viernes, 9 de marzo de 2012

Sarkozy promete endurecer política migratoria si es reelecto

Tomado de RFI

Nicolas Sarkozy durante el programa de televisión de la cadena France 2, 6 de marzo de 2012.

Un discurso para atraer el voto de la extrema derecha. Así han interpretado muchos las promesas de Sarkozy sobre política migratoria. Entre otras, reducir a la mitad la cantidad de extranjeros que Francia recibe legalmente cada año. También evocó, por primera vez, una restricción del acceso de los extranjeros en situación regular a los derechos sociales.

Hay “muchos extranjeros” a los cuales “no logramos encontrarles una vivienda, un empleo, una escuela”, dijo Sarkozy en un programa de la televisión francesa este martes 6 de marzo de 2012.

A 46 días de la primera vuelta de las elecciones, el presidente-candidato Nicolas Sarkozy, distanciado en las encuesta frente a su rival socialista François Hollande, prometió endurecer la política migratoria, entre otras cosas, restringiendo por primera vez el acceso de los extranjeros en situación regular a los derechos sociales.

Un discurso que fue interpretado como un giro a la extrema derecha, lo cual negó Sarkozy. El ultraderechista Frente Nacional ha hecho de la lucha contra la inmigración su principal tema de campaña desde hace decenios.

La lucha contra la inmigración en cifras

Durante el debate, Sarkozy propuso en directo que, si es elegido, reducirá de “180.000 a unos 100.000” la cantidad de inmigrantes que anualmente recibe Francia. Su ministro de Interior había evocado recientemente un objetivo de 150.000.

El presidente francés evocó asimismo su intención de poner límites a los beneficios sociales a los que pueden acceder los extranjeros regularizados imponiendo “condiciones de presencia en el territorio y de actividad” profesional. Para Sarkozy, “podrán beneficiar del RSA (subsidio mínimo para desempleados) y de la jubilación mínima los inmigrantes que hayan residido 10 años en Francia y trabajado cinco años”.

Esta es la primera vez que el presidente evoca una restricción del acceso de los extranjeros en situación regular a los derechos sociales que son, hasta ahora, los mismos que para los franceses. En cambio, Sarkozy no planea suprimir la ayuda médica del Estado acordada a los extranjeros en situación irregular, lo que reivindica el ala más extrema de su partido, la Unión para un Movimiento Popular (UMP).

Las últimas encuestas siguen previendo la derrota de Sarkozy, con 42% de intenciones de voto en la segunda vuelta, mientras el candidato socialista, François Hollande, tendría 58%. En la primera vuelta, con 23%, tampoco recupera terreno respecto a Hollande, al que se le atribuye 30,5%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada