domingo, 16 de septiembre de 2012

Latinos de Nueva York podrían definir a quien corresponderá la mayoría del próximo congreso


Tomado de The Huffington Post 
Nueva York, un estado persuasible: de azul a morado
Por Luis E Montes
Rara vez Nueva York entra en las listas de estados a seguir en las elecciones presidenciales debido a que la mayoría de los residentes del estado Imperio son afiliados al Partido Demócrata. De acuerdo con las cifras de la Junta Electoral estatal más recientes, es decir las publicadas el 1 de abril del 2012, Nueva York cuenta con alrededor de 11.4 millones de votantes de los cuales 5,649,934 son demócratas y 2,826,913 se identifican como republicanos. De ahí el cálculo que el estado es azul (es decir, demócrata).
Pero la foto pinta diferente a nivel de elecciones al Congreso. ¿Por qué?
Un poco de historia antes de entrar en materia. De acuerdo con el último censo, Nueva York registró un crecimiento poblacional de 2.1% en la última década, es decir de 18,976,457 habitantes incrementó a 19,378,102. Ese bajo crecimiento demográfico significó que a nivel nacional el estado perdiera 2 curules en la Cámara de Representantes; de 29 bajará a 27 en enero del 2013. Eso no es buenas noticias para la neoyorquinos.
Entremos en detalles. De las 27 curules que contará el estado de Nueva York en la Cámara de Representantes, cuatro han sido designadas como de pronostico reservado (tossups, como se conoce en el caló político inglés). El resultado electoral final en estos cuatro distritos naturalmente tiene consecuencias a nivel nacional ya que del éste podría depender el cambio de manos, de republicanos a demócratas, del control de la Cámara baja.
De esos distritos, dos se encuentran actualmente en manos de demócratas y dos de republicanos. Por un lado tenemos los distritos 24 y 27 que están ubicados en el extremo oeste del estado, en la zona de aledañas a Rochester y Buffalo. En ambas subdivisiones políticas, la población hispana ronda entre el 2 y 3 por ciento de la población. Teniendo en cuenta lo cerrado del pronóstico, un punto porcentual puede mover la balanza para uno u otro lado.
Al otro lado del estado tenemos los otros dos asientos. Uno se encuentra en el boro de la ciudad de Nueva York de Staten Island y el otro en el este de la región conocida como Long Island. Estos dos asientos son donde la comunidad hispana podrá tener mayor impacto en las próximas elecciones. En ambos distritos, el crecimiento poblacional hispano ha sido fuerte; los habitantes de origen latinoamericano representan cerca del 14 por ciento de la población total en ambas subdivisiones políticas.
Como es de esperarse estas campañas federales están recibiendo atención nacional. Grupos de acción política han destinado millones de dólares para intentar persuadir a los votantes entre una y otra opción. En el caso del distrito de Congreso 1 en Nueva York, el impacto para la comunidad hispana puede ser aún mayor. Por un lado se cuenta con el actual ocupante de la oficina, Tim Bishop, quien según las tarjetas de calificaciones de organizaciones con agendas afines a la comunidad inmigrante, especialmente la comunidad hispana, como por ejemplo el instituto William C. Velasquez, recibe altas calificaciones con respecto a sus votos a favor de los asuntos que tienen mayor impacto en la vida de los hispanos.
En contraste, el contrincante republicano están siendo respaldado por movimientos como el Tea Party quienes claramente tienen una visión opuesta a los intereses de la comunidad inmigrante. La buena noticia es que en la última encuesta dada a conocer por el Instituto de Investigaciones Siena, el demócrata Tim Bishop aventaja en más de 13 puntos a su rival republicano. Más importante aún es saber que en todos los asuntos encuestados, la gente confía más en Bishop que en el representante del Tea Party.
Si hay una oportunidad para detener el extremismo ideológico en estas elecciones, Nueva York y los hispanos deben dar el ejemplo. El estado Imperio debe seguir siendo el estandarte del progresismo en Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada