viernes, 9 de marzo de 2012

Informe EEUU señala lucha deficiente contra el narcotráfico en Latinoamérica

Agencias Noticiosas

Bolivia y Venezuela los países peor evaluados

América Latina vuelve a reprobar en la lucha antidrogas, siendo Bolivia y Venezuela los países que sacaron peor nota en la batalla contra el narcotráfico, según el informe anual de narcóticos presentado este miércoles por el Departamento de Estado de EEUU en el Congreso.

La lucha contra el narcotráfico es débil a nivel estatal en México, el progreso en esa área en Colombia "no es irreversible" y Centroamérica y el cono sur siguen siendo corredores de paso, según el informe anual de narcóticos de EE.UU.

Venezuela y Bolivia volvieron a aparecer como países donde existe un "fracaso demostrable" en las obligaciones de lucha antidroga, de acuerdo con el documento entregado hoy por el Departamento de Estado al Congreso, y que evalúa el éxito de la política antinarcóticos en el mundo en 2011.

El informe revela que en Venezuela operan organizaciones narcotraficantes como las mexicanas Los Zetas y el cartel de Sinaloa, así como las guerrillas colombianas de las FARC y el ELN.

"La inconsistente cooperación internacional antinarcóticos, unas fuerzas de seguridad generalmente permisivas y un ambiente político corrupto han hecho de Venezuela una de las preferidas rutas de tráfico de cocaína desde Suramérica", señala el informe anual.

En cuanto a Bolivia, Estados Unidos achaca los escasos progresos a la expulsión de los agentes del Departamento Estadounidense Antidroga (DEA) en 2008, aunque reconoce avances en la erradicación de los cultivos de coca en 2011, cuando se eliminaron más de 10.000 hectáreas de cultivos ilegales por primera vez desde 2002.

"Para reducir el atractivo de Bolivia para los narcotraficantes son necesarias más acciones para mejorar la seguridad y para que el poder judicial combata la producción, el tráfico, el lavado de dinero, la corrupción y el crimen internacional", reza el informe.

El resto de países andinos concentran gran parte de la producción de cocaína en el continente, con Colombia a la cabeza, de donde provenía el 95,5 % de la cocaína aprehendida en EE.UU. en 2010.

Aunque el Gobierno colombiano hizo "avances significativos" en el combate a la producción, exportación y consumo de drogas ilícitas en 2011, ese progreso "no es irreversible", y necesitará "un apoyo continuado del Gobierno estadounidense", según el documento.

Para consolidar los avances de la última década, Colombia "deberá destinar recursos adicionales a su Plan Nacional de Consolidación (PNC) para mejorar la seguridad, la provisión de servicios públicos, construir infraestructura y generar más oportunidades económicas en las regiones históricamente influidas por el terrorismo", señala.

Por su parte, Perú tiene "el mayor potencial mundial de producción de cocaína pura", y es el segundo país del mundo con más cultivos de coca, con unas 53.000 hectáreas cultivadas en 2010.

Los esfuerzos de Perú en la lucha antidrogas están mermados por la falta de una "coordinación efectiva y consistente" entre el Gobierno y las fuerzas de seguridad, según el informe, que recomienda la inversión de recursos adicionales para "prohibir más agresivamente los envíos marítimos, terrestres y aéreos de narcóticos".

Ecuador, situado entre gigantes de la producción como Perú y Colombia, es un importante país de paso para el tránsito de cocaína y heroína, y Washington recomienda un aumento de los controles portuarios y marítimos para evitar el tráfico ilegal.

En el cono sur, Brasil continúa siendo el segundo país consumidor de cocaína del mundo, tras Estados Unidos, mientras que Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay siguen siendo zonas de tránsito de drogas desde otras partes de América del Sur hacia Europa y América del Norte.

Pero el gran corredor de la droga es Centroamérica, dado que cerca del 80 por ciento de la cocaína que llega a México desde Suramérica con destino a EE.UU. hace escala en un país de esa región, con Guatemala y Honduras como principales puntos de entrada.

El 79 por ciento de los vuelos de contrabando de cocaína que salen de Suramérica hacen su primera parada en Honduras, mientras que el 15 por ciento del flujo de cocaína que recibe Estados Unidos pasa por Guatemala.

El 95 por ciento de la droga que se consume en EE.UU. ha pasado por Centroamérica y México, según el informe, que considera que el Gobierno mexicano ha dado "pasos sin precedentes" para combatir el narcotráfico y el lavado de dinero.

No obstante, mientras el imperio de la ley mejora a nivel federal en México, las autoridades estatales y municipales "siguen siendo vulnerables a la corrupción" y están implicadas en movimientos y contrabando de drogas e impiden operaciones federales y militares.

En cuanto al Caribe, EE.UU. reprocha la persistencia de la corrupción vinculada al tráfico de drogas ilegales en República Dominicana o Jamaica. El informe anual del Departamento de Estado sirve de base al Gobierno estadounidense para determinar, el próximo septiembre, qué países pueden estar sujetos a sanciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada