domingo, 22 de abril de 2012

El significado de la simbología del puño cerrado en alto

Tomado de BBC Mundo


El hombre que reconoció haber matado a 77 personas en Noruega inició la comparecencia en su juicio saludando con un puño cerrado.


Anders Breivik sonrió cuando le quitaron las esposas. Luego cerró su mano derecha, se la puso al pecho y extendió su brazo para levantarlo ante el tribunal de Oslo.

En los medios de comunicación, su ademán fue interpretado como una demostración de que no sentía remordimientos, ni estaba arrepentido de matar una gran cantidad de personas en julio de 2011.

Si la actuación de Breivik fue vista como un insulto más a la memoria de sus víctimas y sus familias es porque adoptó la iconografía ampliamente reconocida de la lucha política.

Por encima de todo, hizo recordar los Juegos Olímpicos de 1968 cuando los atletas Tommie Smith y John Carlos saludaron con el puño en alto desde el podio en protesta al trato que la población negra recibía en Estados Unidos.

De hecho, el gesto tiene una larga historia como símbolo de resistencia y solidaridad, comúnmente asociados tanto con los políticos de izquierda como en la lucha de los grupos oprimidos, en su mayoría muy lejanos de las inclinaciones políticas expresadas por Breivik en su manifiesto.


Gesto antifascista


El movimiento feminista incluyó el puño en su logo.

La iconografía basada en el puño se puede ver en las primeras propagandas de las organizaciones sindicales, como en una famosa caricatura de los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW, por sus siglas en inglés), un sindicato estadounidense revolucionario.

Sin embargo, fue a raíz de la Guerra Civil Española entre 1936-39 cuando el saludo del Frente Popular o antifascista se usó como bienvenida por las fuerzas Republicanas que luchaban contra los Nacionalistas de Franco que realmente se popularizó.

Aunque los Republicanos fueron derrotados, el saludo fue adoptado por la Izquierda y los opositores al fascismo en Europa. Hasta hoy en día el puño cerrado agarrando una rosa sigue siendo el logo de la Internacional Socialista a la que el Partido Laborista británico está afiliado, así como varios partidos socialistas europeos, incluyendo los de Francia y España.

A su vez fue incorporado al simbolismo de una variedad de grupos radicales. Entre estos se incluye el movimiento feminista cuya imagen de un puño dentro del símbolo del sexo femenino se popularizó durante unas manifestaciones contra el concurso de belleza de Miss Estados Unidos.

Durante la década de los 60, el saludo del poder negro surgió de ramas militantes de la lucha estadounidense por los derechos civiles y de grupos como el Partido de la Panteras Negras. Su uso durante los Olímpicos de 1968 fue visto como un gesto de aprobación al Poder Negro, aunque Tommie Smith insistió en su autobiografía en señalar que lo vio como un "saludo por los Derechos Humanos".

Sin embargo, de la misma forma el puño levantado ha pasado a ser visto como un símbolo de resistencia tanto individual como colectiva, como lo evidenció Nelson Mandela cuando fue liberado de la prisión en 1989.

Para el sicólogo Oliver James, autor de Affluenza, el puño cerrado demostró ser un poderoso símbolo porque logra encapsular connotaciones de resistencia, solidaridad, orgullo y militancia en un simple gesto.

"Es una forma de indicar que uno intenta enfrentar una gigantesca fuerza institucional, malvada, con fuerzas propias. Uno es un individuo que se siente ligado a otros individuos en la lucha contra un estatus quo opresivo".

Ahora bien, no todo los puños levantados tienen una connotación política. El gesto, por ejemplo, está muy asociado a las celebraciones de deportistas.

Contexto de derecha



Manifestantes antifascistas saludan durante una concentración en contra de Hitler en Alemania en 1935.

Sin embargo, hay antecedentes que dan cierto contexto al saludo de Breivik.

No se trata del primer supuesto asesino político que usa el gesto en dentro de un tribunal. Lee Harvey Oswald levantó un puño levantado a los fotógrafos después de ser arrestado por el asesinato del presidente John F Kennedy. El venezolano Ilich Ramírez Sánchez -mejor conocido como Carlos el Chacal - hizo el mismo movimiento desde el banquillo.

El brazo extendido de Breivik hace recordar el "saludo romano" desplegado por los fascistas de Benito Mussolini. Además, el puño del Poder Blanco o Ariano fue adoptado como un símbolo de extremistas, según la Liga Antidifamatoria, que hace un seguimiento de los grupos que incitan al odio.

El "manifiesto" del noruego describe extensamente su saludo y como representa "la fortaleza, poder y resistencia contra los tiranos marxistas".

"No es de sorprender si uno lo pone en contexto de su manifiesto", apunta Matthew Goodwin, un politólogo y experto en extremismo de la Universidad inglesa de Nottingham. "Todo se reduce a las nociones de resistencia y supervivencia difundidas entre la extrema derecha europea".

No obstante, para James es el acto de protesta de 1968 lo que sigue siendo el ejemplo más poderoso y ampliamente reconido del gesto y él considera que Breivik estaba inevitablemente canalizando su iconografía consciente o no de ello.

"Probablemente no lo está haciendo sabiéndolo de una forma consciente". "El lo está haciendo para fusionar sus protestas legítimas (de Smith y John Carlos) con las suyas".

Se trata de una fusión que pocos en Noruega y en otros lugares probablemente aceptarán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada