, que desgraciadamente nos arropa diariamente.
En la vida solo hay dos sentimientos absolutos, el amor y el miedo, mientras más nos alejemos del amor, más fe necesitaremos para regresar a lo que somos como individuos y como sociedad que somos, amor.
La fe no es algo tangible, no es algo que se compra o se vende, no es algo que se consigue en un lugar en específico a una hora determinada. Es algo más fuerte que una bomba nuclear, es más resistente que la misma gravedad que nos sostiene en esta tierra, y a su vez es tan simple como lo es una intención.
Hoy les exhortamos a que por un momento se separen de ese adoctrinamiento impuesto por otros, que tomen unos minutos y se despeguen de los sentimientos de culpa que han sido adoptados en nuestras almas sin haberle pedido permiso para que se estacionaran allí.
Hoy les exhortamos a que nos separemos de todo aquello que nos divide y que aunque sea por el espacio de que este leyendo esto se recuerde quienes somos. Es en ese preciso momento en donde solicitamos respetuosamente que en su próxima inhalación siente la conciencia universal, es eso que nos recuerda que la fe nuestra de cada día.
Es la raíz de la esperanza que nos levanta todas las mañanas, es el saber dentro de nuestra alma que nosotros somos capaces de hacer lo que deseamos, ya que los barrotes de nuestros límites están puestos en nuestras mentes. Es aprender el soltar la ilusión del control y dejar que la vida continúe, sin dejar de aprender la lección.
La fe, no es más que aquello que nos une como espíritus, es eso que nos lo da todo y no nos quita nada, es eso que sentimos, que nos arropa en momentos de desesperanza y lo que nos une en momentos de dolor.
Recordemos que la fe no está en una estructura, sino un sentimiento de amor en nuestra alma.
Waldemar Serrano-Burgos, CEC
Certified Executive-Business Coach
Dragonfly Coaching Group | 305.335.4044 
Follow us on Twitter @wserranob | @Dragonfly_Coach
Connect with us LinkedIn | Google+
Join us on Facebook