domingo, 19 de agosto de 2012

Ecuador otorga asilo politico a Assange ¿Será realmente para defender la Libertad de Expresión?

 Tomado de BBC Mundo

Lo que gana Correa con el asilo a Assange

Por Arturo Wallace

Era la decisión que la mayoría esperaba, pero en Ecuador no todos están de acuerdo con ella.

El gobierno ecuatoriano dijo que otorgó el asilo al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, porque comparte su temor a ser víctima de una persecución política y a las posibles consecuencias de una eventual extradición a Estados Unidos.

"Existen serios indicios de retaliación por parte del país o los países que produjeron la información divulgada por el señor Assange, represalias que pueden poner en riesgo su seguridad, integridad e incluso su vida", dijo el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, al momento de anunciar la decisión.

"La evidencia jurídica muestra claramente que de darse una extradición a los Estados Unidos de América el señor Assange no tendría un juicio justo, podría ser juzgado por tribunales especiales o militares, y no es inverosímil que se le aplique un trato cruel y degradante y se le condene a cadena perpetua o a la pena capital", señaló.

Un gran número de simpatizantes del fundador de WikiLeaks está convencido de lo mismo.

Y Assange sabía que podía contar al presidente ecuatoriano Rafael Correa entre esos simpatizantes mucho antes de entrar a la embajada de Ecuador en Londres.


"Proteger sus derechos"

Video: qué opinan los ecuatorianos


Según el profesor Santiago Basabe, sin embargo, las razones de Correa para otorgarle el asilo a Assange no se limitan al declarado interés de proteger sus derechos.

"Hay que entender que el evento de esta mañana es simplemente la culminación de un proceso de negociación que data de mucho tiempo atrás", le dijo a BBC Mundo.

"Está este discurso de que el señor Assange ha protegido la libertad de opinión, ha fortalecido la libertad de prensa, la libertad de expresión de la gente", recordó el profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

"Y el Ecuador, respetuoso como es -todo según el discurso oficial- de la libertad de expresión y la libertad de prensa, pues no hace más que reflejar ese discurso en la concesión de un asilo. Todo en momentos en que, y esto es lo paradójico, el Ecuador ha sido duramente cuestionado en varios foros internacionales, ya no se diga en los locales, en cuanto a la forma en como comprende el gobierno nacional lo que es la democracia", explicó.

Así, para el cientista político, la intención original del gobierno era "lavarse la cara, como se dice popularmente, en el campo internacional".

Pero, en Ecuador, no todos están convencidos de que la imagen internacional de Ecuador resultará beneficiada del asunto.

Los medios privados y una buena parte de analistas y "líderes de opinión" -tradicionalmente opuestos al presidente Correa- han advertido que el país tiene muy poco que ganar de la respuesta otorgada a la petición de Assange.
Por ejemplo, Ecuador ha estado intentando concretar un acuerdo comercial con la Unión Europea. Y muchos creen que una pelea con el Reino Unido y Suecia no ayudará.


¿Pocos beneficios?


Muy poca gente cree que el fundador de WikiLeaks logrará llegar a América Latina.

Queda claro, en cualquier caso, que la oposición intentará utilizar el caso Assange en contra de Correa, que apuesta a la reelección en febrero de 2013.

El ex presidente ecuatoriano, Lucio Gutiérrez, por ejemplo, ha llegado incluso a sugerir que la intención real de Correa es utilizar las habilidades de hacker de Assange para robarse las elecciones.

Pero, de acuerdo a Basabe, Correa no tiene la necesidad de poner en marcha estrategias por el estilo para permanecer en el poder.

"Las posibilidades de que el presidente Correa pierda las elecciones de febrero son bastante bajas", dijo, agregando que en cualquier caso son muchos los ecuatorianos que respaldan la petición de asilo de Assange.

Y la posibilidad de una entrada de las autoridades británicas a la embajada de Ecuador en Londres para capturar a Assange, tal y como lo advirtió el canciller Patiño el pasado miércoles, seguramente ayudará a cohesionar a los simpatizantes del presidente Correa y lo fortalecerá en su discurso nacionalista y anti imperialista.


"Esta es una decisión de un estado soberano, que no le pide permiso a los británicos para reaccionar", afirmó por ejemplo Rosana Alvarado, diputada de la Asamble Nacional, perteneciente al partido oficialista Alianza País.

"Espero que haya unidad en el pueblo ecuatoriano para rechazar cualquier forma de colonialismo", señaló Paco Velasco, también de Alianza París.

Así las cosas, el verdadero nivel de las repercusiones de la decisión ecuatoriana dependerá en gran medida de la reacción de los gobiernos de Reino Unido y Suecia, y -por supuesto- de Estados Unidos.

Y es que, después de todo, muy pocos creen que el fundador de WikiLeaks en realidad logrará llegar al país.

Contenido relacionado




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada